domingo, 28 de junio de 2015

ACOSADORA OFICIAL


Hace unos días recibí el siguiente mail en la bandeja de entrada de mi correo electrónico:

Hola, me llamo X.
Soy consciente de que tengo un nombre un poco extraño, pero es que en mi familia somos todos un poco extraños también.
Para que te hagas una idea de lo especiales que somos te diré que mi padre se llama W. Y mi madre Trescomacatorcedieciséis. Aunque ella prefiere que la llamen Pi, por aquello de abreviar.
También tengo una hermana a la que mis padres decidieron poner por nombre Pizza; pero ésa es harina de otro costal.
Con esto quiero dejarte bien claro que no somos lo que se dice una familia demasiado “convencional”.

A lo que iba, soy una lectora habitual de tu blog. Hasta ahora no me había atrevido a escribirte porque, en el fondo, soy muy tímida. Lo curioso es que en la superficie sí que soy una lanzada, y eso es lo extraño. Un problema de doble personalidad, me temo.
Precisamente por esto que te acabo de contar, jamás he dejado comentario alguno en ninguno de tus posts. Así que aprovecho para decirte que me encanta cómo escribes. Eres muy original. Y divertido. Y eso, en los tiempos que corren, no tiene precio.


 
(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro de la colección ABSURDAMENTE).


sábado, 20 de junio de 2015

YA ESTÁ AQUÍ. POR FIN. ¡MI LIBRO!

Imagen frontal del libro en 3D

Ladies and gentlemen —que no sé lo que significa pero queda guay y por eso lo pongo—, me complace anunciar que ya está aquí, por fin, ¡mi libro!
Ha sido una larga travesía, a veces dura y complicada, y exigente, pero también excitante e ilusionante. En estos últimos cinco meses he sufrido y disfrutado a partes iguales de todas y cada una de las fases del proceso de edición de mi primer libro autopublicado.
Todo comenzó con un sueño. Luego, ese sueño se transformó en una obsesión. Y hoy, al fin, con mucho trabajo y dedicación, esa obsesión ha acabado convirtiéndose en una realidad.
Mirad qué mono luce por detrás.
Imagen trasera del libro en 3D

¿A qué es una preciosidad? Claro, ¿qué voy a decir yo si soy su padre? ¡El padre que lo parió!
Aunque no lo creáis, hay cientos de horas invertidas en ese libro. Y todas mías, de nadie más. Y es que, como si de un hombre-orquesta se tratase, yo me he encargado de todo: de crear, escribir, corregir, editar, maquetar, ilustrar, diseñar y reseñar. Lo único que no voy a poder hacer será imprimir, ensamblar y enviar el libro a vuestras casas. Pero todo se andará. Un día de estos voy a montar mi propia editorial y mi propia compañía de distribución, me voy a comprar una moto y os vais a enterar. Listillos, que sois unos listillos.

Como algunos de vosotros ya sabíais a través de mis respuestas a algunos de vuestros comentarios aquí, en el blog, una vez subido el archivo de mi libro a la plataforma de publicación de Amazon decidí solicitar un ejemplar de prueba a la imprenta para asegurarme de que cumplía con todas mis exigencias de calidad.
Pues bien, el lunes pasado recibí, al fin, el citado ejemplar de prueba. Y cumplió con creces todas mis expectativas. Mirad lo bien que luce mi ejemplar en mi estantería, junto a los libros del maestro Woody Allen.

El libro físico luciendo orgulloso en mi estantería
  
Lo que más me llamó la atención fue el acabado tan profesional que presenta el libro. El brillo de la portada, la calidad y textura del papel, el color y densidad de la letra impresa.
Sinceramente, he quedado más que satisfecho con el resultado; hasta el punto de poder recomendar su compra al 100%. Sin reservas, como los Sioux.
Os mostraré una imagen de cómo se verá la edición digital para Kindle o para cualquier dispositivo electrónico que uséis (la imagen está sacada directamente de Amazon).

