sábado, 17 de octubre de 2015

UNA CONFESIÓN EMBARAZOSA

Foto: Huffington Post

El reloj-despertador sobre la mesilla de noche marcaba las 9:35 pm de un martes cualquiera. Walter Prey y su mujer Alice estaban en la cama. Si bien en los físico apenas les separaban unos pocos centímetros, en lo mental y afectivo mediaba un abismo entre ambos.
Walter, concentrado, sostenía uno de esos libros de crucigramas que tanto le gustaba completar en lo que él solía denominar su «tiempo para mí».
Alice, por su parte, permanecía con los brazos en jarra, la espalda apoyada en la almohada y la mirada fija en el pequeño televisor que el matrimonio tenía instalado en el dormitorio. A pesar de mirar fijamente la pantalla del televisor, la mente de Alice divagaba a kilómetros de distancia de allí.
Alice estaba nerviosa. Debía anunciar algo importante a su marido, pero no sabía cómo hacerlo. Normal. Lo que Alice rumiaba en silencio amenazaba con llevar a su matrimonio a un punto de no retorno.
Al final, tras darle más vueltas al asunto que una noria sin frenos, Alice decidió ir directa al grano. Resuelta, apagó la tele con el mando a distancia.
¿Walter?
Uhm —dejó caer el marido sin apartar la vista del crucigrama que estaba completando.
Estoy embarazada.
¿Embarazada? Ah, bien. Estupendo —respondió Walter con aire ausente, concentrado como estaba en la definición del 2 horizontal de su crucigrama: «Zorro del desierto, mamífero carnívoro cánido».
Alice tenía dos opciones: o arrebatarle con furia el dichoso cuaderno de crucigramas a su marido, golpearle con él y desatar la madre de todas las discusiones, o contar hasta diez, mantener la calma y volver a intentarlo manteniendo el tono suave y distendido.
Se decantó por la segunda opción.
¿Has oído lo que he dicho? —insistió.
¡Fénec! —exclamó Walter, inmerso en «su mundo».
¿Qué coño es fénec? —dijo Alice, que ya iba notando cómo se le empezaba a hervir la sangre.


(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).


33 comentarios:

  1. No se si sería correcto, escribir la palabra que me ha venido a la mente...........JO..... !! buen día amigo.. Vaya!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? Lo bueno de este pequeño rinconcito absurdo es que puedes ser todo lo políticamente incorrecta que te apetezca. Así que, adelante, di esa palabra que tanto se te resiste. No tengas miedo, mujer. ; )

      Un saludo, Marijose. Feliz finde. : )

      Eliminar
  2. Me creo casi todo ... :-), saludos, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Haces bien. ; ) Saludos, Esther. : ))

      Eliminar
  3. jejeje Un tipo tranquilo, sí señor. Yo estaba apunto de hacerle comer el crucigrama, hasta que la revelación de no ser el padre ha aplacado mi ira "enfado muy violento o deseo de venganza"-5 horizontal-. Con razón estaba tan tranquilo, sí con él no iba la película, jeje. Muy divertido, Peter. :D Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Walter. Los crucigramas le pierden. Es como si el mundo alrededor dejase de existir ante la maravillosa visión de unos recuadros vacíos y un montón de definiciones horizontales y verticales pendientes de resolución. Me recuerda a alguien que le ocurre exactamente lo mismo cada vez que se sienta a escribir alguna de sus absurdas historias. :P

      Muchas gracias, Sole. Gracias por la visita y por el comentario. Un beso. : )

      Eliminar
  4. Seguro que la realidad supera a la ficción... Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. El mundo es un lugar mucho más absurdo de lo que estaríamos dispuestos a admitir. : )

      Un saludo, Luy. Y gracias. : ))

      Eliminar
  5. Seguro que la realidad supera a la ficción... Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juraría que ya he contestado a este comentario. ¿Estaré viviendo un nuevo episodio de deja vu? Mi memoria ya no es la que era. :P Jajajaja

      Un beso, Luy. Y gracias por comentar dos veces. Mira, sólo por eso te mereces dos besos. Ea. ; )

      Eliminar
  6. Hay que reconocer que Walter tiene paciencia y Alice carece de ella... Un mujer con ese caracter deberia tener prohibido reproducirse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? Jajajaja Yo creo que en el fondo ambos son víctimas. Ella de su carácter explosivo, y él de su pasión por los crucigramas. : )

      Muchas gracias por leer y por comentar, José. Un abrazo. : )

      Eliminar
  7. Tal vez la próxima palabra que le depare su apasionante pasatiempo a Walter pueda definirse con cuernos. Estoy con Esther: lo creo casi todo.

