sábado, 8 de agosto de 2015

LA LLAMADA 3ª Parte

Narrativa by Pixabay 2015

Para leer la primera parte, haz click aquí
Para leer la segunda parte, haz click aquí



Tras su frustrada entrevista radiofónica, John McGee pensó que ya había cumplido, que la pesadilla, por fin, había acabado para él.
No había nada en el mundo que desease con más fuerza que regresar a su rutina. A su querida, amada y deseada rutina; donde lo más emocionante en su acontecer diario se limitaba al hecho de quedarse sin leche para los cereales.
Lentamente, John fue recuperando el pulso de su vida. Pronto la rutina lo envolvió todo con su traje gris, dejando atrás la agitación y el bullicio inherentes a una fama efímera que ni buscó ni mucho menos deseó.

Aquella noche de viernes, tras una agotadora jornada de trabajo en la oficina, John se había dejado atrapar por los sugerentes cantos de sirena de las redes sociales. Llevaba una hora viendo publicaciones en Facebook como quien ve caer la lluvia tras el cristal de una ventana: hipnotizado por lo que está viendo y, al mismo tiempo, perdido en sus propias ensoñaciones. De ahí que le sobresaltase la inesperada irrupción de aquella insistente, irritante y molesta presencia.
¡Mierda! ¿Otra vez tú? —exclamó al verla allí de nuevo.
Hola, John —dijo la literatura—. Vengo a pedirte un último favor.
John se mostró contundente.
Ni hablar. Ya te puedes ir largando.
Por favor, John. Te prometo que éste será el último favor que te pida.
Ya me conozco tus promesas. Carecen de valor, como la palabra de un congresista. Estoy harto de tus mentiras. Y ahora, si me disculpas, tengo cosas que hacer.
El qué, ¿mirar mierdas en el Facebook?



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro de la colección ABSURDAMENTE).


20 comentarios:

  1. ¿Y añadirás que todo parecido con la realidad es pura coincidencia? Jaja
    En todo cado podría ser una parodia de la cruda realidad y más un John McGee existe y ha existido por ahí. Autor de un solo y exitoso libro. Pero mira, no me importaría que esa literatura me hiciera una visita aunque eso de morir por ella dejémoslo para otros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Así es. Aunque no sé yo, igual hay por ahí algún autor o autora que ha llegado a firmar algún tipo de pacto con el diablo o con quien sea, porque por más vueltas que le doy no me explico cómo han podido llegar tan lejos. Igual es cosa de mi envidia malsana, jajaja.

      ¿En serio te gustaría tener a la literatura atosigándote a todas horas? Pero hombre, Josep, con lo bien que estás tú ahora: sin jefes, sin horarios, sin cuotas de ventas que cubrir, y encima con ese pequeño tesoro cogiéndote del dedito y sonriéndote. ¿De veras cambiarías todo eso por el éxito efímero y la pesada carga de la fama? No sé yo. Te animo a que te lo pienses. :P

      Un abrazo, Josep Mª. : ))

      Eliminar
  2. Pedroooooooooooooooo! Soy yo, la fallera mayor, jajajajaja. Un final magistral, coherente y de lokos!
    Sigo leyendo tu libro. Lo leo poquito a poquito porque me da pena que se acabe. Ya te mandaré una sesión de fotos con él: mi compañero de verano.
    Besos genio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Penélopeeeeeeeee! Perdón. Digo, ¡Evaaaaaaaaaaaaaa! Jajajaja. ¡Cómo no voy a reconocerte, chiquilla! Eres una entre un millón. Y no creo que haya un millón de falleras. O igual sí. No sé. ¿Hay algún censo de falleras en Valencia? Da igual. Aunque lo hubiera tú seguirías siendo la Fallera Mayor Del Reino, la "namber uan". Y alcaldesa de Ciudad Esmeralda, no lo olvides. : ))

      Muchas gracias por lo de final magistral. Esas cosas llegan al corazón. Urgente y con acuse de recibo. Así que allá va mi respuesta: ¡Gracias, chiquilla! : )