Simulacro virtual de la edición digital del libro cortesía de Amazon
El libro está disponible desde hoy mismo en las tiendas Amazon, tanto en su versión en papel como en su versión digital. Para los interesados en hacerse con un ejemplar, en cualquiera de sus versiones, en el margen derecho del blog he habilitado un botón que os llevará directamente a la página de Amazon.
No pongo aquí los precios porque éstos pueden ir variando en función de las distintas campañas promocionales que vaya efectuando Amazon en cada momento. Mi idea inicial y con la que partí fue la de ofrecer la edición en papel a 9,00 € y la edición digital a 2,99 €.

El libro, genéricamente titulado ABSURDAMENTE Antología del absurdo Vol. I, tiene un total de 156 páginas en su formato físico, y consta de una selección personalmente escogida por mí de 28 piezas —todas ellas publicadas con anterioridad en este mismo blog—.
Todos los cuentos y relatos aquí incluidos han sido especialmente corregidos y editados para la ocasión, por lo que algunos han sufrido algunas modificaciones y ampliaciones con respecto a la versión publicada en su día en este blog.
Tanto el dibujo como el diseño de la cubierta son totalmente míos. Uno que es un mañoso. Eso sí, no me pidas que ponga una lavadora porque no tengo ni puta idea.

Para acabar, me gustaría hacer una mención especial a una serie de personas que me han ayudado a sacar este proyecto adelante.

A Victoria Martín, por las intensas clases de Photoshop vía Facebook hasta altas horas de la madrugada. Gracias, guapa. De alguna forma, tú encendiste la mecha. ; )
A Perla Gómez, por ofrecerme su opinión sincera y sin rodeos acerca del boceto de la primera portada que le presenté. Gracias a ella el mundo se ha librado de una gran cagada.
A Ness Belda, por su generosidad y compañerismo al atender de manera solícita y desinteresada mis puntuales consultas acerca del proceso de edición y maquetación. Gracias, compañero MOON.
Y por último, aunque no menos importante, a todos vosotros, mis lectores, por pasaros por aquí cada semana a leer lo que escribo, y por dejar huella con esos comentarios tan motivadores que me dejáis. Que sepáis que entre todos me habéis dado ese empujoncito que me faltaba para vencer de una vez por todas mis miedos y lanzarme al ruedo de la edición. Por todo ello, os doy las gracias. Este libro es también un poco vuestro.

Como novedad, he habilitado una nueva pestaña en el blog llamada CONTACTO. Ahí os he dejado mi dirección de correo electrónico para que podáis contactar conmigo y trasladarme vuestras dudas, consultas o sugerencias. E incluso, a todos aquellos de vosotros que os apetezca, podéis hacerme llegar vuestras fotos, ya sea posando con mi libro o luciéndolo orgulloso en vuestras estanterías junto a vuestros otros libros, y, si queréis, las iré publicando en el blog a medida que me lleguen. De este modo quedaréis inmortalizados mostrando orgullosos un ejemplar del segundo mejor libro de humor absurdo jamás publicado («Segundo mejor que primero, ¡dónde se va a comparar!», Faemino y Cansado dixit).

En fin, que esto es todo amigos. Ahora toca descansar y ver cómo mi cuenta corriente va llenándose de ceros hasta alcanzar el infinito y más allá. Sólo espero que los ceros vayan por detrás de un número mayor que 1, porque de lo contrario la cosa no habrá salido como lo tenía planeado.

Un fuerte abrazo. 


 

sábado, 13 de junio de 2015

POR ÚLTIMA VEZ, ¡NO SOY CHRISTOPHER LEE!

