sábado, 16 de mayo de 2015

MANGO CARAJO



Estoy pensando en dar el salto a la televisión. Para ello se me ha ocurrido escribir el episodio piloto de un culebrón o telenovela con intención de ofrecerlo luego a diferentes productoras de televisión.
Lo primero que necesito es idear un reparto acorde a este tipo de producto. Vamos allá.
Gloria Bendita Camila
Julio Servando Alejandro
Roberto Luis Mamerto
Filomena Anastasia Gervasia
Enrique Braulio Gustavo
Marta Zoraida Belinda

Vale. Ya tengo el reparto principal. Ahora necesito un escenario donde desarrollar la trama y un argumento que, con un poco de ingenio, lograré estirar a lo largo de doce mil doscientos capítulos.
Pensemos un poco. No demasiado. Con un poco será más que suficiente. No conviene pensar demasiado en la trama. No creo que los creadores de este tipo de series de mierda piensen demasiado en la trama. Tal vez ahí radique el secreto de su éxito, en no pensar demasiado en lo que escribes para lograr enganchar a un espectador que tampoco piensa demasiado acerca de lo que ve. Empatía imbécil. Esa es la fórmula secreta de los culebrones.
Pero no nos desviemos del tema. Pensemos —aunque no demasiado— en una trama.
Uhm, veamos qué tal ésto.
La acción se desarrolla en el año 2178, en una colonia espacial instalada en Marte. En dicha colonia espacial conviven seis personas: tres hombres y tres mujeres, cuyas edades oscilan entre los 19 y los 64 años. Sin embargo, todos en la serie aparentan tener la misma edad. Sobre todo ellas. Eso es debido a que las tres actrices han pasado por las manos del mismo cirujano plástico, el doctor Andrade. Debido a una sobredosis de bótox que les impide mover los músculos del rostro, las tres mujeres parece que siempre estén sorprendidas por algo; como Nicole Kidman en sus últimos trabajos.
Los seis personajes fueron lanzados al espacio un año antes con intención de colonizar Marte. Desde entonces viven en el interior de una estación espacial.
Ninguno de ellos recuerda nada de su vida anterior en la Tierra. Y no es porque hayan sido víctimas de algún procedimiento especial por parte del gobierno para borrarles la memoria antes de ser lanzados al espacio exterior. Si no recuerdan nada es simplemente porque los seis son modelos profesionales de ropa interior y su cerebro no da para mucho.

(El resto de la entrada estará pronto disponible a la venta en un nuevo libro de la colección ABSURDAMENTE).

25 comentarios:

  1. Mucho mejor que la mayoría de series que sufrimos por aquí, en las que con unos caca, pedo, culo, pis y algún patetico chiste contra los políticos (siempre los mismos), se creen guais del Paraguay. Te compro la mercancía, enhorabuena.
    Y ahorita me voy a tomar algo, de repente me ha entrado una sed del carajo.
    Saludos, wei.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, José Florentino. Supongo que la televisión es igual de mala en cualquier país del mundo. Supongo que el tinglado está montado así para que quien desee ver algo de calidad tenga que aflojarse el bolsillo. Es como el fútbol en abierto. Te regalan "mierda" mientras no paran de pasarte por los morros el "caviar", para que acabes pasando por caja si quieres ver algo medianamente bueno. Aún recuerdo con cierta nostalgia aquellas sabias palabras de un ex ministro de cuyo nombre no quiero acordarme que consideraba el fútbol "de interés nacional". Sí, sí, y voy yo y me lo creo. En fin, así funcionan las cosas.
      Muchas gracias por pasarte por este rincón del absurdo, José Florentino. Sé bienvenido. Un abrazo ; )

