sábado, 31 de enero de 2015

CUESTIÓN DE PRIORIDADES



Yo la amaba con locura. Estaba locamente enamorado de ella. Pero ella no sentía lo mismo por mí. Ni de lejos.
En su lista de prioridades yo ocupaba el último lugar. Por delante de mí estaban sus padres, sus hermanos y hermanas, sus tíos y tías, sus primos y primas, sus abuelos y abuelas, sus amigos y amigas de la Universidad, sus amigos y amigas de la infancia, sus compañeros y compañeras del trabajo, incluso sus jefes y jefas; Chris Martin de Coldplay, el bajista de Coldplay, el guitarrista de Coldplay, el batería de Coldplay, el mánager de Coldplay, hasta los tíos que montan y desmontan los escenarios donde tocan Coldplay; Bill Murray el actor, el gordo ese que escribe los libros de Juego de Tronos, su psicóloga –me refiero a la psicóloga de mi novia no a la psicóloga del gordo ese que escribe los libros de Juego de Tronos, pues ignoro si ese tío visita o no a una psicóloga–.
En fin, la lista sería interminable.
Un día mi novia y yo fuimos juntos de compras. Ella quería comprarse un bolso y unos zapatos a juego. Matizo, en realidad ella SIEMPRE quiere comprarse un bolso y unos zapatos a juego. Todos los días del mundo quiere comprarse un bolso y unos zapatos a juego. Haga frío o haga calor, esté próximo su cumpleaños o no, estemos cerca de las Navidades o de San Valentín o del Día de la Compra Compulsiva e Inmotivada auspiciada por un Centro Comercial cualquiera, ella SIEMPRE, insisto, SIEMPRE, quiere comprarse un bolso o unos zapatos a juego.
Así que entramos en aquella tienda enorme situada en la planta baja de uno de los setecientos mil Centros Comerciales que siembran nuestra ciudad. Para ser sincero, de un tiempo a esta parte tengo la extraña sensación de que nuestra ciudad ha dejado de ser una ciudad para acabar reconvertida en un Gran Centro Comercial que acoge a una ciudad en su seno.

(El resto de la entrada estará próximamente disponible en formato e-book en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

 

23 comentarios:

  1. Triste, por desgracia más cierto y común de lo que debería. Muchas veces nos vemos secuestrados por el amor ajeno de tal manera que nos olvidamos del amor propio. Aunque nunca es tarde para rectificar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paz. Un placer tenerte por aquí. No creas todo lo que escribo. Los escritores solemos exagerar más de la cuenta; y no te exagero.
      Gracias por dejarte caer por aquí. Un saludo.

      Eliminar
  2. No sé quién se ha creído la tipeja ésa que es para tratarte así (a tí o a cualquiera), con lo que tú vales. Yo la mandaba, junto con su pequeña agenda y su lista de prioridades (y su colección de bolsos a juego con zapatos, si puede ser) al mismísimo infierno. Estás mucho mejor sin ella, Pedro, créeme. Si acaso yo probaría a tirarle los tejos a la chica de la zapatería, que de partida ya tenéis algo en común: saber aguantar a mujeres "así" (no quiero alborotarme y añadir calificativos que puedan molestarte, ya sé que estabas locamente enamorado de ella). Bueno, lo de tipeja es que se me escapó y ya por no borrarlo... jajajajjaja.

    Ainssss muy buen relato, aunque fuera de bromas he acabado un poco de mal humor. Odio a las personas como tu "ex chica" (bueno, como la ex-chica de tu relato). Arrrggggg me ponen muy malita!! Suerte que es solo un relato :P

    ¿Has visto? Esta vez he llegado a tiempo :)

    Un super abrazo de sádabo, que disfrutes lo que queda de finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia. No sé si has leído mi respuesta a tu comentario en el cuento de Ralphie, pero que sepas que lo de pasar lista iba en broma. Yo nunca te pondría una cruz; al contrario, sólo tengo palabras de agradecimiento por tu fidelidad y las bonitas palabras que me dedicas siempre. En cuanto a este cuento en concreto, nunca creas nada de lo que escriba un escritor. Créeme. ; )
      Y no te pongas de malhumor, mujer; que no merece la pena. Mira, te prometo que, para compensarte, el próximo post va a ser la mar de divertido. Fíjate que aún no lo he escrito y ya me estoy riendo sólo de pensarlo. Jejejeje.
      Un fuerte abrazo, Julia; y que disfrutes del finde y de la semana entera. Besos.

      Eliminar
    2. Holitas de nuevo, Pedro :)

      Sí que he leído tu anterior respuesta a mi comentario, tan divertida como el propio relato. Y ya sé que estabas de broma con lo de pasar lista, más que nada porque es una broma que yo también uso mucho. Mis anotaciones en la lista además son en rojo, así que hazte una idea!! jajajja.

      Respecto al presente relato, no me he creído ni la mitad, tranquilo. No te habrás creído tú ni un cuarto de mi respuesta tampoco, no?? :P Como tú dices entre escritores (osea imaginativas y bienintencionadas personas) anda el juego! Si algún día me cuentas una desgracia de verdad (de corazón espero que no) verás lo buena que soy consolando. Nada de guasas ni comentarios reventones como hoy, que yo puedo ser muuuuy seria si me lo propongo jajajaaja.

