domingo, 26 de abril de 2015

¿CUMPLEAÑOS FELIZ?



Cuando eres hombre y pasas de los 40 los cumpleaños dejan de ser cumpleaños para convertirse en dolorosas sesiones de tortura china.
Tanto si estás a punto de cumplir los 40 como si no, te interesará leer esto.
Modo ironía: On.
Cumplir años, ¿no es algo maravilloso? Qué bonito momento para cualquiera de nosotros el vernos rodeados de familiares y amigos expectantes ante nuestra inminente proeza: soplar un montón de velitas encendidas perfectamente dispuestas sobre un enorme pastel de crema y nata. O de chocolate y nata. O de vainilla y caramelo. O de galleta y limón. ¿Y qué tal de turrón? Uhm, sí, tarta de turrón...arrrrg...
¿De qué os estaba hablando? Ah, sí, ya me acuerdo. Cumplir años.
Perdón.
Se apagan las luces y soplas las velitas. Empieza el espectáculo. Los presentes, inspirados por la ocasión, entonan el Cumpleaños feliz. O mejor, el Happy birthday. En inglés. O algo que se parece al inglés pero no. Wachi wachi (los que, como yo, chapurreáis el inglés de manera inmisericorde, seguro que me entendéis).
Aunque podría ser peor. Poneos en situación. Un restaurante concurrido, tu estómago repleto de ácidos intentando desintegrar la copiosa cena que te acabas de zampar, tu vejiga a punto de reventar después de cuatro cervezas y, cuando menos te lo esperas, se apagan las luces del local y, procedente del fondo, emerge la silueta de un camarero tirando de un carrito donde encima reposa un enorme pastel sembrado de velitas encendidas.
Y entonces, el dichoso Happy Birthday. En inglés. O algo que se parece al inglés pero no.


 (El resto de la entrada estará próximamente disponible en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

martes, 21 de abril de 2015

PROYECTOS



La vida de todo creador está repleta de proyectos. Sin ellos no tendríamos objetivos que cumplir, ni metas que alcanzar. Los proyectos son la gasolina que nutre el motor de nuestra creatividad.
Yo, como creador, también tengo mis propios proyectos. Algunos llevan muchos años conmigo. Otros, sin embargo, son más recientes.
El problema de posponer los proyectos es que el tiempo pasa, uno se va haciendo cada vez más mayor y las energías y las oportunidades se van quedando por el camino. De ahí que, de vez en cuando, se haga necesario hacer un alto, poner las ideas en orden y comenzar a priorizar. Y eso exactamente es lo que he estado haciendo en estas últimas semanas.
A continuación os iré desgranando uno a uno esos proyectos.


LIBRO DE RELATOS
Como algunos de vosotros ya sabéis, desde hace unas pocas semanas estoy en pleno proceso de selección y corrección de los textos que irán incluidos en mi primer libro de relatos. De momento ya tengo una primera selección de 26 piezas, todas ellas sacadas del blog.
Además de la corrección y adecuación de los textos al formato libro, yo mismo me estoy encargando de la maquetación, del diseño de la cubierta, de los textos de la contraportada y hasta del prólogo –apañao que es uno–.
Mi intención es publicarlo en los dos formatos, tanto en papel como en digital, a través de una de las muchas plataformas de autoedición actualmente disponibles.
No quiero descuidar ningún aspecto del libro, por lo que estoy poniendo todo el esmero en crear un producto de calidad. No pretendo que sea perfecto, porque no lo será, pero sí que pretendo que sea algo digno, algo que merezca la pena ser conservado; una honrosa carta de presentación como autor en el mundo literario. Confío en tenerlo listo muy pronto.

REVISTA MOON MAGAZINE
Hace unas semanas Txaro Cárdenas, directora de la revista lúdico cultural MOON MAGAZINE, me propuso colaborar en su revista en calidad de redactor. Tras considerar detenidamente su propuesta, finalmente decidí aceptar el reto. Para ello hemos creado dentro de la revista una sección específicamente diseñada para mí que se llamará HUMOR Y NO NECESARIAMENTE. En ella iré publicando con carácter mensual cuentos, relatos, artículos y pensamientos; todo ello en tono de humor y no necesariamente.
Confío en que os dejéis caer por allí, y no sólo por mí sino por el magnífico elenco de colaboradores que allí se darán cita, ya que el proyecto en sí tiene una pinta estupenda.
Os dejo el link de la revista para que le vayáis echando un vistazo (desde hoy he colocado un banner en el margen derecho del blog que os llevará directamente a la revista):


Al mismo tiempo os incluyo un link que lleva directamente a mi perfil personal como colaborador de MOON MAGAZINE. Así podréis saber un poco más de mí a través de mi biografía, y admirar (modo ironía “on”) "lo guapo que salgo en las fotos en plan casual posando con un libro de Woody Allen entre las manos". ¡Y sin Photoshop! (modo ironía “off”).
Nota: Los kilos de más los traía la máquina de fotos de fábrica.


Dentro de muy poquito podréis leer mi primera colaboración en la revista, la cual anunciaré convenientemente a través de mis cuentas de Facebook y Google Plus.

OTRO PROYECTOS
Pero, ¿aún hay más? Pues sí. Hay más. Mucho más. Como, por ejemplo, una obra de teatro aún pendiente de estreno. Aunque, como diría el entrañable Moustache en Irma la dulce, «Pero eso, ya es otra historia...».

