sábado, 9 de enero de 2016

EL VIEJO MAESTRO YUGUR (Parte 1)


Lo confieso, yo antes me enfadaba por todo. Era muy fácil sacarme de mis casillas. Saltaba por cualquier cosa, y en cuestión de segundos pasaba de ser una persona normal a convertirme en un animal dominado por mis más bajos instintos. Vivía en un estado de irritación permanente.

Pero eso ha cambiado. Ya no soy así. Ahora soy otra persona, más calmada, más equilibrada, con un dominio casi absoluto de mis emociones.

Todo comenzó el día en que le eché a mi jefe café hirviendo a la cara después de criticar abiertamente mi nuevo corte de pelo.

Mi jefe, con quemaduras de primer grado y una bolsa de hielo aplicada sobre el rostro, me citó en su despacho. Allí me contó que su esposa había pasado exactamente por lo mismo que yo, es decir, que ella también le había echado café hirviendo a la cara después de que él hubiese criticado abiertamente su nuevo corte de pelo. A raíz de aquel incidente consultaron a un asesor matrimonial y éste les habló de unas jornadas de meditación trascendental con los que «volver a recuperar el equilibro mental y emocional».

¿Y funciona? —pregunté, escéptico.

Que te lo cuente ella misma —dijo mi jefe, marcando el número de teléfono de su mujer y activando el manos libres.

¿Sí? —contestó la esposa de mi jefe al otro lado del hilo telefónico.

Cariño, estoy reunido en mi despacho con Michael Giaputto, uno de nuestros empleados. Necesita ayuda.

¿Qué clase de ayuda?

Verás, esta mañana he hecho un comentario supuestamente gracioso relativo a su nuevo corte de pelo y me ha echado café hirviendo a la cara.

Entiendo.

He pensado que podrías recomendarle ese curso de meditación trascendental que tan buenos resultados tuvo contigo.

Está bien. Pásamelo. Quiero hablar con él en privado.

Mi jefe desactivó el manos libres y me pasó el auricular del teléfono.

Lo primero que noté en aquella mujer era el respeto casi reverencial que profesaba hacia el líder del movimiento: el maestro Yugur Deli Mon.

La mujer me habló de lo listo y lo sabio que era aquel hombre, y de lo amable y cercano que se mostraba con sus discípulos a pesar de su condición casi de divinidad en la Tierra. También me habló de su miembro viril, el cual podía llegar a medir en torno a los 21 centímetros en erección, además de un montón de posturas sexuales que el maestro dominaba como nadie.

Total, que al final decidí inscribirme a unas jornadas de meditación trascendental impartidas por el maestro Yugur Deli Mon en su templo del Nepal.



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

22 comentarios:

  1. Por fin has despertado del letargo y has vuelto a deleitarnos con tus historias tan pintorescas. Veremos que saca nuestro hombre de su estancia en el templo de La Hostia. No sé por qué pero nada bueno. Esperaré ansioso (tendré que someterme a un tratamiento anti-ansiedad) el desarrollo de los acontecimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienhallado, amigo Josep. No te haré esperar mucho. Tengo previsto subir la segunda parte el próximo fin de semana. Quizás juzgues que siete días es mucho tiempo. Es totalmente lícito que lo pienses. De hecho, yo mismo he padecido ansiedad al verme en tu misma situación, esperando impaciente una semana entera para ver el siguiente episodio de mi serie favorita en aquellos lejanos tiempos de la televisión en que te ponían un capítulo por semana, y no como ahora que te ponen setenta y dos episodios seguidos, sin orden ni concierto, saltándose temporadas y arruinándote la continuidad, además de repetidos hasta la saciedad. Como diría el maestro Yugur: "Ni tanto ni tan calvo, cojones". Sin duda, un hombre sabio este Yugur. :P

      Muchas gracias por tu fidelidad, Josep. Pronto tendrás buenas nuevas de mi parte. O eso espero. Estoy trabajando a tope en ello. De momento sólo puedo avanzarte que la cosa pinta muy bien. ; )

      Un abrazo, amigo. : )

      Eliminar
  2. Buenas de nuevo. La verdad es que en menudo templo se ha metido. Me parece a mí que el maestro Yugur es más listo que el hambre.
    Veremos a ver si saca algo en claro de sus enseñanzas.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. : ) Pues no andas nada desencaminada, no. El maestro Yugur es mucho más sabio de lo que aparenta. Y tiene una interesante teoría acerca del Sentido de la Vida que comparto al 100%. Pronto tendrás noticias suyas. ; )

