sábado, 25 de julio de 2015

LA LLAMADA 2ª Parte

Foto: Diário do Grande ABC

Si no habéis leído la primera parte, pinchad aquí.

LA LLAMADA 2ª Parte

Así que John McGee se convirtió en un fenómeno de ventas sin precedentes en la historia de la literatura. Y subrayo lo de “sin precedentes” ya que, hasta el momento, Léelo de John McGee había alcanzado la escandalosa cifra de dieciocho millones de ejemplares vendidos sin apenas publicidad. Sólo con el boca a boca. O el boca a oreja. O el boca a oreja y boca. O una oreja y dos bocas.
En fin, que las ventas se habían disparado. Si bien, para ser justos, su puntería era tan pésima que no había conseguido matar a nadie. Por fortuna sólo había causado un par de rasguños en el hombro a un tipo de Wisconsin. Nada grave. Un par de puntos de sutura y listo.

Una mañana, John recibió una nueva llamada de la literatura.
Y ahora, ¿qué quieres? —dijo John de muy malos modos—. ¿Es que no has tenido suficiente?
No. Aún no —dijo la literatura.
¿Cómo que “aún no”? Yo ya he cumplido mi parte del trato. Escribí tu dichoso libro, el cual se ha convertido en un éxito de ventas. Tal y como predijiste. ¿Qué más quieres de mí?
Necesito que acudas al programa radiofónico literario de Arthur Samuelson.
¿Quién?
Arthur Samuelson —repitió la literatura—. Su programa radiofónico sobre libros es el líder en horario de máxima audiencia. Sus seguidores se cuentan por millones.
No jodas. ¿De veras existe un programa radiofónico literario en horario de máxima audiencia?



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro de la colección ABSURDAMENTE).


25 comentarios:

  1. Jajajajajjajajajajja. You are a F****** genius! Una vez más me he tronchado de la risa con tu relato. "¿Pedro Fabelo? ¿Ha muerto?". Eres el recopetín, amigo mío. ¿Habrá tercera parte?
    Muchos besos. Eres mi héroe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado mujer, a ver si me lo voy a acabar creyendo. Menos mal que ahí está mi blog para anclarme los pies a la tierra. :P

      Celebro que te haya gustado. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Aunque ahí está "El Padrino II" para desmentirlo. O para reafirmarlo, según esa Ley estúpida que asegura que las excepciones sirven para confirmar la regla. Que me aspen si lo llegué a entender alguna vez. :P

      ¿Tercera parte? Pero, ¿aún quieres más? ¿No te da pena el pobre John McGee? ¿Crees que sobreviviría a una nueva llamada de la literatura? No sé yo.

      Muchos besos, Evita. Cuídese usted. : )

      Eliminar
  2. Hola Pedro
    Me he reído un montón y eso, el primer día que deja uno de fumar...es perfecto. No se si me ha gustado más el primero o el segundo, son muy distintos, no pasa como en Jurassic Parck, los temas son diferentes. La tercera parte podría ser el viaje de Arthur...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paola. Me alegro que hayas dejado atrás ese maldito veneno. Odio el tabaco. Con toda mi alma.

      El que no tengas claro cuál de las dos partes te ha gustado más es buena señal, ¿no? Eso quiere decir que los dos relatos han cautivado tu interés, y que, por encima de cualquier otra consideración, han conseguido hacerte pasar un buen rato leyéndolos. Objetivo cumplido. Al menos en tu caso, claro.: )

      No tengo claro si seguir con esta historia. El pobre John ya me está dando lástima. Creo que ya va siendo hora de torturar a otros personajes que tengo por ahí en lista de espera. :P

      Un abrazo, Paola. Y gracias. : ))

      Eliminar
  3. Ay no puedo para de reír. No me extraña que el pobre Arthur saliera de allí corriendo. Es como ver la cadena amiga cinco minutos seguidos. De verdad, cada día te superas. ¿Qué haría la literatura si llamara a alguien que leyera un poco más? ¿O consigue tantas ventas por como es? Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Una pregunta, con la "cadena amiga", ¿te refieres a...? Fíjate, ni siquiera tengo valor para mentarla, no vaya a ser que atraiga a los espíritus malignos que allí confluyen y me vea poseido por ellos. Huy, ¡qué mal rollo! Quita, quita... :P

      Ojalá la literatura me representase a mí. Estoy seguro de que las cosas me irían mucho mejor. De entrada vendería millones de libros, y eso me permitiría vivir de ella, de la literatura me refiero. Un momento, ¿eso me convertiría en un chulo? Vaya. Ahora me he quedado en la duda. Tendré que pensarlo. : )

      Un abrazo, María. : ))

      Eliminar
  4. Me he vuelto a tronchar Pedro, la entrevista es genial .. en la línea del mejor absurdo.
    A mí me ha gustado más esta parte pero yo no soy quién para poner orden, me pasa lo q a John, viva el libre albedrío.. Un beso y abrazo de los grandes para uno de los grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Clara. ¡Qué bueno tenerte de vuelta por aquí! Se te echaba de menos, ya lo sabes. ; )