      Y hablando de ser serios, estos días escribí algunas cosas del todo absurdas. No es mi estilo ni yo tengo tu gracia, pero la verdad es que me lo pasé bien. Si llego a subirlas al blog ya me darás tu opinión de maestro en la materia (por favor ten piedad, te lo pido jajajaja). La verdad es que me aocrdé de tí :)

      Ea, pues nada más de momento. El sábado está caput, así que ya paso a desearte un domingo estupendo. Que lo disfrutes mucho y bien!!

      Besillos de buenas noches.

      Eliminar
  3. Pues es para hacérselo mirar. Yo no soportaría tener una novia así, con tantas prioridades banales por delante de mi persona. El pobre aguantó demasiado, digo yo, y debería estar aliviado de haberse sacado de encima tal ejemplar. Pero, claro, el amor es rematadamente ciego.
    Tienes una gracia especial para contar historias que, de otro modo, podrían resultar tristes.
    Me ha encantado volverte a leer.
    Un abrazo y que pases un feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep Mª. Agradezco tus amables palabras hacia mi trabajo. Estoy contigo en que el amor es ciego, y a veces hasta sordo y mudo. Una vez escuché a alguien decir: "El amor es la dictadura del corazón sobre el cerebro". ¡Cuánta sabiduría en una simple frase!
      Te reitero mi agradecimiento por pasarte una vez más por aquí. Recibe un afectuoso abrazo y mis deseos de que tú también pases un feliz domingo.

      Eliminar
  4. Siempre tan divertido pero en esta ocasión, muy entrañable. Eso es una dependencia, como un reto por poder ser, no una prioridad, sino LA PRIORIDAD. Me has sacado un montón de sonrisas y carcajadas. Decenas, cientos, miles.....y eso sé que es tu prioridad, una fantástica :) Gracias Pedro y "Ella se lo pierde"
    Abrazotes de abra (termino que junto con cadabra hace magia) y azotes (caricias fuertes que dan las dominatrix)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana Lía. Acojo con ilusión tus abrazotes (procuraré hacer magia con ellos y sacarme un par de cuentos más de la chistera y disfrutaré del dolor en la medida de lo posible). Gracias por tus continuas visitas y tus elogiosos comentarios. Te hago llegar un beso y un abrazo virtuales repletos de bites, en claro homenaje a aquella maravillosa canción de Queen. "Another one bites the dust". Cuídate.

      Eliminar
  5. jajajaja, qué bueno, Pedro!! Vaya humor y creatividad que gastas! Cuatro risas me has sacado, así , de forma altruísta durante el transcurso de la lectura de tu relato. El final, con la dignidad por los suelos, o al final de la lista, ha sido un final digno de tu estilo.
    Has pensado en hacer un monólogo?? Creo que triunfarías!! jejeje
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jotapé. Bienvenido a tu casa. O de los bancos, porque tal y como están las cosas... En fin, que me pierdo (como en los parkings de los Centros Comerciales)...uhm, esto ya lo he dicho yo antes en alguna parte, ¿no?
      ¿Hacer un monólogo? ¿yo? Uff, el escenario me impone demasiado respeto. Aunque si pagan bien...uhm, me lo pensaré.
      Gracias por la visita y por tus comentarios tan entusiastas. Se agradecen, la verdad. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un placer haberme topado con tu relato al acabar el día. Casi se me saltan las lágrimas cuando as mencionado a R.R.Martín, bueno " al gordo ese ".
    Muy buen relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, D.A.Galán. Confío en no haber molestado a ningún fan de R.R.Martin. Para hacer humor a veces se necesita exagerar la realidad y deformarla. Y por si algún fan de R.R.Martin está leyendo esto, que sepa que ya me gustaría a mí vender la mitad de la mitad de la mitad de los libros que ha vendido él.
      Gracias por pasarte por aquí y por comentar. Te lo agradezco. Un saludo.

      Eliminar
  7. Un placer haberme topado con tu relato al acabar el día. Casi se me saltan las lágrimas cuando as mencionado a R.R.Martín, bueno " al gordo ese ".
    Muy buen relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, D.A.Galán. Confío en no haber molestado a ningún fan de R.R.Martin. Para hacer humor a veces se necesita...un momento, ¿existen los deja vu escritos? Creo que este comentario ya lo he contestado antes. ¿O son imaginaciones mías?

      Eliminar
    2. Espero que de risa, que no hace daño. Cuídate, Ana Lía. ; )

      Eliminar
  8. Gran historia, la verdad. Jocunda y amena. Te felicito por ello. Muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alex. Celebro que te haya gustado. Me gusta lo de "jocunda". Bonita palabra. Pero más bonito es su significado: "Agradable, ameno, apacible". Insisto, me gusta. Gracias de nuevo, Alex.

      Eliminar
  9. Muy bueno. Me gusta. Ya está. Jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Breve. Conciso. Suficiente. Agradecido, Tomeu. : )

      Eliminar
  10. Muy bueno, sobre todo la frase del final.Resume básicamente lo que le pasaba al pobre (o debería decir, tonto, estúpido, calzonazos...?,..joder¡) tipo.
    .
    .
    .
    .
    .
    Perdón..










    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, no te cortes. Dale caña al pobre desgraciado. Un abrazo, Clara. : )

      Eliminar