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho este relato Pedro, y si las telenovelas son iguales de malas en todo el mundo, esperpentos para espantapajaros con patas. Ya no digo nada de los shows estos de cotilleo y demás programas que solo matan neuronas, al que las tenga, claro.
    Un buen guion el tuyo, tienes arte para eso del culebrón aprovechalo, jejejeejeje
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bénjamin J. Green. Me temo que en esto de las telenovelas todos los países estamos a la par. Y si no acuérdate de series como "Dallas" o "Dinastía". Incluso en una de mis series favoritas de todos los tiempos, la inolvidable "Friends", hacían burla de esto mediante el personaje de Joey Triviani, que hacía de actor de culebrones en "Los días de nuestra vida". En cuanto a los programas de cotilleos, no tengo nada más que añadir. Salvo que un primo nieto de la sobrina hermana de la Pantoja es vecino mío y, según me cuenta, tiene muchas cosas interesantes que contar acerca de los orígenes armenios del clan por parte de un primo hermano tercero por parte de un tío de gris que vivió una época instalado en el pasillo de su casa. No sé. Quizás algún día me anime a escribir algo acerca de ello. :P
      Un abrazo, Bénjamin; y gracias por pasarte por aquí. : )

      Eliminar
  3. Jajajaja. La idea es buena!!.Telenovela futurista. Si fuera comedia la miraría, y si fuera drama también pero siempre con la condición de que tú fueras el guionista. Telenovela para cortos con guiños para los que, sin ser cortos, nos consideramos ignorantes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, F245 (vaya, tienes nombre de avión comercial. "Aquí torre de control, tiene permiso para despegar, F245. Bon voyage"). Por cierto, ¿no serás un avión comercial, verdad? Lo digo porque serías el primer avión comercial que se pasa por aquí, por mi blog, y encima deja un comentario, lo cual le daría un toque de cierta notoriedad al asunto. No todos los bloggers podrían presumir de contar con un avión comercial entre sus visitantes. :P
      Muchas gracias por apoyarme en mi faceta de guionista. Ahora sólo falta que un productor avezado se pase por aquí y contacte conmigo para empezar a hablar. Estaré a la espera.
      Un abrazo, F245. Y bon voyage. : ))

      Eliminar
  4. Por escribir que no quede. A veces nos leemos bodríos enteros por culpa de esta tonta manía de cuando empiezo un libro lo acabo. ¿Por qué no iba a triunfar tu telenovela? Y más en un país en el que Mujeres y hombres y viceversa y programas agregados de la cadena prohibida en mi casa, por lo visto son los que más se ven. Así que no creo que tuvieras problemas en que la gente la viera. Eso sí, yo de ti la emitiría por esa cadena, segurísimo que te la compran. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. ¡Cuánto te entiendo! Yo, en mi juventud, era de los que se acababa un libro aunque no lo estuviese disfrutando. Hasta que me topé con Tomas Mann y su insufrible "Muerte en Venecia". Ahí dije: "Se acabó. Que le den a los libros coñazo. Quiero disfrutar del placer de la lectura, no sufrir con cada párrafo". Una vez hecho ésto se abrió la veda, y pasé a dejar libros inacabados a tutiplén; como el "Ulises" de James Joyce, del que jamás logré pasar de las cinco primeras páginas.
      Lo de la cadena amiga que hablas, pues, ¿qué te puedo decir? ¡Sálvame de las críticas! ; )
      Un abrazo, María. Y gracias por pasarte por aquí. : ))

      Eliminar
  5. No sé si vería la novela, pero un buen vaso de Mango Carajo sí que lo tomaría. No hay quien te gane haciendo publicidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paola. ¿De verdad crees que valgo para la publicidad? No sé yo. Siempre se me dio fatal eso de "venderme". ; ) (Ya vi en tu blog que aprendiste a hacer un guiño con signos de puntuación. Todo es ponerse).
      Te agradezco el que te hayas pasado, una vez más, por este rinconcito. Un abrazo. : ))

      Eliminar
    2. No me pierdo tu rincón ningún fin de semana. :)

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Paola. : )) (Según tengo entendido, este signo viene a significar una gran sonrisa).

      Eliminar
  6. Creo que solo he visto una telenovela en mi vida, y de eso hace como 25 años o así. No me quedaron ganas de más, pero me lo estoy replanteando al leerte!! jajajajaja. Tiene todos los ingredientes clásicos con la novedad de que es futurista, a mí me gusta, y si encima te enteras de las ofertas del súper, ya es la pera (perdón, quería decir el mango) jajajajaja.