Foto: Digital Life

Justo entonces en la sala de espera de la consulta del doctor Feltham sólo había tres personas. Donnie Fuscio, de 29 años de edad, fanático confeso del cine fantástico y de ciencia ficción; Eleanor Rigby, de 51 años de edad, oficinista; y el Conde Viktor Tepes, de 364 años de edad, último descendiente directo del famoso Vlad Draculea, célebre personaje cuya vida inspiró al escritor irlandés Bram Stoker para crear a su insigne conde Drácula.
Eleanor tenía entre sus manos un número atrasado de una de esas típicas revistas de famoseo en las que trabaja gente que no sabe escribir entrevistando a gente que no tiene nada interesante que contar dirigiéndose a gente a la que no le gusta leer.
La razón por la que a Eleanor le gustaban tanto aquellas revistas era porque en el fondo sentía envidia por aquellos personajes insulsos que posaban en aquellos idílicos parajes, cuando no en sus idílicas mansiones, o en sus idílicos yates de lujo atracados en idílicos muelles deportivos mientras exhibían sin pudor su idílica estupidez. Eleanor envidiaba sus estilos de vida, tan alejados del suyo. Le fascinaban el glamour que destilaban, la elegancia y el innegable estilo que desplegaban para mostrar al mundo su total ausencia de conciencia social. Ya lo decía Frank Zappa: «La estupidez posee un cierto encanto del que la ignorancia carece».
El joven Donnie, mientras tanto, leía por cuarta o por quinta vez La guerra de los mundos, la novela que H.G.Wells escribió en 1898 y que inspiró la famosa emisión radiofónica con la que Orson Welles logró sembrar el pánico entre la población estadounidense en la noche de Hallowen de 1938.
El conde Viktor Tepes no leía nada. Se limitaba a mirar fijamente a un punto indeterminado de la pared que tenía justo enfrente.

Mientras Donnie leía su libro no dejaba de mirar de soslayo al conde, ya que ambos ocupaban esquinas opuestas del mismo sofá.
Las miradas de Donnie, al principio tímidas y furtivas, se fueron haciendo cada vez más descaradas y continuadas. A Donnie aquel hombre de imponente presencia física y distinguido porte le recordaba a alguien; si bien, a pesar de sus esfuerzos, no conseguía ubicarlo del todo en el complejo entramado de su cerebro. Su carácter obsesivo le empujó a hacer un exhaustivo examen por los intrincados recovecos de su biblioteca mental, hasta que, pasados unos minutos, Donnie creyó haber hallado al fin la respuesta que buscaba.
«No hay duda —se dijo para sí—. Es él». A partir de aquí dio comienzo una dura batalla mental entre su timidez y su arrojo. Y aunque por momentos fue la timidez quien parecía tener ganada la partida, fue finalmente el arrojo quien consiguió hacerse con el triunfo.
Disculpe —dijo Donnie dirigiéndose al conde.
¿Sí? —dijo el conde Viktor Tepes lamentando ver interrumpida su abstracción.
Le conozco —dijo Donnie.
¿De veras? —dijo el conde.
Sí. Usted es Christopher Lee.
No. No lo soy —dijo el conde.
Sí que lo es.
Sin duda me confunde usted con otra persona.
Ah, ya entiendo. Está de incógnito. Tranquilo, señor Lee. Su secreto está a salvo conmigo. Aunque quizás debería saber que disfrazado de esa forma habrá mucha gente que de manera harto inevitable le acabe relacionando con su periodo en la Hammer. Sobre todo con esa larga capa negra y el dobladillo rojo. ¿Sabe a qué me refiero, señor Lee?
Oiga, no tengo ni idea de lo que me habla. ¿Y por qué se empeña en llamarme señor Lee? Mi nombre es Viktor Tepes. Conde Viktor Tepes.



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro de la colección ABSURDAMENTE).


miércoles, 3 de junio de 2015

FLO & EDDIE. AD CALAMITATIS, LTD.


Hola gente.
Aquí os dejo un enlace a mi segunda colaboración en la maravillosa, extraordinaria, asombrosa, magnífica, excelente, divina, prodigiosa, mágica e irresistible revista lúdico cultural MOON MAGAZINE.

¿En serio os lo vais a perder? (Clicad sobre el enlace en azul)


P.D.: Hacedme un favor, dejad comentarios en la revista. Aún no soy fijo y necesito que los jefazos vean algo de feedback para que mejore mi situación laboral. Ni siquiera tengo despacho propio. De hecho, este artículo lo he escrito en el cuarto de las fotocopiadoras, junto a la máquina del café. Gracias por vuestra ayuda.