Ejem...
¿Sí?
¿Qué pasa conmigo?
Cómo que qué pasa contigo.
Sí. ¿Qué pasa conmigo?
¿Qué pasa contigo?
Oye, ¿acaso tienes 8 años? No irás a pasarte toda la tarde repitiendo todo lo que yo diga, ¿no?
Está bien. Cuéntame, ¿qué te pasa?
¿Qué me pasa? Pues te diré lo que me pasa. Me pasa que has hablado en este post de tus proyectos: de tu libro, de tu colaboración en la revista Moon Magazine, de tu obrita de teatro. Y todo eso está muy bien. Pero, ¿y yo? ¿Qué pasa conmigo, colega?
Tranquilízate, ¿quieres? Si no he hablado de ti es porque tú ya no eres un proyecto. Eres una realidad.
Conque soy una realidad, ¿eh? Pues no se te caerían los anillos si lo recordases más a menudo, ¿no crees?
No seas tan susceptible.
¿Qué soy para ti, Pedro? Habla claro. Sabré encajar la verdad.
Oye tío, contrólate. Pareces una novia queriendo saber hacia dónde va nuestra relación.
¿Ya no te gusto?
Estás de coña. Dime que estás de coña.
Hay otro blog. Es eso, ¿verdad? Me vas a cambiar por un blog mucho más joven y más atractivo que yo.
Pero, ¿estás hablando en serio?
¿Es que ya no me quieres, Pedro? ¿Ya no sientes nada por mí?
¡La madre que te parió!
Jajajaja. ¡Pero mira que es fácil sacarte de tus casillas!
Eres un capullo de mierda, ¿lo sabías?
Venga. No seas tonto. Era una broma.
Sí, ya. Una broma. Oye, déjame que me despida de los lectores.
Todo tuyo.
Gracias.

En fin, queridos lectores, de momento esto es todo. Sólo me queda daros las gracias por estar ahí cada semana, por seguir dejándoos caer por este rinconcito reservado al absurdo. La próxima semana retomaré el tono habitual del blog, con nuevos e interesantes contenidos.
Recibid, mientras tanto, un afectuoso saludo de mi parte.
¡Y yo qué!
Bueno. Vale. Recibid un afectuoso saludo de parte de mi blog y mío. ¿Contento?
Okey Makey.
La madre que...
Au revoir.

domingo, 19 de abril de 2015

CONSECUENCIAS



¿Recordáis mi último post, no? Tranquilos. No pasa nada porque lo hayáis olvidado. Yo a veces también olvido para qué demonios he ido a la cocina y me quedo ahí varado, con la puerta de la nevera abierta y la mente en blanco, buscando una razón escondida en los recovecos de mi mente.
En cuanto al post del que os hablaba, podéis leerlo clickeando aquí.
Dicho esto, he de deciros que en esta vida toda acción tiene sus consecuencias. Y yo no iba a ser una excepción. No soy una regla. Si acaso un renglón –sí, amigos, he vuelto a engordar–.
Así pues, os contaré lo que me ocurrió a los pocos días de publicar La mesa está lista.

Dormía plácidamente cuando, sin venir a cuento –ni a relato corto–, noté como una presencia extraña en la habitación.
Abrí los ojos y allí estaba él. Y no, no se trataba del famoso dinosaurio de Augusto Monterroso, sino de un tipo de apariencia difusa sentado a los pies de mi cama. Si algo tenía claro en aquel momento es que aquel tipo era un fantasma; de ahí que pudiese ver perfectamente a través de su anatomía.
El tipo me vio. Su expresión era severa. Como de reproche.
Supongo que se estará preguntando quién soy y qué hago aquí –dijo.
Si es tan amable –dije yo, extrañamente sereno dadas las circunstancias.
¿De verdad no me reconoce? –insistió él.
¿Debería?
Hombre, teniendo en cuenta que estoy considerado como uno de los grandes filósofos y pensadores de la Historia de la Humanidad.
¿Groucho? –aventuré.

 (El resto de la entrada estará próximamente disponible en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)

sábado, 11 de abril de 2015

LA MESA ESTÁ LISTA



Giuseppe y Antonella se encontraron a la hora y lugar convenidos: a las nueve de la noche a las afueras del restaurante La Villa Strangiato.
Situado a 23 kilómetros de Roma, en las afueras del Tívoli, La Villa Strangiato es un espléndido palacete de corte clásico. Rodeado de hermosas y sugerentes vistas, el prestigioso diseñador de interiores Luca Brassini había reconvertido La Villa Strangiato en uno de los más espectaculares restaurantes de toda Italia. La comida era una mierda, pero valía la pena tragarse aquellos asquerosos platos con tal de disfrutar de aquellas maravillosas vistas.

Hacía ya tres años de su último encuentro. Al verse, Giuseppe y Antonella se saludaron cortés pero fríamente, sin apenas un átomo del amor que tiempo atrás se profesaron. Tras el obligado intercambio de cumplidos, entraron en el restaurante.
Ambos fueron recibidos por Tomasso, quien a sus 63 años pasaba por ser uno de los camareros más veteranos de La Villa Strangiato. El alegre Tomasso se acercó hasta Giuseppe.
Su mesa está lista, don Giuseppe.
¿De veras? –dijo Giuseppe.
Oh, sí, don Giuseppe. Jamás vi una mesa más lista. Es capaz de recitarle uno a uno los nombres de todos los emperadores romanos desde el 27 a.C. hasta el 285 d.C.
Una mesa lista, sin duda.
Y no sólo eso. También es una erudita en cuestiones filosóficas. Le vuelve loca la filosofía. Sobre todo muestra una apasionada devoción por los filósofos alemanes. Su favorito es Martin Heidegger. Muchas noches, después de cerrar, la he escuchado recitar: «Lo distintivo del pensar metafísico –que busca el fundamento del ente– es que, partiendo de lo presente, lo representa en su presencialidad y lo muestra, desde su fundamento, como fundado».
Impresionante –dijo Giuseppe, que no había entendido una mierda.

 (El resto de la entrada estará próximamente disponible en un libro que recogerá una selección de las mejores piezas de este blog)