    Un abrazo, Pedro ;)!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Tal y como yo lo veo, la cosa quedaría así:

      DEFINICIÓN 9, VERTICAL:
      m. Mamífero artiodáctilo rumiante de la familia de los cérvidos, esbelto, de color pardo, pelo áspero y corto, patas largas y cola muy corta. El macho tiene astas o cuernas estriadas y ramosas, que pierde y renueva todos los años, aumentando con el tiempo el número de puntas, que llegan a 10 en cada asta.

      RESPUESTA: Walter Prey

      Un abrazo, Fer. Y gracias por todo. ; )

      Eliminar
  8. Ayyy que caracteres tan diferentes. A pesar de que los polos opuestos se atraen, nadie puede sobrevivir a la rutina y a la falta de deseo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ni a los crucigramas! :P

      Un abrazo, María. Y feliz cumple. : )

      Eliminar
  9. Muy buena descripción de cuando el amor o se acaba o de cuando nunca existió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dejo a la interpretación de cada uno. : )

      Gracias por pasarte y por comentar, Italo. Un saludo. : )

      Eliminar
  10. Jejejej, buena historia, genial diría yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tú dices que es genial, no tengo absolutamente nada que objetar. ¡Faltaría más! :P

      Muchas gracias, Pilar Serrano. Un saludo. : ))

      Eliminar
  11. Cierto que a veces la vida es como un crucigrama pero lo de este tipo va para nota.
    No sé si los idiotas son felices en su idiotez pero a Walter parece irle bien.
    A éste le preguntan aquello de qué diferencia hay entre ignorancia e indiferencia y responde "no lo sé ni me importa".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Muy bueno. : ) Pues sí, Josep Mª. A veces no sabe uno si es mejor hacerse el tonto ante según qué cosas. Y si no que se lo pregunten a Claudio César Germánico, que por hacerse el tonto sobrevivió a buena parte de las intrigas palaciegas de aquella Roma Imperial teñida de sangre y ambición.
      Un abrazo, mi buen amigo. : )

      Eliminar
  12. Mejorando post a post.
    Onomatopeya de aplauso, 4 letras, en horizontal porque me he caído de la risa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me abruma usted, Don José Florentino. Y se lo agradezco. De veras. : )
      Y para responderle a su comentario, se me ocurre una palabra. 14 letras. "Sentimiento o muestra de gratitud por algo recibido". A _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ O

      Saludos, José Florentino. Y muchas gracias. : )

      Eliminar
    2. Siempre un P_ _ C _ R (gustirrinín, pero en finolis, 6 letras).

      Eliminar
    3. Siempre un P_ _ C _ R (gustirrinín, pero en finolis, 6 letras).

      Eliminar
    4. : ) Un abrazo, José Florentino.

      Eliminar
  13. Pues sí, qué idiota. Por cierto, ¿veremos cómo continúa esta historia? Porque me gustaría. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris. : ) Respondiendo a tu pregunta: la verdad, no lo sé. No sé si continuarla o dejarla en este punto. Cualquier cosa puede pasar en este rincón reservado al absurdo. :P

      Biquiños, Cris. Y gracias por pasarte y comentar. : )

      Eliminar
  14. Después de leer "Adopta un tío" de Soledad Gutierrez, me apetecía reír un rato más, así que he pensado... "Próxima parada: Absurdamente de Pedro Fabelo"... ¡He acertado y ha valido la pena! Un dúo de seres de otro mundo en una escena Woodyaliense amena y muy divertida. ¡Gracias crack!
    ¡Abrazo, Compañero! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Edgar. Celebro que tu elección te haya reportado los beneficios que esperabas. Aunque he de admitir que me lo habías puesto bastante difícil. Ir por detrás de un texto de Soledad no es moco de pavo. Sole es muy divertida, y además escribe muy bien. Esto me ha hecho recordar una famosa escena en "Annie Hall" de Woody Allen en la que el personaje que interpreta Woody se niega a salir al escenario después de un cómico ya que, según su teoría, "nadie quiere ver actuar a un cómico después de otro cómico". : )

      Lo dicho, gracias Edgar por tu fidelidad y aprecio hacia mis letras. Un abrazo. : )

      Eliminar
  15. Hay que ver estas mujeres como dramatizan... total, si el hijo no era de él, ¿para qué quería captar su atención? jajajja... aaaaaiiisn esta vida!!
    Un abrazo genio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismito digo yo. Si es que se ahogan en un vaso de agua. Ains, criaturitas. :P Jajajajaja

      Un abrazo, Jotapé. ; )

      Eliminar