sábado, 28 de noviembre de 2015

VOTA Y CALLA



Tiempo de elecciones. Los buzones se colapsan con cientos, miles, millones de panfletos de propaganda electoral. Los candidatos —todos— se esmeran en «venderte» su programa. Los que han ejercido tareas de gobierno te hablan de los logros conseguidos en los últimos cuatro años gracias a su gestión, y los que no han gobernado te hablan de lo mal que lo han hecho los otros y lo bien que lo van a hacer ellos si decides votarles.
En fin, lo de siempre.
La cosa es que aquella mañana abrí mi buzón y tomé aquella ingente cantidad de propaganda electoral, mientras pensaba para mis adentros: «Si todo el dinero que estos tíos se gastan en toda esta mierda la invirtiesen en educación o en sanidad, acabarían de un plumazo con el 50% de los problemas que aquejan a esta sociedad. Cuánta razón tenía aquel tipo que en su día proclamó la certera frase: «El sentido común es el menos común de los sentidos».

Cerré el buzón y subí a casa. Allí me preparé un café y, mientras me lo bebía, me puse a hojear aquellos folletos.
Es cierto que la mayoría hablaban de lo de siempre. Y es que los políticos llevan décadas —¿qué digo décadas? ¡llevan siglos!— prometiendo lo mismo: acabar con los problemas que curiosamente ellos mismos han contribuido a crear y que hábilmente se encargan de perpetuar «ad infinitum», del mismo modo que llevan décadas/siglos defraudándonos, no ya sólo porque no consiguen acabar con los problemas viejos sino que, para mayor escarnio, hacen todo lo posible por crear nuevos problemas y poder seguir vendiéndonos sus posibles soluciones.
Sin embargo, de entre aquella maraña de «prometedores oficiales» surgió un folleto que consiguió alimentar mi curiosidad. Se trataba de un partido de nueva creación.
Lo que más me llamó la atención de aquel nuevo partido político fue su nombre: PARTIDO BRUTALMENTE SINCERO.
No es broma. Exactamente ése era su nombre: PBS (Partido Brutalmente Sincero).
A partir de aquí me sentí en la necesidad de saber un poco más acerca de aquella gente. Así que cogí la carta de presentación firmada por su presidente y comencé a leer con atención.

(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

8 comentarios:

  1. Seguro que los más pudientes y los representantes de los poderes fácticos y su camarilla votaría a este partido. El único consuelo que nos queda es que, aun siendo brutalmente sinceros, a la hora de cumplir su programa electoral, hagan como todos, se queden con la intención y luego resulte todo al revés. Si los que prometen mejorarlo todo luego lo empeoran, estos, quizás, queriendo empeorarlo lo acaban haciendo bien sin querer.
    Un abrazo y bienvenido al club de los pardillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Josep Mª. : ) Bien mirado, no está nada mal tu teoría. Quizás los del PBS no sean tan diferentes del resto y, llegados al poder, terminen "contagiándose" del espíritu de sus colegas, es decir, que acaben haciendo justo lo contrario de lo que prometen en su programa. ¿Sabes? Me has convencido. Igual les voto. :P

      Un abrazo, Josep. Y, más que pardillos, nos considero resignados, que no tontos. ; )

      Eliminar
  2. Conforme leía me iba cabreando más. He dedecirte que hasta he pensado en abandonar la lectura. ¿Acaso hay algo de ficción en este texto? Ninguna, y es lo malo. Nos venden la moto de que nos tenemos que mover, salir a las calles. Pero este país por desgracia ha cambiado. Se acabó eso de correr delante de los grises, porque estamos dormidos, porque las dictaduras tienen muchas caras. Y como siempre se juega con la ignorancia de este país que cada vez es mayor. Ya se aseguran ellos de idiotizarnos y dar menos dinero a la educación. Que eso no es necesario, porque entonces podríamos pensar.
    Ufff que me enciendo, jajajaja.
    Me ha encantado leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María : ) Con esta pieza he querido transmitirles a quienes manejan nuestros destinos que, a pesar de todo, yo soy como un anuncio de Media Markt, es decir: "YO NO SOY TONTO". ; )

      Celebro que no hayas abandonado la lectura antes de acabar la pieza. ; )

      Un abrazo. : )

      Eliminar
  3. Es genial, Pedro. Yo que vengo de meses de escuchar mentiras de campaña habría estado encantada de que un señor con un apellido tan distinguido - que me remite al "lupite" de todos los políticos - me hubiese dicho algo tan brutalmente sincero. Sólo me queda la esperanza de que nuestro nuevo presidente tenga algo de comediante...

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Woody Allen se presentase a las elecciones, yo lo votaría con los ojos cerrados. O Louis C.K. Igual se acabarían corrompiendo, como todos. Pero al menos me echaba unas risas. :P

      Un beso, Fer. Y gracias por la visita y el comentario. A juzgar por los pocos comentarios recibidos a raíz de este post, da la sensación de que el personal se ha quedado sin habla. Normal. Acojona pensar que detrás de la broma hay algo bastante más serio de fondo. ; )

      Eliminar
  4. Yo estoy por votarlos, al menos estos nos tratan de "queridos pardillos". Qué bueno, irónico a más no poder y cargado de verdades como puños. Muy buen final. =) Peter for president! Vota a PAD (Partido Absurdamente Divertido) =D
    Un besote. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sole : ) Desde pequeñito arrastro un pequeño problema: cuando miento, se me nota. Eso me ha imposibilitado para hacer carrera en política, ya que ése precisamente es uno de sus principales requisitos: "Saber mentir sin que se te note". Una lástima. :P

      Gracias por la visita, Sole, y por el comentario. Un beso. : )

      Eliminar