      Ya sabes que, para gustos, no hay colores. Ni sabores. Y si nos ponemos puntillosos, tampoco habría texturas, ni sonidos, ni olores. Bueno, olores sí. No creo que en cuestión de olores hubiese disparidad de criterios. Si viajas en autobús por la mañana de camino al trabajo y te toca al lado una de esas personas que parece que lleven un huerto de cebollas bajo el brazo, eso olerá mal aquí y en Pekín. Porque, no sé si lo sabes, pero los chinos detestan el olor a sobaquera de varios días. Huy sí. :P

      Ains, eso de enviarle besos y abrazos de los grandes a uno de los grandes...oh, ¡con qué facilidad provocas que mi corazón rebose de gozo, buena mujer! Dios te bendiga. : )

      Un beso y un abrazo para ti también, Clara. : ))

      Eliminar
  5. Me he vuelto a tronchar Pedro, la entrevista es genial .. en la línea del mejor absurdo.
    A mí me ha gustado más esta parte pero yo no soy quién para poner orden, me pasa lo q a John, viva el libre albedrío.. Un beso y abrazo de los grandes para uno de los grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que te ha gustado tanto que te has vuelto a tronchar, una vez más. Y yo me felicito por ello. Espera que me felicite a mí mismo. "Pedro, yo mismo me felicito a mí mismo. Hala, con Dios". :P

      Pues eso. Muchas gracias, Clara. Doblemente agradecido. : ))

      Eliminar
    2. jjaaaa, se publicó dos veces..

      Eliminar
    3. ¿De veras? Oh, vaya, y yo que pensaba que te había gustado tanto que no habías podido resistir la tentación de comentarlo dos veces. Lástima. : (

      Aún así, gracias Clarita. Un beso. ¿Ves? Si hubieses comentado dos veces te habría hecho llegar dos besos. Y si hubieses comentado tres veces hasta te habría subido a mi chepa y te habría dado un paseo por la orilla de la playa. Tú te lo pierdes. :P

      Eliminar
  6. Pobre literatura... Este John McGee me hace acordar tanto a Florencia Bonelli, a quien lee toda mi bendita familia, muy a mi pesar... Le tengo que dedicar alguna entrada multitudinaria en mi jarrito a esa señora.
    Me mató el nombre del programa radial ;)!

    Un abrazo, Pedro!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Paz. Que conste que antes de responder a tu comentario me he documentado. No conocía a Florencia Bonelli, alguien que, por lo que deduzco de tu comentario, no goza de tus simpatías. Según he podido saber por la Wikipedia, la Bonelli es una famosa escritora argentina especializada en novela romántica de ambientación histórica. Vamos, lo que viene siendo una Danielle Steel o una Barbara Cartland con acento argentino.
      Aquí, en España, hace algunos años tuvimos a una Danielle Steel patria. Era y es una famosa presentadora de televisión. Tan famosa que hasta tiene su propia revista de moda con su nombre -sí, su modestia brilla por su ausencia-. Su única novela vendió la friolera de 100.000 ejemplares. Y su parecido con Danielle Steel tenía truco. Con el tiempo se descubrió que ella no había escrito una sola línea de aquella novela, y que el "negro" que la escribió, en venganza por el trato recibido, había copiado literalmente diferentes extractos de novelas de la propia Steel. Aquello fue un escándalo de proporciones tales que obligó a la editorial, la todopoderosa Planeta, a retirar los ejemplares habidos en el mercado, y comprometerse a devolver el dinero a aquellos lectores que se hubiesen sentido engañados.
      Lo más curioso de todo es que el prestigio de esta supuesta "novelista" no menguó en absoluto. Al contrario. Se hizo más popular si cabe (snif), y su programa batió récords de audiencia, pulverizando a sus competidoras, otras petardas como ella. Con esto te quiero decir que la literatura, como la suerte, es bastante caprichosa, y nunca sabes porqué elige a unos e ignora a otros. En fin, ella sabrá.
      ¿Te gustó el nombre del programa de radio? ¿A qué es bueno? A mí me encanta. Pero claro, qué voy a decir si lo creé yo.

      Un abrazo, María Paz "Fer". : )

      Eliminar
    2. Ya que entramos en confianza, Pedro, te cuento de Jorge Bucay. Yo lo adoraba y le compraba todos "los libros", "las hojas de ruta" o cómo se llamen. Me los leía enteritos, me los devoraba. Y un buen día se fue para España corrido por los rumores de plagio de una autora española con quien, parece, según dicen las malas lenguas - que abundan a ambos lados del charco-, arregló por una jugosa suma de verdes y no siguió adelante con el juicio a cambio de que la nombrara en "el libro" en cuestión.
      La Bonelli es aún peor que Danielle Steel o que Barbara Cartland, en mi humilde parecer, porque es argentina, y eso, como argentina que soy, no me lo puedo tragar ni con soda. No me puedo digerir que esta señora venda un ejemplar de su bazofia pura a trescientos mangos mientras que las obras completas de Borges cuesten menos de la mitad y no estén a la venta en todos los kioscos. Pero es tal como vos decís, la literatura es una loca casquivana...

