sábado, 31 de octubre de 2015

¿HALLOWEEN? ¡Y UNA LECHE!



Transilvania. 31 de octubre de 2014. Noche de Difuntos.
Cerca de Braşov, en Transilvania, ubicado en lo alto de una colina, se levanta una imponente fortaleza medieval que lleva por nombre Castillo de Bran. Esta construcción es mundialmente conocida por ser el hogar del mismísimo conde Drácula, quien reside allí desde 1476. Imaginaos lo que puede llevar pagado este hombre en concepto de Impuesto Sobre Bienes e Inmuebles. Una fortuna.
Conviene precisar que la imagen del auténtico conde Drácula difiere bastante del imaginario popular. Siempre que uno piensa en Drácula lo hace proyectando mentalmente la imagen de un tipo alto, delgado, de aspecto seductor y distinguido, poblada cabellera de sienes plateadas peinada hacia atrás y vozarrón imponente. Es decir, que imaginamos la versión Drácula de Christopher Lee en las producciones de la Hammer.
Sin embargo, la realidad es bien distinta.
El auténtico Drácula es más bien bajito —apenas mide un metro cincuenta y dos de altura—, pesa alrededor de los noventa kilos, y en vez de una poblada cabellera de sienes plateadas luce una brillante calva rodeada de una ensortijada melena circundante. O sea, que en vez de un Drácula a lo Christopher Lee tenemos a uno tipo Danny DeVito.
Pero aún hay más.
Hasta tal punto el Drácula real es tan diferente al estereotipo comúnmente aceptado, que ni siquiera en lo relativo a su personalidad o cualidades físicas guarda un parecido razonable con el aristocrático personaje interpretado por Mr. Lee. El Drácula real es más bien zafio, grosero, torpe e incompetente, y con una clara tendencia al aislamiento social y a perder los estribos cuando se siente superado por las circunstancias.
Resumiendo, que el Drácula real es un soltero impenitente de baja estatura, gordo, medio calvo, de mal carácter y con casi seiscientos años a sus espaldas. Es decir, lo que viene siendo una mierda de tío.

(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).


22 comentarios:

  1. Acabo de leerlo de un tirón. Muy bueno, me he reído mucho. Pobre conde, la Juventud ya no tiene respeto por las viejas glorias.
    Siempre le quedaría el recurso de intentar empalarlos a todos, pero visto el patio de cómo están de violentos los niños hoy en día, yo no lo intentaría.
    “Los tiempos están cambiando”…Sin remisión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Oscar. Como tú bien dices, "visto como está el patio y de cómo están de violentos los niños de hoy en día", si al pobre Drácula le diese por hacerles frente igual los niños hasta acababan empalándolo a él a poco que se descuide. Ver para creer. :P

      Muchas gracias por la visita y por el comentario, Oscar. Un abrazo. : )

      Eliminar
  2. ¡¡¡Buenísimo!!! Me encanta tu descripción de Drácula DeVito, es como si lo estuviera viendo... el pobre, con lo a gusto que estaba leyendo a Pedro Fabelo y van y lo interrumpen para recordarle lo caduco que está... Y ¿no sabes por qué le gusta este autor? Yo te lo digo, seguro que le ha hecho reír con sus obras tanto como a mí con este relato. Insisto: ¡¡¡Buenísimo!!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chari. Lo cierto es que tengo curiosidad por leer a ese autor. Dicen quienes lo han leído que su libro es para troncharse, lo cual no viene nada mal en estos tiempos tan desconcertantes que vivimos. Habrá que tenerlo en cuenta. Fíjate, igual me paso por Amazon para echarle un vistazo al adelanto de páginas gratis que ofrece, a ver si me animo y le compro algo al pobrecito. : )

      Un beso. Y gracias por la visita y el comentario, Chari. : )

      Eliminar
  3. Porque hoy estoy muy cansado y tengo que pergeñar mi propio post de Jálogüin..., pero hombre, que me ha destrozado usted al más grande, bueno, ex-grande, de mis mitos. Bien creí que me estaba describiendo a mí mismo cuando a bocajarro y sin avisar nos suelta lo del Devito. Ahora bien, por el resto del artículo le absuelvo de todo sacrilegio, eso sí, si dice que el Conde lee su blog... ¿cree usted que hoy va a dormir tranquilo? FELIZ JÁLOGÜIN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe usted cuantísimo lo siento, Don José Florentino. Créame usted que en modo alguno obraba en mi ánimo destrozarle a usted mito alguno. Mecachis. ¡Qué ingrata tarea la mía de ir destrozando mitos y leyendas cuál pertinaz descreído! No tengo excusa. La culpa la tiene el haberme pasado media vida admirando y maravillándome con genios de la talla de Allen, Groucho y Zappa, entre otros; ¡mis dioses inmortales! :P

