sábado, 12 de septiembre de 2015

ESTUPIDEZ SIN FRONTERAS

Fotograma del film "The interview" propiedad de Sony Pictures


El dictador de aquel poderoso país asiático hizo llamar a su secretario.
¿Me llamaba su excelencia? —dijo el secretario en actitud sumisa, tal y como era preceptivo hallándose en presencia del líder supremo.
Quiero sustituir el actual himno nacional por una versión de La cumparsita interpretada con pitos de carnaval.
¿Y por qué quiere hacer eso, excelencia?
Porque soy el jefe de todo esto. ¿Algún problema?
No, amado líder.
También quiero contratar a Madonna para que me dé un concierto privado en palacio.
No sabía que le gustase Madonna.
Y no me gusta. Sólo quiero verle las arrugas de cerca e intentar averiguar su verdadera edad. He leído en la Wikipedia que si eres capaz de contarle el número de pliegues del cuello a Madonna puedes saber su edad exacta. Según parece los pliegues de su cuello son algo así como los anillos del interior del tronco de un árbol.
Pues en el caso de Madonna debe tener como un millón de pliegues —bromeó el secretario.
¿Te he dado yo permiso para bromear? —atajó el dictador fulminando al secretario con la mirada—. Contesta.
El secretario bajó la cabeza y clavó la vista en el suelo.
No, amado líder —dijo.
Mira que a mí no me cuesta nada pulsar un botón del interfono y ordenar que te corten la cabeza, ¿eh?
Lo siento, amado líder. No volverá a ocurrir —respondió el secretario en actitud sumisa—. ¿Desea alguna cosa más su excelencia?
Pues mira, sí. Quiero que detengan a mi ex novia y que la fusilen —dijo el dictador con frialdad.
¿Puedo saber el motivo?
Porque lo ordeno yo —contestó tajante el dictador—. Y, de paso, quiero declararle la guerra a nuestros vecinos del sur.
¿Así, sin más? —dijo el secretario.


(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).


14 comentarios:

  1. Muy cierto: esa estupidez no conoce fronteras, y dentro de las que yo vivo, abunda... Me voy ahora mismo a contarme el número de pliegues del cuello frente al espejo. Me mató eso. A mí si me gusta Madonna a pesar de todo...

    Un beso, Pedro!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Creo que si hay algo que nos iguala a todos los países del mundo es en el nivel de estupidez que nos rodea. De hecho, debería existir un organismo internacional, parecido a la ONU, que nos sirviese de recordatorio en este sentido. Se llamaría la OEU (Organización de Estúpidos Unidos). ¿Qué te parece? :P

      A propósito, y para tu tranquilidad, nadie, salvo Cher, puede presumir de tener la misma edad que Madonna. Así que por ese lado, estate tranquila. Aún te faltan muchos siglos para llegar a su edad. :P
      Confío en que, como fan de Madonna que eres, no me dejes de leer por haber hecho bromas sobre ella. Mira que todas las semanas paso lista, ¿eh? ; )

      Un beso, Maria Paz. : ))

      Eliminar
  2. ... cualquier similitud con la realidad de algunos
    paises,
    es pura coincidencia,
    y lo más cruel y amargo,
    es la pura verdad ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad, desgraciadamente, casi siempre supera a la ficción. : ( Un placer haber contado con tu visita, Jorge Alfredo. Gracias por tu comentario. Un saludo. : )

      Eliminar
  3. Genial relato, reflexivo. Muchas personas deberíamos seguir el ejemplo y pantarle cara a los pequeños y grandes dictadores que encontramos por el mundo. El mundo sería mejor, y a puede ser que desapareciera la estupidez humana. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. : ) Lo que me impulsó a escribir este relato fue contestar a la siguiente pregunta: "¿Qué pasaría si un día cualquiera absolutamente nadie le siguiese el rollo a los dictadores?" Y éste es el resultado. Por momentos cómico, por momentos ridículo, absurdo, surrealista, y, a pesar de ello, capaz de mostrarnos en toda su crudeza lo estúpidos que podemos llegar a ser a veces los seres humanos. : (

      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, María. Un beso. : ))

