sábado, 19 de septiembre de 2015

GAZPANCHO VILLA

Ilustración de BrownPride.com

Los libros de Historia están plagados de personajes memorables. Hombres y mujeres cuyas gestas les han hecho merecedores de desafiar al olvido y resistir al implacable paso del tiempo. Entre esos grandes nombres podemos citar al gran Arquímedes y su memorable Principio —el único personaje histórico que carece de final—, o Martin Luther King y su famoso sueño —el pobrecito sufría de una narcolepsia severa y se pasaba durmiendo la mayor parte del día—, o Atila, y su poderoso ejército de mimos.
No obstante, si tuviésemos que designar al personaje más delicioso de la Historia de la Humanidad, un nombre propio sobresaldría por encima del resto: Gazpancho Villa.

Gazpancho fue uno de los jefes y cabecillas de la revolución mexicana, acaecida entre 1910 y 1920. Según cuentan los libros de Historia —que son muy chismosos ellos, todo hay que decirlo—, la participación de Gazpancho Villa se tornó decisiva en la derrota final del régimen liderado por el entonces presidente mexicano Victoriano Huerta.
El férreo régimen de Huerta, que los historiadores y cronistas de la época no dudan en situar por debajo de las 1.500 calorías diarias, hacía que el carácter del citado presidente se le agriase en grado sumo. De hecho, resultaba de lo más cotidiano verle sentado en su bicicleta estática sudando a mares mientras firmaba sentencias de muerte a tutiplén.

De Gazpancho Villa se dice que nació el 5 de junio de 1878, si bien los historiadores no se ponen de acuerdo acerca del lugar exacto. Mientras unos sitúan el acontecimiento en Río Grande, otros lo sitúan en Río Lobo; e incluso los hay que se debaten entre Río Bravo y Río Rojo. Los más atrevidos, no obstante, llegan a especular con la posibilidad de que en realidad Gazpancho Villa no hubiese nacido en ninguna película protagonizada por John Wayne.
En lo que sí coinciden todos es en que el joven Gazpancho nació con un pan debajo del brazo. Pero no un pan cualquiera, sino un pan de muerto con un delicioso toque de naranja y anís. Y es que la historia de Gazpancho Villa tiene su miga.


(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).


11 comentarios:

  1. ¡¡¡Por Diooooor!!! ¡¡Por los Demonios de Purpurina!! ¡¡Por todos mis Compañeros!!

    Perooooo... ¡¡¡Que me parto!!! (En dos... O en tres... Ya veré cuando recoja el Rompe-Cabezas en el que me acabo de convertir...) ;P

    Aiins... Me encanta cuando leo y en mi Cabeza escucho vocecitas de Narradores que, de pronto, se me vienen (sin avisar) porque hay un "no sé qué" que me recuerda a Ellos... Así que... Mi Querido Pedro, te he leído con la Voz de Sheldon Cooper y Leonard Hofstadter de "The Big Bang Theory" *-*

    ¡Ay! ¿Puuuu qué? ¿Pu qué eres la Re-Leche? ;3

    Es que... Gaz-Pa-n-cho... ¡Mira que lo he intentado! Pero me salía por si solo lo de "Gazpacho" xD ¡Se me trababa la mengua sola! xDDD

    Y lo del Capitán Kirk... Me he quedado en Modo "¡Espera! ¡Kirk! ¿Kirk? ¡Viajes en el Tiempo! ¡Weeeeee!"

    Después... Y me entero que las Circunstancias han estado haciendo cositas pecaminosas... ¡Ay! ¡Voy a ver que hacen las mías! ¡No vaya a ser que tenga un mini-Bender! (Es que... ¡Me acaba de recordar a un Capi de Futurama que vi ayer! ¡Sorry!)

    En fin... ¡Gracias por sacarme tantas y tantas carcajadas! ¡Ha sido super chulo leerte!

