domingo, 8 de febrero de 2015

LA CHICA DE LA CURVA




Era noche cerrada y yo iba solo en aquel coche de alquiler. Llevaba cerca de dos horas conduciendo. Me sentía fatigado y con la mente dispersa. Me costaba concentrarme en la carretera. Mis pensamientos iban y venían en un deambular constante, como una de esas novias indecisas que no saben si se van o se quedan y que acaban volviéndote loco con tanta indecisión.
Como digo era de noche, y la visibilidad en aquella carretera era prácticamente nula. Ni siquiera tenía muy claro de por dónde andaba transitando, pues aquel coche carecía de GPS. Hacía ya bastante rato que había dejado atrás la última señalización y, por lo que intuía, aún me quedaban un par de horas más de trayecto hasta llegar a mi destino.
La fatiga hacía que se me cerrasen los párpados, dos, tres segundos máximo; lo suficiente como para dar pequeños bandazos con el volante y retomar el control.
En una de éstas noté que ya no iba solo en el coche, que alguien más viajaba conmigo.
¿No crees que vas demasiado deprisa?
Miré a mi derecha, y entonces la vi. Era una chica, de unos 24 ó 25 años. Vestía completamente de blanco. Sus ropas estaban viejas y desgastadas. Sus cabellos lucían sueltos y despeinados, con mechones rebeldes que le caían por el rostro. Su piel era blanquecina y luminosa, extrañamente fluorescente.
Pegué un volantazo.
¡Joder! –exclamé.
Mira a la carretera –dijo ella.
¿Qué?
¡Que mires a la carretera, coño! –gritó mi acompañante.
Giré el cuello y volví a depositar mi vista en la carretera.
¿Quién es usted? –grité preso del pánico–. ¿Y cómo ha entrado aquí, en mi coche?
¿A qué pregunta quieres que te responda primero? ¿A la primera o a la segunda?
¿Me puede repetir la primera pregunta? –dije, pues, nervioso como estaba, me sentía incapaz de recordar mis propias palabras.
Tu primera pregunta tenía que ver con quién soy –dijo ella.
Ah, sí. Tienes razón. Disculpa. ¡¡¿Quién cojones eres tú?!!
Soy la chica de la curva –dijo ella. Su voz sonaba extrañamente serena en contraposición a la mía, más próxima a la histeria. 

(El resto de la entrada estará próximamente disponible en formato e-book en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

  

30 comentarios:

  1. ¿Escuela Oficial de Fantasmas? ahí has estado totalmente inspirado ¿eh? ¡¡Brillante, Pedro!!
    Me ha encantado y, por supuesto, me has robado unas risas. Qué bien empezar el domingo con un post de los tuyos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Erika. ¡Qué bien empezar un domingo leyendo comentarios tan bonitos como el tuyo! Definitivamente eres mi Supersecretarywoman favorita. Si quieres hablo con tu jefe para que te suba el sueldo. Podría hacerme pasar por un importante directivo de una empresa rival interesado en contratar tus servicios. Qué menos, después de lo que tienes que aguantar -llamadas de teléfono a horas intespestivas incluídas-. Un abrazo, Erika.

      Eliminar
    2. ¿Supersecretarywoman favorita? nada como leer esto en un lunes gris. Mil gracias... Buena idea, Pedro. Sí, por favor, hazte pasar por un importante directivo de la competencia y decirle que me has hecho una oferta doblándome el sueldo y que me lo estoy pensando. Si no funciona, le mandamos a la chica de la curva para que le meta un sustito jejeje. Un abrazo

