martes, 23 de diciembre de 2014

¿FELIZ NAVIDAD? ¿EN SERIO?


Aquel tipo estaba tan gordo que casi no entraba por la puerta de la consulta. Más que caminar se tambaleaba; como Orson Welles en Sed de Mal.
Aunque con bastante esfuerzo, el tipo finalmente logró esparcir su oronda anatomía sobre el diván. Las patas del diván sudaban como los porteadores de la lectica de Nerón tras una copiosa cena en palacio.
Incapaz de aguantarse, el tipo gordo se tiró un sonoro pedo.
Perdón –dijo.
El doctor Emile Seveski, considerado uno de los más eminentes psiquiatras de todo Zúrich, censuró el comportamiento de su paciente dedicándole una severa mirada. Hecho esto, tomó asiento en su cómodo sillón de cuero rojo.
Dígame, ¿qué le ocurre? –dijo el doctor Seveski cruzando las piernas y abriendo su libreta de tomar notas.
Odio la Navidad –dijo el tipo.
¿Cómo ha dicho?
He dicho que odio la jodida Navidad. ¿Está sordo?
Pero eso...no tiene ningún sentido –dijo el doctor Seveski mostrándose sorprendido.
¿Por qué? –dijo el tipo.
¡Porque usted es Santa Claus! –exclamó el doctor.
 
(El resto de la entrada estará próximamente disponible en formato e-book en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)



14 comentarios:

  1. Feliz Navidad!! ¿En serio?
    Me ha gustado leer.
    Un abrazo Pedro,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marisa Alonso Santamaría. Gracias por tu comentario. Y sí, en serio, te deseo Feliz Navidad. Yo no soy Papá Noel, aunque esté casi tan gordo como él. Un abrazo para ti también. Y que disfrutes de estas fiestas.

      Eliminar
  2. Un paréntesis a lo de siempre, ¿eso es la navidad? jeje. Concuerdo en cierto modo con Santa. Y la lengua de Gene Simmons si que es todo un prodigio de la naturaleza. Bárbaro, me hiciste reír. Gracias, lo necesitaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer, Milady. Mejor reír que llorar, ¿no? Y si la vida nos tiene que arrancar alguna que otra lágrima, mejor que sean de felicidad que no de tristeza. Y sí, los que conocemos al bueno de Simmons desde sus años mozos sabemos que lo suyo es un auténtico prodigio de la naturaleza. Y si no que se lo pregunten a las más de 5.000 féminas que él mismo asegura que han pasado por su lecho. Y por su lengua, dicho sea de paso. Dichoso él.
      Gracias Alejandra, por tu visita y por tu amable comentario. Saludos.

      Eliminar
  3. Buenísimo. Muy divertido y me quedo con esta gran frase:
    "–Los niños son un puto coñazo –dejó caer Santa Claus con desprecio."
    Y hoy en día es tal cual en el primer mundo!!!!!
    Tengo que conocer yo a esos elfos,jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana Lía. Yo también pienso que el consumismo exagerado ha hecho de los niños unos auténticos monstruos. Cada año que pasa observo que los niños se "vician" de los defectos de los mayores a edades más tempranas. A este paso pronto veremos a niños de 6 años con tatuajes y piercings mientras se mandan mensajitos con el móvil del tipo: "Ola ke ase".
      En cuanto a los elfos, mejor te paso su dirección de correo electrónico y les escribes un e-mail solicitando sus servicios. Toma nota, su dirección es: magic-tongue-satisfaction-guaranteed@elf.com. Ya me dirás qué tal te ha ido. Un abrazo, Ana Lía.

      Eliminar
  4. Un buen repaso, en clave de humor, a la hipocresía y al consumismo que adorna estas fiestas. Con lo que no contaba es con los problemas matrimoniales de índole sexual del pobre Santa. Así se entiende que lo vea todo de un modo tan negativo. A cualquiera le sucedería lo mismo. Ha sido un placer leer esta divertida historia.
    Un abrazo y feliz tregua navideña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep Mª. No hace mucho le comentaba a alguien que en ocasiones el humor se convierte en el mejor vehículo para denunciar algo que no te gusta y que esa denuncia consiga traspasar la frontera de los prejuicios hasta hacer mella en la conciencia colectiva. Es bonito regalar y que te regalen. Es una muestra de afecto y de cariño entre personas con las que se mantiene un vínculo especial. Lo que ya no me parece tan bien es que ese noble sentimiento se vea pervertido por la ostentación y el paroxismo, hasta el punto de llegar a regalar "por encima de nuestras posibilidades" y nuestras necesidades reales, creando frustración e infelicidad en quienes por los motivos que sean se ven imposibilitados de cumplir ciertas expectativas.
      Celebro que te haya parecido divertida mi historia. Un abrazo y feliz tregua navideña para ti también, Josep Mª.

      Eliminar
  5. Me quedo con "Un paréntesis entre tanta mala hostia". Es como decir que todo está condenado pero que nos ponemos de acuerdo en fingir durante unos cuantos días del año en hacer ver que somos felices mientras cantamos villancicos y comemos turrón. Luego cada uno con su mierda. Mmm... Pero la mierda de cada uno se echa de menos a veces.
    Bueno, feliz Navidad y feliz año y esas cosas. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has matado con lo de "Bueno, feliz Navidad y feliz año y esas cosas". Lo dejas caer así, como sin ganas, de compromiso. Jajajaja. Sí, amigo Tomeu, tal vez los seres humanos aún no estamos genéticamente diseñados para soportar la sinceridad. Por eso, cuando un amigo me pregunta: "Dime la verdad", yo siempre le digo: "¿En serio quieres saberla?". Y no. No quieren saberla.
      Gracias por la visita y por el comentario. Un abrazo, Tomeu. Y felices fiestas.

      Eliminar
  6. Ya lo decía Jardiel Poncela: "La sinceridad la inventó uno que queria amargarle la vida al prójimo"
    Y buen consejo el de la lengua, sin duda...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras las del maestro Jardiel Poncela. Un genio, sin duda. Y todo un referente para mí.
      En cuanto a lo de la lengua, si fuese posible hacer esa intervención quirúrgica me temo que las carnicerías no darían abasto ante tanta demanda de lenguas de vaca.
      Saludos, Ramón.

      Eliminar
  7. Pedro, muy sagaz, como siempre, Me identifico plenamente con tu Santa. Un abrazo fuerte desde el frio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo. Ya que no me sale el nombre en tu comentario y no puedo saber quién eres te propongo jugar a las adivinanzas. ¿Hay nieve ahora mismo en el sitio donde vives? Un abrazo.

      Eliminar