domingo, 19 de abril de 2015

CONSECUENCIAS



¿Recordáis mi último post, no? Tranquilos. No pasa nada porque lo hayáis olvidado. Yo a veces también olvido para qué demonios he ido a la cocina y me quedo ahí varado, con la puerta de la nevera abierta y la mente en blanco, buscando una razón escondida en los recovecos de mi mente.
En cuanto al post del que os hablaba, podéis leerlo clickeando aquí.
Dicho esto, he de deciros que en esta vida toda acción tiene sus consecuencias. Y yo no iba a ser una excepción. No soy una regla. Si acaso un renglón –sí, amigos, he vuelto a engordar–.
Así pues, os contaré lo que me ocurrió a los pocos días de publicar La mesa está lista.

Dormía plácidamente cuando, sin venir a cuento –ni a relato corto–, noté como una presencia extraña en la habitación.
Abrí los ojos y allí estaba él. Y no, no se trataba del famoso dinosaurio de Augusto Monterroso, sino de un tipo de apariencia difusa sentado a los pies de mi cama. Si algo tenía claro en aquel momento es que aquel tipo era un fantasma; de ahí que pudiese ver perfectamente a través de su anatomía.
El tipo me vio. Su expresión era severa. Como de reproche.
Supongo que se estará preguntando quién soy y qué hago aquí –dijo.
Si es tan amable –dije yo, extrañamente sereno dadas las circunstancias.
¿De verdad no me reconoce? –insistió él.
¿Debería?
Hombre, teniendo en cuenta que estoy considerado como uno de los grandes filósofos y pensadores de la Historia de la Humanidad.
¿Groucho? –aventuré.

 (El resto de la entrada estará próximamente disponible en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, Rocío. Bienvenida a este rinconcito de la blogosfera. Un saludo.

      Eliminar
  2. "...como la mayor parte de las buenas cosas que me han pasado en la vida".
    Nunca fue absurdo el humor ni la filosofía. Saludos para ti, para Shopenhauer y el resto del elenco, por si se te aparecen.
    "Te deseo toda la suerte del mundo en tus proyectos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José. Gracias por honrar de nuevo este pequeño espacio con tu visita. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué buen relato, felicidades muchacho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, D. Juan. Honrado y agradecido. Un saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¿Así es cómo me ves, Paz? ¿Cómo una marca de arroz? Normal que siga soltero. Y eso que según su eslogan, "Brillante te lo pone fácil". ; )
      Gracias por la visita. Y por el comentario. Un abrazo, Paz.

      Eliminar
  5. Estupendo relato de encuentros filosóficos en la tercera fase. Y a todo esto permitemé una pregunta: ¿Como además de escribir y filosofar de manera tan delirantemente bien? ¿Cómo te defiendes también con el idioma alemán?¡No solo eres brillante!¡Eres genial! como nuestro común amigo Groucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco, por pasarte y por comentar. Te diré, a título informativo, que los fantasmas, al menos los que yo he tratado personalmente, suelen venir con subtítulos incorporados en varios idiomas, entre ellos el español. : )
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo estoy durmiendo y me encuentro un fantasma a los pies de la cama, pego tal bote, que no sé si me daría tiempo a averiguar si es Schopenhauer o cualquier otro. Has tenido mucha paciencia por aguantarlo en mitad de la noche. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Tranquila María, son inofensivos. Yo ya estoy más que acostumbrado a ellos. Si vieras las risas que nos echamos juntos. A veces mi dormitorio con tanto fantasma dentro es como el camerino de los Hermanos Marx. Si yo te contara... ; )
      Muchas gracias por la visita y por el comentario, María. Un abrazo. : )