    Buenísimo, Pedro, me ha dado un lote de reir aquí yo solita muy considerable!! Graciassssss.

    Un abrazo, que tengas un comienzo de semana espectacular!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí he visto varias. Recuerdo de adolescente estar enganchado a "Falcon Crest". La ponían a la hora de la sobremesa, que coincidía con mi llegada a casa procedente del instituto donde estudiaba -o hacía que estudiaba, porque, la verdad, estudiar lo que se dice estudiar, estudiaba más bien poco-. Luego, a mediados de los 90, con la llegada de las televisiones privadas a España, hubo una especie de boom con los llamados "culebrones". Algunos podían estar casi un año en antena, de lo largos que eran. Los guiones eran tan horribles y las tramas tan parecidas unas a otras que me enganchaban, y conseguían depertar mi lado más friki. Obviamente eso alimentaba mi imaginación, hasta el punto de hacer mis propias versiones junto a mis hermanos. Lo pasábamos teta, la verdad. Ah, ¡qué tiempos aquellos!
      Un abrazo, Julia. Y lo mismo te deseo, que pases una feliz semana. : ))

      Eliminar
  7. Hola Pedro, por supuesto que vales para escribir telenovelas. ¿Acaso te crees las que echan en la tele son mejores que tu primer capítulo? ¡¡Uff!! me ha dado una sed con el zumo de Mango Carajo jajaj voy a ver si lo tienen en el chino de la esquina.
    Un beso y que tengas buen comienzo de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. ¿En serio te ha dado sed mi guión? ¡Pues aprovecha la oferta de pack de seis al precio de cuatro! Diles que vas de mi parte. O mejor, diles que vas de parte del Ordenador Central. Igual te hacen descuento. :P
      Un beso, Erika, y feliz semana para ti también. : ))

      Eliminar
  8. Muy mordaz y divertido, como siempre. Eso de las revelaciones sobre la verdadera relación de parentesco de los protagonistas enamorados es de lo más risible y ocurre con tanta frecuencia...
    Yo solo estuve enganchado a una telenovela que creo que siguen poniéndola por Antena3. Parecía interesante pero cuando empezaron esas retorcidas relaciones de amor-odio, pasión y venganza y que si es hijo no era el hijo y la madre era no sé quién, ya corté por lo sano. Me acababa de jubilar y buscaba con qué ocupar la tarde pero decidí ponerme a escribir mis propias historietas y se acabó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Josep Mª. Me imagino los apuros que deben pasar los guionistas de este tipo de telenovelas al confeccionar el árbol genealógico del reparto principal de su obra. Ni siquiera HAL 9000 con su mega memoria sería capaz de recordar todos los nombres. Yo de joven seguía "Falcon Crest", y todo iba bien hasta que empezaron a salir los parentescos. La trama se complicó tanto que todos eran hijos, hermanos, primos, sobrinos o nietos entre ellos. Llegué a un punto en que me preguntaba: "¿Y Chu Li? ¿De quién es hijo, o padre, o hermano o nieto el jodío chino ése?".
      Gracias por pasarte de nuevo por aquí, Josep. Y sí, haces bien en escribir tus propias historias. No sólo porque lo haces muy bien, sino porque, además, alimentas tu imaginación, y eso alarga la vida, o por lo menos la dota de calidad. Un abrazo. : )