      Me alegro un montón que estés disfrutando del libro. Intenté equilibrar las historias para que su lectura resultase placentera y amena. Hay quien me ha dicho que se lo ha leído en dos patás. No sé si eso es porque les ha gustado mucho o porque han acabado pateándolo en el suelo con ensañamiento de lo malo y aburrido que les resultó. No me ha quedado nada claro este punto. Miedo me da preguntar, la verdad. : (

      Si te animas con las fotos te pediré permiso para subirlas al blog. Me gusta presumir de lectores. Hace que todo el esfuerzo valga la pena. Cuídamelo, ¿vale? Que aunque sea de papel y cartón, cada ejemplar encierra un pedacito de mí. Joder, qué cursi me ha quedao esto, carajo. :P

      Besos, Fallera-Alcaldesa-Sonrisa Perenne-buena gente-chiquilla-maravillosa-moderadora. : ))

      Eliminar
  3. No hay como el fenómenos post mortem en las bellas artes...

    Un cordial saludo, Pedro.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que se lo digan a John Kennedy Toole!, uno de mis autores favoritos. : )

      Muchas gracias, María Paz. Os debía un buen final para la historia. No sé si lo he conseguido, pero al menos lo he intentado. : )

      Un abrazo, Fer. : ))

      Eliminar
  4. Tremendo remate final. Sonrisa con el pensamiento "Bravo, Fabelo, muy inteligente ", carcajada y gran crítica, astuta y constructiva, al mundo de la literatura. Fantástica puñalada a E.L James. Otra gozada de lectura.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Edgar. Pero no me llames por mi apellido, hombre, que somos conocidos. Aunque sea virtualmente hablando. Y, además, compañeros de letras. Tutéame. Con confianza. : )

      Eres muy amable, Edgar. La verdad es que se había creado tanta expectación en torno a esta historia que temía no darle un final a la altura. Menos mal que en uno de mis largos paseos acudió a mí la persistente, irritante y molesta presencia de "ya sabes quién". Me cogió del brazo y me susurró al oído: "Ni se te ocurra fallar ahora. Como la jodas haré que caigas en desgracia". Y claro, con una presión como esa, imagínate. ¡Como para no poner toda la carne en el asador! :P

      Un abrazo, Edgar. Y muchas gracias por tus amables palabras, compañero. : )

      Eliminar
  5. Eres un crack, Pedro! déjame decirte q te adoro.
    Me he reído con todas , me las he leído de corrido, como hacen los niños con los helados que les Milán, me he relamido después y he soltado un aah, de gustirrinín.
    Un placer los postres que me sirves y digo postre porque acabo de terminar de comer, pero vale de primero y de segundo pa repetir porque sirves...manjares!!
    besote y abrazos apretados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoooo, wow. No sé qué decir. Que una mujer guapa te diga que te adora es algo que necesita tiempo para ser convenientemente asimilado. Ahora mismo estoy como en una nube. Una nube de algodón, de esas que se compran en las ferias o en los parques de atracciones. Gracias a ti he vuelto a la niñez. Te lo agradezco, Clarita. : )

      ¡Qué bien sienta saber que he conseguido transmitir algo con mis letras! Emocionar es lo más difícil de conseguir. Y hacerlo con un puñado de letras, mucho más. Cuando digo "letras" me refiero a literatura, claro. Porque bien que emocionan los bancos con otro tipo de "letras". Esas sí que emocionan, sacando lo peor de ti y haciéndote gritar de pura frustración. Y hasta de hacerte llorar. Casi tanto como al leer "La dama de las Camelias". Cabrones. :P

      Me alegro un montón de haberte hecho disfrutar con las aventuras y desventuras del pobre John McGee. Seguro que a él le hubiese encantado saber que su historia ha conseguido arrancarte alguna que otra sonrisa. Dondequiera que esté, seguro que estará sonriendo ahora mismo. ¿Verdad, John? : )

      Un besote, Clara. : ))

      Eliminar
  6. q les Milán noo...joé..q les molan..( pcdm )jjjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Ah, vale. ya pensaba que los niños de hoy en día hablaban todos italiano. O que eran adictos a las gomas de borrar Milan, como las que usaba yo en el cole. : )))

      Imagino que "pcdm" significa: Puto corrector de mierda. ¿No? Jajajajaja. Un beso, Clarita. : ))

      Eliminar
  7. No le quedaba otra para llegar a los grandes éxitos de la literatura. Genial, me ha encantado. Un gran final para un hombre acosado por la Literatura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Como tú bien dices, no le quedaba otra al pobre John. Aunque, al final, murió como siempre soñó: en compañía de dos prostitutas y un enano travestido. :P

      Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo. : ))

      Eliminar
  8. ¡Puñetera Literatura! *-*
    ¡Yeah! ¡Y jodida!