      Eliminar
  4. Para darnos cuenta de la estupidez de algunos sólo hay que leer noticias como la de que el un aeropuerto se va a vender a los Chinos por 10.000€ . Joder y algunos pagando hipoteca todavía. pudiendo tener todo un aeropuerto bien montado con alta tecnología para...¿ Dedicarlo al trapicheo de mercancías ilegales por ejemplo? La estupidez de altos vuelos.
    Un abrazo y gracias por tus historias absurdas que vista la realidad parecen de lo más coherentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Francisco. : ) Hace unos días, en una entrevista, me preguntaban: ¿Qué es lo que te resulta más absurdo a día de hoy en la sociedad en que vivimos?. Y mi respuesta fue: "Prácticamente todo. No hay más que ver las portadas de los periódicos cada mañana para darse cuenta de ello". Y aunque pudiera parecer un chiste, desgraciadamente no lo es. El mundo en sí mismo me parece absurdo. El ser humano en sí mismo me parece absurdo. Hasta la propia vida, si te soy sincero, me parece absurda. Cada día que pasa más difícil me resulta hallar explicación a según qué cosas de cuantas me rodean.

      Un abrazo, Francisco, y gracias a ti por animarte a leer las cosas que escribo. : )

      Eliminar
  5. Hola Pedro,
    me he sentido totalmente identificada con el secretario y el estúpido de su jefe. Hay tantos así en el mundo de las empresas. Mas de uno debería parar los pies a estos dictadores con los egos subidos ;)
    Un abrazo de supersecretarywoman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Supersecretarywoman! ; ) Recuerdo que en uno de los cuentos que incluí en mi primer libro de relatos -permíteme que haga promoción gratuíta de mi libro, espero que no te importe :P Gracias, eres un cielo. -. Pues eso, en aquel cuento decía algo así como: "¡Qué sería del mundo si los jefes hiciesen bien su trabajo, sería el caos, la anarquía, el mundo alrevés!". Ahora que lo pienso, igual este argumento está totalmente fuera de lugar. Pero oye, hay que aprovechar cualquier resquicio para colar algo de publicidad subliminal. La cosa editorial está bastante jodida. Bueno, en realidad está todo jodido. Y gran parte de la culpa de que todo esté tan jodido la tiene la estupidez humana. -¡Wow, qué bien traído! Esto SÍ que viene al dedillo-. ; )

      Un abrazo, mi Supersecretarywoman favorita. Y ya sabes, cuando tu jefe se ponga muy pesado contigo, sigue el consejo de mi adorado Lemmy Kilmister y grítale sin miramientos: ¡Go to hell! ; )

      Eliminar
  6. Albert Einstein decía:
    -Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

    El calentamiento climático no solo afecta el nivel del mar, sino también la tonteria del ser humano.

    Un abrazo amigo.

    JP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja ¡Saludos, Jean Pierre! La estupidez humana no conoce límites, ni fronteras. Menos mal que, como le decía Bogart a Bergman en la famosa escena final de "Casablanca": "Siempre nos quedará París". ; )

      Un abrazo, querido amigo. Y un beso para Mari Carmen. : ))

      Eliminar
  7. Le voy a enviar un sms a mi amiga Madonna con esta historia y que haga lo mismo contigo como el dictador hace con sus plebeyos. Meterse con la reina!! ¿Dónde se ha visto eso?
    Por cierto, noto cierta similitud en la pelea de estos personajes con las peleas que tienes con tu blog... creo que te está afectando gravemente!! jajajaja
    Estupidez humana, buen título, aunque esta vez, con connotaciones realmente realistas. Poca ciencia ficción puede existir con la estupidez humana.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, porfa, Jotapé, no le digas nada a tu amiga Madonna, que es capaz de presentarse en mi casa y darme un concierto privado. :P Es broma. Yo es que soy más rockero, me va más el rollo heavy y todo eso. Aunque de vez en cuando escucho algo de pop de los 80's, por nostalgia y porque en aquella época se hacía mejor música que ahora. O eso o me estoy haciendo viejo, que también puede ser. :P
      La estupidez es universal, querido amigo. Y mucho me temo que ningún país está a salvo de ella.

      Un abrazo, Jotapé. : )

      Eliminar