      Por supuesto, ¡feliz jalogüin para usted también, Don José Florentino! Un abrazo. : ))

      Eliminar
  4. jejeje Lo que viene siendo una mierda de tío jajajajajaja pobre DeVito. Me gusta más tu versión moderna del Conde Drácula, qué la tradicional es muy sosa. Peter, ¿te he dicho ya que escribes tan requete bien que he visualizado totalmente la vacilada de los chavales al vampiro? Pues eso. jeje Muy bueno, como siempre. ;)
    Nota adicional- No me explico como ha llegado tu libro antes a Transilvania que a mi casa. Lo dejo ahí, como una duda existencial. :P
    Un abrazo, draculín. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Hola, Sole. No sé qué agradecerte primero: si tus piropos hacia mis chistes, hacia mi forma de darle la vuelta al mito de Drácula o hacia mi forma tan visual de narrar mis historias. Y es que, aunque no te lo creas, además de un genio de las letras, soy una persona muy agradecida. Cosa que agradezco. ¿Lo ves? ¿Ves como no miento? :P

      ¿Sabes? Yo también me pregunto cómo es posible que haya llegado mi libro antes a Transilvania que a tu casa. Tendré que hablar con los de Correos a ver qué está pasando. Igual el conde tiene cuña en Amazon. : )

      Un abrazo, vampirella. : ))

      Eliminar
  5. Efectivamente, los tiempos cambian y cómo cambian. Hasta el mismísimo Conde Drácula tiene que soportar a esos mequetrefes que no paran de llamar a la puerta en el momento más inoportuno gritando eso de "truco o trato" sin que ni siquiera sepan qué coño significa ni de dónde viene la tradición anglosajona del Halloween. Pero tendremos que rendirnos a la evidencia. Importamos costumbres extranjeras, mucho más rentables que las viejas tradiciones locales. Pues yo me quedo con mis castañas cocidas, mis boniatos asados y mis "panellets", esos deliciosos dulces a base de piñones que, por cierto, su precio está ya por las nubes.
    Si yo fuera el señor conde, me hubiera lanzado a la yugular de esos pequeñajos insensibles y atontados. Ya sabrían lo que es dormir toda la eternidad en un ataúd.
    Como siempre, ha sido una gozada leer tu relato. Le sacas punta a todo.
    Un abrazo terrorífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Muchas gracias, Josep Mª. Y ahora, entre tú y yo, si me das a elegir yo también prefiero esas castañitas asadas a un triste puré de calabaza. ¡Uhm, qué ricas las castañas por Dios! ¡Y también qué caras! La inflación, ya sabes. El mercado de las castañas está cotizando al alza en el índice Down Jones. Casi tanto como el oro. De hecho, no me extrañaría nada que nuestros queridísimos políticos invirtiesen en castañas en vez de en lingotes de oro. Y es que a éstos no se les escapa una. :P

      Si yo fuera el conde ni siquiera les habría abierto la puerta a esos enanos. Y es que el libro de ese tal Pedro Fabelo tira mucho, ¿sabes? Y es adictivo de narices. Una vez que lo empiezas no puedes dejar de leer hasta acabarte tres o cuatro piezas como mínimo. O eso me han dicho. Me pregunto si será cierto. Tendré que comprobarlo por mí mismo. ; )

      Un placer, como siempre, contar con tu visita, amigo Josep Mª. Y mira, para que veas que no te miento en absoluto, en vez de un abrazo terrorífico, te devuelvo un fuerte abrazo de amigo agradecido. : )

      Eliminar
  6. ¡¡¡¡Noooooooooooooooo!!! ¡¡¡Pedrooooo!!! ¿Puuuuu quéeeee? ;((((

    ¡¡Jopedín!! Hace unos años, me compré un Libro con la Bio de Vlad Tepes, que le vamos a hacer... Yo ya conocía a mi Dracula de Stoker, pero claro... Necesitaba conocer el Origen que inspiró al Vampiro y toda la Leyenda que hay detrás del Empalador... Y me enrollo... El caso es que salía una "Foto", vamos una pintura de Vlad... Y... ¡¡Adiós al Mito Erótico fabricado por mi Mente Malsana!! ;(((