      Eliminar
    3. Hecho. Lo de enviarle a la chica de la curva a tu jefe me parece una idea genial. Lo malo es que lo más probable es que te acabe llamando a ti por teléfono para decirte: "Oye Erika, aquí en el coche tengo a una chica que quiere no sé qué y no le entiendo un carajo. Te la paso", y al final te vas a comer tú el marròn (como siempre). Jajajajaja. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me he sumergido en su lectura, en aquella situación, hasta tal punto que parecía estar yo también en el coche. Un relato entretenido, ameno y divertido, que da un toque bastante original al mito de ''La chica de la curva''.
    Me ha gustado mucho. Te seguiré leyendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo. Bienvenido a mi pequeño Universo. Es un poco absurdo, te lo advierto. Pero en el fondo es buena gente. Apuesto a que te lo pasarás bien imbuyéndote en él. Confío en ello. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jajajajajaja. Eres el p*** amo!! Me encanta xato. Eres genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva Mercader. No soy tan dulce como las mermeladas de tu tía, pero tengo mi encanto. Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Estupendo relato Pedro.
    quitas hierro a tanto mito y leyenda urbana y sacas sonrisas de placer con tus escritos.
    Un gusto leerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco Moroz. Me gusta sacarle el lado absurdo a la vida, y procuro no tomármela demasiado en serio. No es bueno para mi salud, ni mental ni física. Y si con ello consigo provocar alguna que otra sonrisa en los demás, ¿qué más se puede pedir?
      Muchas gracias por tus amables palabras, Francisco. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jajaaja, compañía de seguros, me parto!! ¿sabes?, has conseguido que me metiera en la historia y que la viviera como si fuera real. Bravo!! Un saludo, Pedro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jotapé. Cuando un escritor logra que quien le lee consiga meterse tanto en la historia que acabe "viviéndola", puede decir que ha conseguido uno de sus objetivos fundamentales: transmitir. Celebro haberlo conseguido contigo. Un abrazo, Jotapé.

      Eliminar
  6. Esta claro que las compañías de seguros dominan el mundo, vivo o muerto...
    Muy divertido, me ha gustado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paz. Pues sí, de alguna forma estamos dominados por fuerzas oscuras y siniestras que dirigen nuestros destinos a través de hilos invisibles. Lo malo es que no lo hacen desde el Más Allá, sino desde el Más Acá. Y no sé qué da más miedo, la verdad.
      Gracias por tu visita, Paz. Saludos.

      Eliminar
  7. ¿Ves como los fantasmas tienen un por qué? Ya lo decía yo. Y están confabulados con un montón de corporaciones... Cardiólogos, psicólogos... Sí, sí... Si todo tiene un por qué.
    Muy en su salsa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias...¿*? Lo siento, pero el programa no me permite identificarte. ¿No serás una fantasma, no? Mira que a mí me dan mucho miedito estas cosas.
      En cualquier caso, me ha gustado mucho tu comentario. Qué digo mucho, ¡muchísimo! ¿No me irás a hacer nada, verdad?
      Besos, seas quien seas. ; )

      Eliminar
  8. Antes que nada, una duda me asalta, y como no llevo suelto encima me ha dicho que te pregunte una cosa: ¿Has cambiado el inicio de la historia? Porque en los grupos de Google+ aparece tal que así: "Era de noche y estaba oscuro. Muy oscuro. Muy pero que muy oscuro. Oscurisísimo. Vamos, que no se veía una mierda"
    Dicho lo cual, la historia es hilarante una vez mñas, mi querido amigo. Yo escribí algo parecido (supongo que es un tema al que todos vamos a... morir... valga la relun.. la rebun... la re... bueno, ya me entiendes... Eso sí, mi relato era menos divertido que este, sin duda.
    Saludos compañero, y gracias una semana más por las risas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...y valga la refun...uhm, pues eso. Hola, Ramón. Un placer tenerte por aquí de nuevo. No. No he cambiado el inicio de la historia. Cuando publicito una entrada en los grupos de Google+, lo hago empleando una frase gancho, una especie de introducción, que invite a la lectura del post. En esta ocasión quise dejar claro a los que no me conocen y no están acostumbrados a mis textos que el post no iba de terror o de temas oscuros o siniestros, ya que la foto se prestaba a confusión.
      En cuanto a lo de comparar textos, permíteme decirte que me gusta mucho leerte. Ya te he dicho otras veces que ambos poseemos un sentido del humor muy parecido, y que incluso compartimos héroes comunes: Monty Python, Woody Allen, Groucho Marx, Faemino y Cansado, Gila, etc... Digamos que, en ese sentido, estamos a la par (y falta, premio para el caballero jajajaja).
      Un placer tenerte por aquí. Gracias a ti por prestarte a leer lo que escribo. Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  9. Tal vez usted puede conseguir trabajo ejecutivo, existe Erika. {: o)
    Gran historia, me encantó. Gracias por compartir Peter Fabelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Cindy Groulx, por pasarte por aquí y por dedicarme parte de tu tiempo para leer mis textos. Sé bienvenida. Saludos cordiales. : )