    ¡Besotes de Purpurina Radiactiva! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, Campanilla! : )) ¿Y por dónde empiezo yo ahora? Si es que ahora has sido tú la que me ha sacado a mi la sonrisa. Y encima, no sé si porque me ha cogido cariño o qué, pero se niega a abandonarme. Así que, desde hace un rato, ahí estoy, con la sonrisa puesta de oreja a oreja. Y que no se me va.
      Eso me ha traído algún que otro problema. Verás. Te cuento. Resulta que me he encontrado con una vecina jovencita en el ascensor y la pobre, al verme sonriendo, ha puesto cara de: "¿Y éste? ¿Por qué me sonríe de esa manera? O una de dos: o se trata de un jodido pervertido, o se ha tragado una percha". : ))

      Confesión 1: Yo también pongo voces en mi cabeza cuando leo algunos textos. Incluso cuando los escribo. Me ayudan a meterme en situación. Me alegro de no ser el único. ; )

      Confesión 2: ¿Puedes creer que a mi "Big Bang Theory" no era una serie que me llamase especialmente la atención? Sin embargo, de unos meses a esta parte, me he enganchado a ella de tal manera que procuro no perderme ninguna de sus reposiciones en TV. ¡Ahora me chifla! : ))

      Confesión 3: No, no voy a confesarme como la prota de tu cuento de "Sin pecado concebida". Se acabaron las confesiones por hoy. ¡Ea! :P

      Besotes y abrazos, Campanilla. Y gracias por la sonrisa, a pesar de todo. : ))

      Eliminar
  2. Qué mente, la tuya! Vaya pedazo de historia... sigue sigue Sputnik? si yo era un pipiolo!! jajaja
    Lo próximo que será? Lansaña? jejeje...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Lansaña...no me des ideas, Jotapé, no me des ideas... :P

      En los 80, ¡éramos tan jóvenes...! ; )

      Un abrazo, Jotapé. : ))

      Eliminar
  3. Pedro,
    vaya imaginación tienes, estás sembrado jejee Genial el argumento y los personajes ...me parto con sus nombres. Como cada fin de semana, me has robado unas carcajadas.
    Un besazo
    Fdo: Supersecretarywoman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Erika, mi Supersecretarywoman favorita! ; ) Muchas gracias por tus elogios. Aunque, entre tú y yo, tengo miedo de que me los acabe creyendo y se me suba el pavo a la cabeza. Yo no tengo la sangre fría como Gazpancho. Eso sí, cuando alguien me lanza un elogio, me pongo rojo como un tomate. ¿Procederé yo también de la tribu de los Ketchup? Uhm, tendré que revisar mi árbol genealógico. :P

      Muchas gracias por pasarte por aquí, por tu fidelidad y por el cariño que siempre has demostrado hacia mis letras. Es un lujazo contar con toda una heroína. Y no de cómic precisamente, sino real como la vida misma. Besos, Supersecretarywoman ; )

      Eliminar
  4. Muy amena e interesante tu lección de historia, Pedro. Si me la hubiesen enseñado así en la escuela, habría aprendido más. Este Gazpancho Villa tiene un aire a un señor muy simpático y gracioso de quien estoy leyendo unos buenos cuentos, no sé si lo conocerás. Me refiero a lo físico estrictamente, claro está.

    Un abrazo, Pedro.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me suena vagamente de algo ese personaje del que me hablas. Y dime, ¿son buenos esos cuentos que escribe? Porque igual me interesaría leerlos y aprender de él. A mí todo lo bueno me gusta. Y si encima me lo recomienda gente en la que confío, pues mejor que mejor. Espero tu recomendación. ; )

      Un abrazo, Fer. Y gracias. : )

      Eliminar
  5. Luego vuelvo cuando se me pase el ataque de risa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y anda que Campanilla ayuda... lo dicho, luego vuelvo jejejejejeeje

      Eliminar
    2. Jajajajaja. Vale. Te espero. Jajajajaja. Vaya, pues sí que es contagiosa vuestra risa. Jajajajaja. : ))

      Un beso, Soledad. : )

      Eliminar