    Por lo que, tras una Gran Discusión con mi Mente Sana y por mi propia Salud Erótica, entre Todas, llegamos a la misma conclusión: Nos fabricaríamos nuestro propio Dracula ;P

    Y ahora... Vas tú... ¡¡Y reabres la Discusión!! xDDD

    Pobre Conde... Interrumpido por esos Críos Insensibles... ¡¡Gran Guiño a esta Sociedad que teme más quedarse sin Móvil que ser atacado por un Vampiro!!

    Siempre seré de las de Ataques de Vampiros #SeSabe

    ¡¡Besotes Sangrientos!! ^w^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Campanillaaaaaa!! Se te echaba de menos, chiquilla. : ) Sé que has estado súper liada, y que te están pasando un montón de cositas súper chulas. Así que, ¡me alegro un montón por ti! ; )

      Sí, yo también me llevé un chasco cuando vi el famoso cuadro de Vlad Tepes, con esos ojos saltones, los labios gruesos y ese poblado bigote que le cruza la cara de lado a lado. Es lo que tienen los mitos; cuanto más sabes de ellos menos fascinantes te resultan. Al final, vale más "imaginar" que "conocer". Aunque, para tu tranquilidad, ahí tienes las novelas de Anne Rice y su famoso Lestat con su adaptación al cine con Tom Cruise y Brad Pitt a la cabeza. Seguro que ésos sí que son vampiros de los que te gustan. ¿A qué sí? Confiesa. :P Nah. Te entiendo perfectamente. A mi también me parecían más eróticas las pelis de la Hammer, con aquellas vampiresas escotadas que te ponían...la piel de gallina. :P Jejejeje

      Ahora, cierra los ojos, déjate llevar, y concéntrate en tu vampiro favorito...¿ves? Todo solucionado. ¡Imaginación al poder! ; )

      Un besote, Campanilla. Y no olvides dejar esta noche la ventana de tu cuarto medio abierta. El hueco justo para que pueda entrar un murciélago. ; )

      Eliminar
  7. jajajaja, pues sí, doy fe de ello, quedarse sin saldo en el móvil es la peor de sus pesadillas o sin batería, claro, jajaja
    Muy bueno, chavalín.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que para los chicos de hoy en día quedarse sin saldo es casi peor a que te visite Freddy Krugger, el Jason de Halloween, el chalado de Scream y el Hombre del Saco todos juntos. ¡Dónde se va a comparar! Telefónica es terrorífica, tío. :P

      Muchas gracias, chavalín (creo que somos de la misma quinta) ; )

      Un abrazo, Jotapé. Y gracias por la visita. Se agradecen las visitas de los amigos. : )

      Eliminar
  8. Jijiji me lo creo totalmente. Es verdad que esto podría haber pasado.
    Me rio por no llorar. A mis hijas les queda poco para pedirme un móvil. Y eso que aún no han pasado de los seis años.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Quisiera poder decir que gran parte de mi pieza está claramente exagerada. Pero, tal y como veo el mundo que me rodea, no estoy tan seguro de ello. Aunque no te lo creas, he visto a niños de seis años con móvil y hasta con pendientes. Me pregunto qué será lo próximo, ¿tatuajes tribales a los cinco? :P

      Un besillo, María. Y gracias por la visita. : )

      Eliminar
  9. Saludos Pedro, la verdad es que tal como has respondido en uno de los comentarios, esos cinco cabroncetes no se habrían asustado ni aunque les visitaran juntos Freddy, Jason, Ghostface o Mike Myers.

    Ha sido una graciosa y carismática revisión del conde Drácula, que ha ido perdiendo majestuosidad a medida que su descripción ha ido cambiando, y ha derrocado al mítico Lee (no quisiera saber quién habría sido Van Helsing en tu historia jaja) para acabar en DeVito.

    Tendría que haber cogido Drácula el móvil y haberle hecho a alguno una llamada a cobro revertido jaja.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos, José Carlos! : ) Es cierto. Tal y como dejo entrever entre líneas, "la televisión, Internet y los videojuegos han insensibilizado de tal modo a los niños de hoy en día que casi son ellos los que dan miedo y no al revés.

