sábado, 28 de febrero de 2015

SACRIFICIO HUMANO


Alguien tenía que hacerlo y le tocó a él. No era tonto. Sabía que el sorteo había sido amañado. Pero no quería quedar como un cobarde delante de todos. Así que asumió el reto y decidió seguir adelante con el plan establecido.
Según habían acordado los hombres notables del pueblo, Klausmann debía adentrarse en la espesura del bosque hasta llegar a la cordillera del Rack. Desde allí divisaría la Montaña Oscura. Siguiendo un camino que bordea la montaña acabaría por encontrar la entrada a una gruta. La gruta le conduciría a la guarida del dragón. A partir de aquí debía enfrentarse al temido Rattness, el dragón de mil ojos y cara de simplón.
Klausmann llegó al final de la gruta. Allí, sentado a una gran mesa de recia madera, halló al temido dragón.
¿Quién eres? –dijo el dragón.
Mi nombre es Klausmann.
Vale. Tú eres Klausmann. ¿Y los otros novecientos noventa y nueve?
Klausmann miró en todas direcciones.
Yo no veo a nadie más –dijo.
¿Estás seguro?
Sí, claro. ¿Por qué iba a mentirle?
Por fastidiarme, por hacerme dudar, por burlarte de mi; o simplemente por joder. 

(El resto de la entrada estará próximamente disponible en formato e-book en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

  

30 comentarios:

  1. Buenísimo. Solo tú puedes empezar un relato normal pero fantástico, continuarlo con una patada en todo el sentido común con un humor inesperado y cerrarlo con toda una reflexión profunda acerca de las bases de capitalismo. Como colofón, la imagen final de dos pobres pardillos que solo pueden hablar y soñar. Me ha encantado. Sencillamente ¡genialtástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva. Mira, hoy eres la primera en comentar. Tendré que ir pensando en sortear algo al primero que deje un comentario en el blog; no sé, un muñeco de peluche o un juego de destornilladores de los chinos, en fin, algo. Lo malo es que justo en estos momentos estoy atravesando una época de reajuste económico. Solución: buscar patrocinadores para el blog. ¿Conoces a alguien que esté interesado? No sé, ¿un banco suizo o andorrano, quizá?
      Te agradezco tus amables y gentiles palabras. Son un gusto leerlas sabiendo que van dedicadas a algo que he escrito yo. Un abrazo, Eva. ; )

      Eliminar
  2. Buenísimo. Solo tú puedes empezar un relato normal pero fantástico, continuarlo con una patada en todo el sentido común con un humor inesperado y cerrarlo con toda una reflexión profunda acerca de las bases de capitalismo. Como colofón, la imagen final de dos pobres pardillos que solo pueden hablar y soñar. Me ha encantado. Sencillamente ¡genialtástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, mira!, te ha gustado tanto el cuento de hoy que no has podido resistir el impulso de comentarlo dos veces. Ah, no, que se ha duplicado. Oh, qué lástima. : (

      Gracias de todas formas, Eva. Y recuerda, sonríe, sonríe, que es lo que les jode. :D

      Eliminar
  3. A lo tonto con estos dos desgraciados has hecho una crítica profunda de la sociedad actual, amigo.
    Yo con lo del patrocinador para tu blog no te puedo ayudar, no tengo ni idea de cómo funciona ese tema. A lo que sí me apunto es al sorteo del kit de destonilladores de los chinos jeje.
    Excelente, Pedro!!
    Que tengas muy buen fin de semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, Erika. Apuntada quedas para el juego de destornilladores de los chinos. Imagino para qué los quieres. Para ponerle unos tacones de aguja a tus zapatos para cuando vayas en el Metro y se te arrime uno de esos aprovechados, ¿verdad? Tranquila, no se lo diré a nadie. Tu secreto está a salvo conmigo. Lo meteré en una caja de seguridad en Suiza. ; )
      Muchas gracias por tu comentario. Y lo mismo te deseo a ti, feliz finde. Un abrazo. : )

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho, da que pensar, además de ser original y utilizar un ambiente fantástico para algo cotidiano. Soñemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Sí, la mayoría de las veces suelo servirme del humor absurdo para denunciar o criticar aquello que detesto de nuestra sociedad. No sirve de nada, ya lo sé, porque como bien dice uno de mis personajes: "Los seres humanos somos estúpidos por naturaleza"; pero al menos nos echamos unas risas. Y como tú bien dices, por soñar que no quede.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  5. Ohhh!! Un fantástico relato para criticar el sistema. Me encanta Pedro, me cae genial este dragón y que curioso que mandaran de sacrificio a un tipo soñador, inteligente, bueno,..... vamos! lo que llaman normalmente ANTISISTEMA! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya anticipaba al comienzo del relato, él ya sabía que el sorteo había sido amañado. Está claro que el poder sabe cómo usar hábilmente sus resortes para desprenderse de los elementos incómodos. Y él era un elemento incómodo. Sabía razonar por su cuenta.

      Muchas gracias por la visita, Ana Lía. Oye, y ahora que te echo un vistazo, ¡qué bien te ha sentado tu visita al infierno! Jajajaja Besos ; )

      Eliminar
  6. Un dragón colega y un humano pasota destruyendo todos los cánones, tanto de la fantasía como de la sociedad. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no los puedo dejar solos, Tomeu. En cuanto me despisto mira la que lían. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Estupenda reflexión urdida desde la base del humor.
    Me gusta el detalle de los mil ojos del dragón para ver las intenciones del autor de cualquier libro y de que estos, sean elemento cultural imprescindible para que el cambio a una sociedad más justa se origine....¡Lástima! pura utopía : -Los hay que leen tan poco...
    Y sobre la estupidez humana ya sabes lo que decía Albert Einstein. "Solo conozco dos cosas infinitas. El universo y la estupidez humana, y de la primera dudo"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco. Quizás hoy, en estos tiempos tan adversos que nos han tocado vivir, la utopía sea más necesaria que nunca para seguir viendo el futuro con un cierto optimismo.
      En cuanto a la estupidez del ser humano, Frank Zappa, al que considero uno de mis maestros, decía lo siguiente: "La estupidez tiene un cierto encanto del que la ignorancia carece". Grande Zappa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me encanta!!