      Otro abrazo y te sigo leyendo con sumo placer! Muchas gracias.

      Fer

      Eliminar
  7. Habrá tercera parte, ¿no? Eso espero, esta historia está siendo muy divertida. Por cierto, he cerrado mi perfil en Google+ porque nunca he entendido bien cómo se usaba, vamos, que nunca ha terminado de gustarme, pero por aquí sigo :) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cris. ¿Tercera parte? ¿Y qué más le puedo hacer al pobre John? Ya me da penita el pobrecito. Creo que ya me he ensañado suficiente con él. Ahora toca cebarse con otros personajes que andan haciendo cola. Jeje : )

      ¿Has cerrado tu perfil en Google Plus? Pues es una lástima. Precisamente es la plataforma que más me gusta de todas. Más incluso que Facebook. Y Twitter ya sabes que no tengo. Aún ando pensándomelo. Y creo que va para largo. Al menos hasta que Google decida qué hacer con Google Plus, ya que, según los rumores que he leído por ahí, todo apunta a que Google tiene pensado echarle el cierre un día de estos.

      Confío en que podamos seguir manteniendo el contacto por aquí o por Facebook.
      Un beso, Cris. : )

      Eliminar
  8. Genial, desternillante. Ese John McGee podría ser un asiduo al Club de la Comedia (aunque creo que solo es para monologuistas). Podríais actuar juntos, como Faemino y Cansado o, mejor aun, haciendo un trío incorporando a tu blog, que también se las trae. Mira si te doy ideas.
    Ya más en serio, me pregunto qué presente la señora Literatura. ¿Poner en entredicho la calidad literaria de los escritores de best-sellers?
    Y aunque el relato sea ficción, no se aleja mucho de algunas realidades. Me gustaría ver a la Belén Esteban hablando de su libro en un espacio literario como el que describes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep Mª. Faemino y Cansado son muy muy grandes. Enormes. : ) Lo de presentarme al Club de la Comedia podría ser una opción para ganar algo de pasta. Aunque yo me limitaría a escribirles el guión a John y mi blog. Luego que ellos suban al escenario y actúen, que seguro que eso a ellos no les impone nada de nada.
      Lo de ver a la susodicha en un espacio literario defendiendo "su libro" sí que sería algo "absurdo" y "surrealista". Aunque, viendo cómo está la cosa de vender libros, no me extrañaría que acabase ganando el Premio Planeta. Y hasta ganando el Príncipe de Asturias de las Letras. Ya sabes que nuestra querida España es "different" en todo. ; )
      Un abrazo, Josep. : )

      Eliminar
    2. Hola Pedro!!

      ¡Qué risa! aún me estoy riendo, jejeje... eres un crack. No puedo parar de reír. Vaya entrevista, el presentador que no entiende a McGee... se ve que anda un poco estresado, jejeje... Desde luego hay gente "Pá tó", que poca paciencia y eso que es una virtud.

      Genial, me encanta. Espero que haya tercera...jejeje...

      Un beso.

      Soraya.

      Eliminar
    3. Hola, Soraya. No soy un crack. Soy Pedro Fabelo. No conozco a ese tal crack del que me hablas. ¿También él tiene un blog? Tendré que echarle un vistazo a ver qué tal. Aunque confío en que no trate sobre drogas y eso. Lo digo por el nombre. :P

      Mira que ya se lo advirtió McGee a la literatura: "Me aterra hablar en público. Me pongo muy nervioso y digo estupideces". Pero claro, como ella es tan "echá pa'lante", pues al final pasa lo que pasa. Pobre presentador. Menos mal que tiene el sonido del mar para relajarse. : )

      Vaya, parece que entre todos me vais a obligar a que me rompa la cabecita pensando en una tercera parte para esta historia. Lo cierto es que mi intención era dejarlo en este punto. Aunque, viendo el éxito que ha tenido, tendré que replantearme la cosa. En fin, no prometo nada pero haré todo lo posible por darle un remate digno a esta pieza.

      Un beso. : ))

      Eliminar
  9. Una carcajada me ha conducido a otra carcajada, en crescendo... Hasta la deseada lagrimilla. Una verdadera gozada. Gracias Fabelo.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Edgar. Sin vosotros todas estas historias no serían más que desvaríos de una mente absurda. Pero al transmitirme vuestras sensaciones, la mayoría positivas y alentadoras, me hacéis creer que cada línea consigue su pretendido fin: entretener y divertir. : )

      Un abrazo, compañero Edgar. : )

      Eliminar
  10. Ja ja ja
    Me he estado riendo desde el inicio hasta el final.
    Ojalá que Samuelson no haya quedado loco luego de esa entrevista.
    Un abrazo colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho me temo, amigo mío, que para poder saberlo no tendrás más remedio que leer la tercera y última parte de esta historia. A propósito, desde ayer la tienes disponible en el blog. ; )

      Un abrazo, Felipe. Y gracias por tu visita. : )

      Eliminar