      Pues mira, siguiendo las pistas que tú mismo me dejas, creo que una buena elección para Van Helsing sería el Dr. Evil (o Doctor Maligno) de Mike Meyers en su magnífica saga de Austin Powers. Me parece estar viéndolo junto a su inseparable Mini-Yo, él con una estaca en la mano y Mini-Yo con una mini estaca. ¿Qué te parece? :P

      Un abrazo, José Carlos. Y gracias por pasarte por aquí y por comentar. : )

      Eliminar
  10. Llego un poco tarde esta vez, Pedro, porque recién hoy, viernes, se me termina de ir la resaca de la borrachera que me pegué en Halloween, ya que sólo mamada me banco todas las pavadas del cuento de la noche de brujas y la mar en coche. Me sentí identificada con el verdadero Conde Drácula, tanto con su altura y su peso como con su mal genio. La noche en cuestión estaba intentando dormir luego del agotamiento estresante que produce el haber disfrazado a hijos y sobrinos para sus respectivos festejos. No resultaba fácil conciliar el sueño dado que me daba vuelta el mundo tendida en la cama. De repente, sonó el timbre de casa. Eran mis vecinitos de la vuelta, jugando al patético "Dulce o truco" argentinizado. Estos niños ya deberían saber que en este país nadie te regala nada, mucho menos caramelos, al precio que están en plena ola de inflación, hay que ver. ¡Una vez que me saco de encima a mis niños vienen los de la vuelta, será posible! Así es que me levanté, medio tambaleante y hecha una furia, tal como el chupasangres de Transilvania, y los mandé ya te imaginas dónde. Finalmente, me hice una buena jarra de café y me puse a leer tu libro de nuevo. Resultado: no pude pegar un ojo en toda la noche, entre el café y las risotadas que tus relatos me arrancaban, desperté a medio barrio, y vinieron los padres de los niños a mandarme a mí ya sabes a dónde...

    Un beso grande y Happy Halloween!!!

    P.D.: Tal como había imaginado, ninguno de los autores de blog a quienes les pasé el premio que tú me concediste hizo referencia alguna al hecho. Me disculpo por ello, porque es una pena que se corte la cadena de otorgamiento de ese reconocimiento al ahínco. La próxima vez, apuntaré mejor ;)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fer : ) Hay un viejo refrán español que dice: "Nunca es tarde si la dicha es buena". Y la dicha, en esta ocasión, es más que buena, aunque el motivo que la sustenta sea tan "mareante" :P

      De tu divertido comentario, permíteme resaltar una frase: "Estos niños deberían saber que en este país nadie te regala nada". ¡Qué gran verdad, querida Fer! Pero no sólo en tu país ocurre eso, sino en todos los países del mundo en general. De hecho, no me extrañaría nada que en un futuro no muy lejano los Gobiernos, una vez sean capaces de advertir la ingente cantidad de dinero que se maneja en torno al clandestino mundo de los dulces o caramelos, decida distribuir agentes encubiertos de Hacienda por las calles para que calcule y aplique un porcentaje en concepto de Impuesto Especial a las Golosinas. Ya me parece estar viendo a los agentes confiscándole la bolsa de caramelos a los niños: "A ver, 12 caramelos de fresa, 8 barritas de regaliz rojo y 4 pastelitos de chocolate al 25% de gravamen hacen un total de 3 caramelos de fresa, 2 barritas de regaliz y 1 pastelito de chocolate para el Estado. Alguacil, proceda". : )

      De los premios debes quedarte con la parte positiva del asunto, que no es otra sino el reconocimiento de alguien ajeno a tu entorno familiar o afectivo que valora y aprecia tu trabajo y dedicación de manera sincera y desinteresada. Lo otro es como una guinda a un delicioso pastel. Lo realmente sabroso es el pastel en sí. : ))

      Un beso grande, Fer, y, aunque tarde, Feliz Halloween para ti también. ; )

      Eliminar
  11. Me encantó este relato, Pedro. Ya sabes lo que pienso. Besos, niño <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Evita. : ) Muchas gracias, chiquilla. Se agradece. Oye, pues ahora que lo dices, me has dejado en la duda. No sé lo que piensas. De verdad. Igual es que mis poderes telequinésicos están perdiendo potencia. Me estoy haciendo viejo, Eva. :P

      Besos, niña. ; )

      Eliminar