    Te invito a pasarte por mi blog😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irina González. ¿Puedes indicarme cuál es tu blog? No veo ningún enlace. : )
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Magnífico cuento para niños y adultos, reflexivo e ilustrativo. Enemigos obligados por el sistema. Aparte de todo, el dragón me da mucha pena con sus mil ojos. A mí me llamaban en el colegio cuatro ojos y no sabes la rabia que me daba.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, por lo que veo somos colegas de insultos. A mí también me llamaban cuatro ojos en el colegio, aunque sólo durante los primeros días de cada curso. Luego, gracias a mi innato sentido del humor, no sólo conseguía desarmar a los abusones sino que acababa convirtiéndome en uno de los más populares de la clase. Pero, como los superhéroes, yo sólo utilizaba mis superpoderes humorísticos para hacer el bien.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  10. Me encanta, un dragón pacífico y bienintencionado que está dispuesto a charlar y que odia la carne humana. Espero que al menos echara fuego por la boca, que si no se me caen definitivamente todos los esquemas!!

    Muy interesante la conversación entre el hombre y el dragón, creo que son dos adelantados a su época, aunque visto lo visto habría que desear también que el internet se usara bien, para adquirir esa formación e información que nos hará más libres, y no para jugar durante horas a matar dragones/marcianos :P

    Genial como siempre, Pedro. Plagado de humor inteligente (y un pelín absurdo) y de fina ironía. Me encantó, pero eso no es novedad :)

    Un abrazo de domingo por la tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Agradezco tus gentiles palabras a propósito de mi cuento. Y aprovecho para decirte que sí, que mi dragón echa fuego por la boca, pero sólo cuando come mojo picón con papitas arrugadas. Anda que no sabe ná el bicho ; )

      Un abrazo de domingo, Julia. : )

      Eliminar
  11. Veamos... ;)
    Como enamorada debo decir que ese Draco es... ¡Buah! ¡Un puntazo! *-* Me encanta eso de "–Vale. Tú eres Klausmann. ¿Y los otros novecientos noventa y nueve?" Es que... ¡Me ha hecho mazo de gracia! Me lo he imaginado con cierto tono borde y divertido que me ha matado ;)
    Por no decir los gustos del Dragón... Que me ha resultado tan "adoreibol" cómo el Dragón Color Frambuesa (un libro que me leí de Peque y mi iniación en el Amor por estos Seres de Leyenda)... Pido permiso a tu Blog para raptar al Draco!! Yo le doy chuches!! ;P

    El Soñador Rebelde... Su discurso sobre la Paz, los Libros censurados y un Mundo Sin Fronteras... Épico y muy lindo... Lleno de Ilusiones que más de uno querríamos cumplir... Aunque... Siempre nos quedará Internete, que nos conecta y nos permite expresarnos...

    ¡Muy chuli! ^^
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Son imaginaciones mías o realmente hay algo entre mi dragón y tú? Oye, si quieres nos vamos y os dejamos a solas. Está soltero y sin compromiso, te lo adelanto. Y la cueva donde mora está libre de hipoteca y es de su propiedad. Además, entre nosotros, si le llevas un par de kilos de tabletas de chocolate, ya te lo tienes ganado para siempre.
      Muchas gracias por pasarte por aquí, Campanilla Feroz. Por cierto, en tu blog también te he dejado un comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Aishh!me cae bien el dragón...me ha gustado mucho,disfruté de sobremanera tu relato,deja ver un alma bonita,sera la de el escritor?.sin intentar sicoanalizar,veo que son deseos de un ser con alto equilibrio y soñador,pintado con trazos epicos y de un humor ,que me encanta...fue un disfrute maximo descubrir lo que escribes,Gracias!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ady Alonit. Dicen que cada escritor deja un pedacito de sí mismo en aquello que escribe. Supongo que por eso escribimos, para dejar constancia de nuestros sueños y anhelos. Sueño, y por eso sé que estoy vivo. El día que deje de soñar, habré muerto un poco por dentro.
      Celebro que te haya gustado el cuento. Sé bienvenida a mi mundo absurdo y un poco caótico. Siéntete libre de pasarte por aquí cuando quieras. Entra sin llamar.
      Gracias por la visita, Ady. Saludos.

      Eliminar
  13. Que bien sabes expresar lo que algunos pensamos pero no somos capaces de sacar a la luz.
    Un relato genial. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Paola. Te agradezco tus bonitas palabras. Un saludo.

      Eliminar
  14. Un inmensa reflexión sobre nuestro mundo, sobre la naturaleza del ser humano, y todo envuelto en una historia fantástica de dragones. Una conversación entre un dragón y un hombre que acude allí con la intención de matarlo. El dragón, un ser al que se le considera peligroso cuando no hace nada en su cueva, actúa de voz racional, de una voz más humana que incluso la del propio ser humano, y nos revela verdades que duelen.
    Excelente relato, y muy ameno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Ricardo Zamorano Valverde. Bienvenido. Si hay una palabra perfecta para definir el certero análisis que acabas de hacer de mi cuento, ésa sería: ¡Wow! Sé que esa palabra no está admitida por la RAE; pero, honestamente, a mí la RAE me la trae al pairo.
      Un abrazo. Y muchas gracias por pasarte por aquí y por comentar. : )

      Eliminar