    Tras leerte... Comprendo mejor esa frase de "Libros... Drogas Sugeridas, Tentaciones Permitidas...", empiezo a pensar que al principio de todo, la primera Palabra no era Libros en sí, sino Literatura... Droga Sugerida, toda una Tentación ;P

    Por no señalar que ese mensaje que deja en la Primera Parte, lo he leído con la voz de Troy McClure susurrándome al oído... ¡¡Aiiix!! He dejado de ver a Literatura como una Fascinante Femme Fatale, para ponerle el careto del Señor McClure... Aunque, al llegar a esta Entrada, he vuelto a contemplar a la Peligrosa Mujer que a todos nos fascina.

    ¡Aiix! Por no hablar de que soy #MegaFan de cada una conversación... ¡Me parto! ¡Son la re-leche! ¡No tienen desperdicio! Todavía me estoy riendo con lo de "memo" xDDD Bueno... Y con todo en verdad.

    ¡Eres un Crack! ¡Me encanta! ¡Leído de Seguido! ;)
    ¡Besazos Gigantes, Pedro!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Campanilla. Soy Troy McClure. Tal vez me recuerdes de otros libros tales como "Manual del perfecto pornógrafo -incluye caja de kleenex de regalo-" o "La escribí porque era mía". :P

    Y ahora en serio -o mejor, en serie, como Los Simpsons-, la Literatura es así, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Unas veces te bendice con el don de crear historias y personajes que logran trascender más allá de tu imaginación, y otras te abandona a tu suerte en el polvoriento desierto del bloqueo más absoluto. Yo no me puedo quejar, la verdad. Y no puedo hacerlo porque justo en este instante la tengo aquí, a mi lado, inspirándome una novela que llevo años queriendo sacar de mi cabeza. ; )

    Es curioso que digas eso de las conversaciones. Honestamente, pienso que dialogar es lo que mejor se me da, literariamente hablando. Siempre que me siento a escribir me voy imaginando a los personajes hablando entre ellos mientras yo voy transcribiendo lo que dicen. No en vano ya he escrito un par de obras de teatro y varios guiones para cortometrajes. El día que Hollywood me descubra, ya verás ya. ¡Os vais a cagar! :P

    Muchas gracias por la visita, Campanilla. Y por el comentario. Se te echaba de menos, locuela. : ))

    ResponderEliminar
  10. Y se confirmaron mis sospechas de que el radio locutor había quedado loco luego de esa entrevista ja ja ja
    Soy escritor en espera de que me visite la Literatura, pero desde ya digo que si me llega con una propuesta de esas no habrá discurso ni razonamiento que evite que la expulse por los medios que sean necesarios ja ja ja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Lo del pobre Samuelson son daños colaterales. Aunque, para tu tranquilidad, te diré que el hombre acabará recuperándose. Me lo dijo la literatura, que, además de sabia, es futuróloga. ¡Lo que no sepa ella, Ja! :P

    En fin, celebro que te haya gustado la historia del pobre John McGee. Aunque, no sé yo si tú podrías resistirte a los encantos de la literatura si algún día decidiese visitarte. Ya has visto lo persistente que es. ; )

    Un abrazo, Felipe. : ))

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho, pero me da pena que se acabe. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cris. Un placer tenerte por aquí de nuevo. Vaya, se ve que le has cogido cariño al personaje de John McGee. Confieso que me has conmovido. Me has recordado a mí mismo cuando le cojo cariño a un personaje literario y no quiero que sus aventuras acaben nunca. Es hermoso cuando algo así sucede, ¿a qué sí? ; )

      Muchas gracias, Cris. Un beso. : )

      Eliminar