      Eliminar
  9. Yo me he quedado enganchadísima, pero doce mil doscientos capítulos creo que son pocos.
    Genial, como siempre. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María José. Un placer tenerte de nuevo por aquí. Estoy contigo, doce mil doscientos capítulos serían pocos. Aunque deberías saber que esos doce mil doscientos primeros capítulos serían algo así como un aperitivo, para ir conociendo a los personajes, dónde viven, qué hacen en el día a día (iba a añadir "saber qué piensan", pero eso no daría ni para dos minutos de un episodio). En fin, que, como mínimo, necesitaríamos un millón cuatrocientos mil capítulos para empezar a ver algo de la trama, lo cual me aseguraría estar escribiendo hasta la jubilación. Me haría ilusión ser el primer guionista jubilado de la historia. En vez de estar detrás de una valla viendo obras estaría sentado ante un escritorio siendo yo el que las crea. ; )
      Muchísimas gracias por la alta consideración que profesas hacia mis letras. Animan a seguir, la verdad. Recibe un afectuoso saludo de mi parte. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Buenos días Pedro, sé que es tarde, pero llego. Le he encontrado a faltar a esta entrada lo de la famosa cachetada, por lo demás perfecto, tanto que me hace preguntarme el porqué este tipo de emisiones tiene tanto éxito... en ello ando. Con respecto a tu pregunta, te diré que no, pero de verdad que no, porque la gente con algo de sentido (a saber cuál) dicen que no pero es que sí y además le quitan importancia como si fuera algo vergonzoso, así de complejos somos. Una gran entrada, gracias por traerla. Un cosilla de buenos compañeros, pero te lo digo en bajito (porfi, no lo continúes). Besos y mis mejores deseos para el descarado y para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura. "Nunca es tarde si la dicha es buena". Y con esto no quiero decir que tú seas una dicha. De eso nada. Está claro que eres una mujer. Y escritora, por añadidura. Es decir, que eres una colega de letras. Además, ¿qué es una dicha? Suena como a bicharraco de parecido aspecto a una serpiente, con lengua bífida y amenazantes colmillos y que se arrastra por el suelo. Ay, qué miedo.
      Tienes razón, me ha faltado la cachetada. Y más cosas. Como, por ejemplo, la típica escena en la que un personaje se queda a solas y comienza a hablar consigo mismo haciendo partícipe a la audiencia de sus pensamientos. Es muy común eso. Y a nadie le extraña. Y a mí me extraña que a nadie le extrañe. Extrañamente extraño. :P
      En lo que dices de la vergüenza que produce admitir ser espectador o espectadora de este tipo de programas, te diré que sí, que hay mucho tabú en torno a esta cuestión. Yo sí que admito haber visto algunas series de este tipo, resulta evidente, y es más, admito que en algunos momentos de mi vida me han servido para desconectar de la realidad. Y supongo que de eso se trata realmente, de hallar algo que de alguna manera consiga evadirnos del agobio y el estrés del día a día. A veces necesitamos distraer la mente con cosas que nos eviten pensar. Y en eso las telenovelas y ciertos programas televisivos son ideales, porque están hechos por gente que eso de pensar como que tampoco les va mucho. Empatía idiota, como decía en mi pieza.
      Te haré caso. No continuaré la historia. Aunque te advierto que la trama iba a tomar un interesante giro con la aparición de un Tamagotchi que asegura ser el hijo secreto del Ordenador Central. Tachánnnnnn. Tú te lo pierdes. :P
      El "descarado" te manda saludos. Y yo también. Y ambos te agradecemos la visita, y el comentario. Un abrazo, Laura. Y gracias. : )

      Eliminar
    2. Sí, son cosas muy extrañas, extrañísimas, pero nosotros no lo somos?... Sé de uno que anda a la gresca todo el tiempo con su blog, pero chitón que las paredes oyen.

      Un abrazo y un feliz fin de semana.

      Eliminar
  11. Pedro, te seré sincero. Eres bueno en lo que quieras y puedes hacer lo que te plazca (y el blog, también), pero no soy fanático de los culebrones, más bien los repelo!! Yo te veo más haciendo una serie tipo "Friends" pero a lo castizo, más del estilo "spanish action", que seguro que lo bordas!! ¿¿Te place?? jajaja
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jotapé. Agradezco tu sinceridad. De hecho, he decidido no seguir adelante con el guión para el culebrón. Una pena. En el próximo capítulo iba a desvelar al fin de quién es biznieta sobrina Gloria Bendita Camila. Ni te lo imaginas. :P
      Un abrazo, Jotapé. ; )

      Eliminar