domingo, 30 de noviembre de 2014

DIARIO DE UN TAXISTA EN NUEVA YORK


Lunes, 12 de febrero
Hoy me ha ocurrido algo tremendamente insólito. He llevado a un cliente desde la Estación de Autobuses hasta la parte alta de la ciudad. Casi ocho kilómetros de trayecto. El suceso en sí no tendría nada de extraordinario si exceptuamos el hecho de que al tipo lo he tenido que llevar subido a mi espalda, ya que desde hace tres días tengo el taxi en el taller. ¡Y el muy desagradecido ni siquiera dejó propina!
No queráis saber el dolor de riñones que tengo ahora mismo. Uno ya no tiene edad para según qué cosas.

Miércoles, 14 de febrero
Esta mañana, al fin, he podido retirar el taxi del taller. Sin embargo, después de dos servicios noté un ruido extraño que provenía de los bajos del coche. Ante la duda decidí regresar al taller. Tras un riguroso test al fin lograron dar con la avería. Se trataba de un mecánico que se había quedado enganchado al tubo de escape y al que había ido arrastrando durante toda la mañana. Al final lograron desengancharlo y llevarlo en ambulancia a un hospital.
«¡Menos mal! –pensé–. Por un momento temí perder otro día más de trabajo».

Martes, 9 de abril
Hoy mi jefe me ha dado el día libre para disfrutarlo con mi familia. Los muy cabrones se han ido con él a DisneyWorld y a mí me han dejado en casa al cuidado del perro.


(El resto de la entrada estará próximamente disponible en formato e-book en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)



20 comentarios:

  1. Por favor qué manera de reírme! Buenisimo Pedro, me encanta éste tipo de humor, quiero mas! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flori. Os debía un poco de humor absurdo después de mi última publicación. Celebro el hecho de, al menos en tu caso, haberlo conseguido.
      Gracias por tu visita, por tu comentario y por tener ese sentido del humor tan maravilloso. Un beso.

      Eliminar
  2. Madre del amor hermoso, ¡qué manera de reir! Me ha recordado a otros grandes diarios, como el de SIn noticias de Gurb, o las historias del bueno de Ijon Tichy y sus Diarios de las estrellas... Sin olvidar a Woody Allen (por aquello de Nueva York...)
    Gracias por estas risas, amigo Pedro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo, me has hecho reir de lo lindo, que falta me hacía.

    Un risueño saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia C. Me alegro de haber contribuido a hacerte un poquito más agradable esta apacible jornada de domingo. Me contagio de tu entusiasmo.
      Un risueño saludo para ti también.

      Eliminar
  4. De Eduardo Mendoza sólo he leído "El año del diluvio" y la disfruté. Me apunto "Gurb". De Woody Allen, ¿qué te puedo decir? Él sí que es Dios y no Eric Clapton. En cuanto a Stanisław Lem, no conocía a este autor. He buscado en San Google y me he topado con un pequeño extracto de su "Diarios de las estrellas". Me ha parecido muy ingenioso. Seguiré investigando acerca de este interesante autor polaco. Promete.
    Gracias a ti, Ramón, por pasarte y por comentar. Nos leemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy rota de la risa.....GRANDE PEDROOOOOO!!!!! Gran diario. Insuperable. Me encanta. Comparto. Abrazos, besos y si pusiera, mariscadas y buen vino para celebrarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad te he roto? Pobrecita, Ana Lía. Ya lo dice mi madre: ¡Eres un manazas! Confío en que habiendo risas de por medio la experiencia haya sido más llevadera.
      Gracias por tus elogiosas palabras y por tu entusiasmo. Se agradece. Me apunto a la mariscada virtual. Aunque no pueda comer marisco por prescripción facultativa, sí que me atiborraré a vino. Brindo por eso.
      Un abrazo, Ana Lía.

      Eliminar
  6. Buenísimo, vaya forma de reírme, no puedo parar. Te has salido con lo de los intermitentes.
    Buena semana, Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Erika. Lo de los intermitentes y los taxistas es como un matrimonio mal avenido. No se llevan bien, no se soportan, y procuran ignorarse el uno al otro la mayor parte del tiempo.
      Gracias por pasarte por aquí y por comentar. Buena semana para ti también, Erika. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Hola, Paz. Gracias a ti por pasarte, por leer, y por dejar huella de tu visita. Agradecido. Un beso.

      Eliminar
  8. Pedro, me encantan tus relatos.. me parto de la risa!!
    En-hora-buena te encontré!! jejeje
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jotape. Celebro que con mis humildes letras te hayas podido echar unas risas. Me satisface enormemente hacer feliz a la gente que me lee. Me sirve de motor y estímulo para seguir escribiendo y haciéndoos partícipes de mi absurda-mente. Gracias por pasarte, por leer y por comentar con tanto entusiasmo. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Una amiga de las letras ha tenido el acierto de compartir en Google+ este blog y así, de forma casual, lo he descubierto. Debo decir que, para mí, ha sido todo un hallazgo. He disfrutado de la lectura de esta y de tus anteriores entradas. Así que estaré al tanto de tus relatos y volveré a visitarte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josep Mª. En primer lugar quisiera agradecerte tus gentiles palabras hacia mi blog y, por extensión, hacia su autor, que, casualmente, soy yo. En segundo, darle las gracias a tu amiga. En el poco tiempo que llevo en la blogosfera si hay algo que aún me sigue llamando la atención es la generosidad de aquellos que, como tu amiga, deciden invertir parte de su tiempo y esfuerzo en compartir y remomendar el trabajo de los que, como yo, aún andamos buscando un hueco entre las preferencias de los lectores.
      Por supuesto te doy la bienvenida al blog y te deseo una agradable estancia en él.
      Saludos, Josep.

      Eliminar
  10. Qué bien viene siempre el ratito de humor que proporciona leerte :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar. Un placer y un privilegio recibir vuestras muestras de cariño a cada nuevo post. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja....

    Lo siento, Pedro, sé que los inicios de mis comentarios son repetitivos, pero es que no puedo comenzar de otra manera que no sea partiéndome de la risa.

    Una vez más, el texto es buenísimo, ¡no!, ¡¡¡genial!!! Qué crítica más mordaz y completa (no dejas títere con cabeza).

    Aaaaal Twitter, Facebook y Google+.

    Un abrazo y gracias por regalarme minutos de vida. Si lo que dicen por ahí de que la risa aumenta la esperanza de vida es cierto, contigo me voy a hacer centenaria, jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio quieres vivir 100 años? Pues tengo una novela mía por ahí que escribí hace tiempo y que anda en busca de editor que...ejem.
      No, en serio: gracias por tu generosidad. Celebro que gracias a este maravilloso invento de Internet nuestros caminos y los de muchos que me visitan y a los que yo visito se hayan cruzado. Caminar acompañado siempre es mejor que hacerlo solo.
      Gracias por compartir, Ana. Un abrazo para ti tambien.

      Eliminar