      Eliminar
  7. Puedes estar satisfecho de que te llamara escritor.
    Además, el tío sabía quienes son los Rolling. O sea, que está al loro. Así que se le puede perdonar lo de Groucho, jeje
    Un relato fantástico, en los dos sentidos posibles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Josep. Sí, admito que lo que más me emocionó de aquel encuentro fue el hecho de que alguien de la talla de Schopenhauer me considerase escritor. Aún hoy, al recordarlo, se me eriza la piel del cogote. Sensible que es uno. : )
      Muchas gracias por tu apoyo, Josep. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me encanta ese final, eso de que todas las cosas buenas que te han pasado han sido sin salirte del dormitorio... Porque, para mí, mi cuarto siempre ha sido un refugio de Fantasías, de Sueños, de Ilusiones, de Risas, de Lágrimas... ;)
    Me declaro #MuyFan de tus visitas a la nevera... Abrir y cerrar la puerta, quedarte pensativo y repetir... ¡Tambíen me pasa! XDD
    Me ha gustado imaginarte dándole un muerdo al Fantasma... ¿A qué sabrán? Yo siempre me he los imaginado con sabor a cubito de hielo...
    En fin... La envidia es un asco, aprender de lo errores ayuda a madurar y, poner las manos, por si te vuelves a tropezar con la misma piedra ;P
    Eres Escritor #SeSabe
    ¡Me gusta tu pijama!
    ¡Besis Pedro! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Campanilla! Me alegro que compartas conmigo ese pensamiento del cuarto como refugio y santuario. Creía que sólo me pasaba a mí. ; )
      Lo de los lapsus mentales es una consecuencia directa del hecho de cumplir años y hacerte mayor. Precisamente en mi post de hoy hablo de ese tema, del hecho de hacerte mayor. Y aunque lo hago desde la perspectiva del hombre, creo que muchas de las inconveniencias descritas son perfectamente extrapolables a la mujer.
      Te confesaré algo: sí que mordí al fantasma. Y te diré el sabor que tiene: sabe a humo. : )
      La envidia es un asco, sí. Y créeme si te digo que lamento haberla sufrido en carne propia. Siempre envidié a George Clooney. Hasta siendo mucho más viejo que yo aún sigue volviéndolas loquitas a todas. Mamón.
      Lo de mi pijama de Homer Simpson es rigurosamente cierto. Y tengo otro de Bart. Soy muy fan de Los Simpsons.
      Muchos besos, Campanilla. Tus visitas son siempre tan optimistas que contagian. Cuídate. ; )

      Eliminar
  9. jajaja, vaya historia! No sé lo que fumas, pero es del bueno!! Sólo a ti se te ocurren estas historias!!Bravo!!
    Saludos y... que rule, que rule, jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente mi asma crónica me impide fumar. Y digo "desgraciadamente" porque ya me gustaría a mí poder fumarme un buen porro y olvidarme de...perdón, ¿de qué estábamos hablando?
      Pues eso. Que rule, que rule. Y como solíamos decir en mi época fumeta: "Pásalo tío, que ya huele a uña". Jajajajaja. ¡Qué tiempos aquellos! : )
      Un abrazo, Jotapé.

      Eliminar
  10. Ay, Pedro...me ha encantado..me has hecho sonreír, que a mi cara le va mucho mejor que la risa a carcajadas..(por aquello de las arrugas,... boberías de pensar en la edad, lo sé)
    Menos mal que se te daba mal la filosofía...jaja

    En fin, que me ha gustado mucho (qué pobre que resulta el comentario después de tan estupendas citas..)
    Tu frase final me ha encantado, es un broche perfecto¡

    Suscribo a Schopenhauer "Eres un genio, joven escritor".
    besote + abrazo (promo del mes de mayo) :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas miedo de reír, Clara. Esa es una de las mejores cosas de la vida. Mostrar tu alegría y disfrutar realmente de las cosas que te agradan. Que no te condicionen unas míseras e insignificantes arrugas. Y si tienen que aperecer, que sea por haber disfrutado de la vida y no por haber sido derrotada por ella.
      No estoy para nada de acuerdo contigo en que tu comentario sea pobre. Al contrario, los comentarios enriquecen mis textos. Les dan color, y textura. Son como la guinda del pastel. Son la prueba fehaciente de que el cuento o el relato ha cumplido su función principal: haber sido escrito para ser leído. : )
      En cuanto a lo de considerarme un genio, te diré algo. No le hagas mucho caso a Schopenhauer. Ten en cuenta que el pobre hombre ya tiene sus años, 227 concretamente. Y a esas edades uno ya empieza a chochear. :P
      Acojo con ilusión y agradecimiento tu promo de mayo (besote + abrazo). Gracias, Clara. Para allá te van otro beso y otro abrazo de mi parte. : )

      Eliminar