      Eliminar
  10. En tus relatos nada es como debería, ni siquiera las cosas "serias" (o precisamente menos que nada las cosas serias). Hasta el miedo puede dar risa, lo nunca visto!! jajajajaja.
    Me ha encantado esta chica fantasma, se la veía muy sensata y tal :P
    Buenísimo, Pedro, como siempre. A pesar del sueño que tengo a estas horas me has hecho despejarme comentáneamente y reir. Gracias!!

    Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices que en mis relatos nada es como debería. Cierto. Es la ventaja de poseer una mente absurda como la mía. Me gusta ver lo que me rodea bajo un prisma diferente al convencional, coger la realidad y meterla en una licuadora, añadirle un par de cubitos de absurdo, unas gotitas de humor y darle al botón de centrifugado. Luego lo sirvo en copitas de cóctel y lo aderezo con unas sombrillas de estilo para darle ese toque final que consiga atraer al lector, confiando en que su sabor consiga agradaros. Joder, leyendo esto parezco Tom Cruise en la peli "Coctail".
      Por cierto, ¿se puede saber qué haces levantada a estas horas? ¡Hala, a dormir!
      Un abrazo, querida Julia. : )

      Eliminar
  11. Un estupendo remake de esa historia fantasmagórica. Decididamente yo me quedo con esta versión revisada, contradiciendo aquello de que nunca segundas artes fueron buenas. Como siempre, me ha entretenido de principio a fin, un fin que, por si fuera poco, tiene su enjundia. Por no hablar de ese dato tan interesante de que hay mucho fantasma en el mundo del arte y a cultura, jajaja.
    Un fantasmagórico abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sábado vi la Gala de los Premios Goya. Me la tragué casi enterita, discursos aburridos incluídos. También vi y sufrí el bochornoso intento de musical del principio. Y la mala copia que desde hace años se intenta hacer de los Oscars de Hollywood. Ni tenemos los mismos medios, ni la misma gracia para hacerlo como ellos. Aquí no tenemos a un Ricky Gervais que dinamite los cimientos de la industria con su humor ácido e irreverente, ni a un presentador tan carismático y divertido como Billy Cristal. A mí me gusta el cine español. Matizo. A mí me gusta el cine, independientemente de su país de origen. Lo mismo te veo una peli española, que una francesa o una iraní. Pero lo que no me gusta es ese autobombo vergonzoso que hace que algunos se crean que son una raza aparte. ¿Aún sigues pensando que no hay mucho fantasma en el arte y la cultura? Yo creo que sobran.
      Gracias por pasarte por aquí y por comentar, Josep. Un abrazo.

      Eliminar
  12. He pasado un poco de miedo pero, has estado muy bien en el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien está lo que bien acaba, ¿no? Gracias por tu visita, Carlota De Valencia. Confío en que vuelvas pronto. Ya verás como la próxima vez habrá más humor y menos miedo. Saludos.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Muchas gracias, Paola. Te agradezco tu entusiasmo. Un placer contarte entre los asiduos al blog. Saludos. : )

      Eliminar
  14. Muy entretenido, se me ha hecho cortísimo. Y el final me ha encantado. Lo de trabajar para las compañías de seguros tiene su aquel. Buena imaginación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. ¿De veras se te ha hecho corto? Eso quiere decir que te ha mantenido a la expectativa, lo cual me agrada muchísimo, ya que uno de mis principales objetivos cuando escribo algo es entretener. Me ha gustado leértelo decir. No sé si es correcta esta expresión, pero, ¿a que mola?
      Un abrazo, María. Y gracias por el piropo de la imaginación. Nos leemos.

      Eliminar