      Un beso. : ))

      Eliminar
  3. Soy nueva y a través de Maria he leído su relato, me he reído y mucho sobre todo por el lugar de templo y me imagino los participantes con un pañal gigantesco ( Y de eso se mucho ya que los pongo todos los días y tenia que estar más que acostumbrada) asi que espero no perderme la segunda parte, Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen. Bienvenida a este pequeño rinconcito reservado al absurdo. Confío en que tu estancia entre nosotros te resulte amena y entretenida, pues de eso precisamente se trata: de entretener y divertir al lector a través de pequeñas historias tamizadas con ligeras pinceladas de humor absurdo y fina ironía. : )

      Te espero la próxima semana con la segunda parte del maestro Yugur. Por cierto, te aviso: paso lista, ¿eh? No me falles. ; ) Es broma.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡Qué va! ¡Qué más quisiera yo! Si opinas eso es porque tú me lees siempre con buenos ojos. ; )

      A ver si se pasa pronto esta racha chunga y me pongo al día en MOON, que ya toca. Gracias por estar ahí, "jefa". : )

      Un abrazo, Txaro. : )

      Eliminar
  5. Jajajaja... gracias por este relato, que es como el monte que aparece en el mismo. Me ha encantado, echaba de menos leerte y me lo he pasado en grande haciéndolo. Cuando publiques el segundo tomo AVISA, ¿EH?
    Genial, Pedro, de veras. Una gozada leerte. Espero leer pronto la continuación, no dejes que tu Yugur caduque, ¿vale? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari. : ) La segunda parte, en una semanita. Ya verás, ya. ; )

      El segundo tomo ya está prácticamente acabado. Me falta limar unos pequeños detalles y ponerme con el diseño de la portada, luego sólo quedará enviarlo a imprenta para las pruebas definitivas. Quiero tener un ejemplar en papel en la mano para poder leerlo de cabo a rabo y asegurarme que todo está como tiene que estar antes de ponerlo a la venta, tal y como hice con el anterior. No sé qué crédito te merezco, pero créeme si te digo que el segundo volumen estará a la altura de su predecesor. Y con algunas piezas totalmente inéditas, nunca antes publicadas en el blog. : )

      Besos, Chari. Y gracias por seguir ahí. : ))

      Eliminar
  6. XDXDXD
    Pedroooooooooooooo! Lo has vuelto a conseguir! Han tenido que venir los vecinos para levantarme del suelo y fregarlo (me vendría bien uno de tus pañales). Me duele la tripa, nano.
    Estoy orgullosa de ti, niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Evita! XD ¡Qué grande es usted, leñe! Y sé lo que me vas a decir, pero yo sé lo que me digo. : )
      Parece que el maestro Yugur ha conseguido arrancar alguna que otra carcajada con su peculiar manera de entender el mundo. Te adelanto que la próxima semana subiré la segunda parte. Y, no es por nada, pero yo que tú no me lo perdería, aunque corras el riesgo de poner perdido el suelo de tu casa. Ten la fregona a mano por si acaso. ; )
      Yo también me siento orgulloso de contarte entre mis amistades, nana. ¿Te he dicho alguna vez que tienes una sonrisa muy contagiosa? Pues eso. : )

      Un beso, Eternal Smile. ; )

      Eliminar
  7. Excelente, el maestro yugur deli mon es muy sabio, !Párame bolas! ¿ cuál será su mantra? ¿sus pañales serán especiales?... por aquello de sus 21 centimetros... espero la continuación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, María. : ) Te aseguro que la próxima semana te serán respondidas todas tus dudas en la segunda parte de este relato, aunque tenga que subirme a pie el jodido monte Lahostia. :P

      Un saludo. : )

      Eliminar
  8. Jajajajajaja!!! Bravo!!! Y gracias por estas benditas y exquisitas locuras, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, F245. Gracias a ti por animarte a leerlas y comentarlas.

      Un abrazo. : )

      Eliminar
  9. jejejeje Entre los nombrecitos que son para nota y el tipo este gurú que es la releche... ¿¡qué te digo!? Qué me voy rápido a ver como acaba la cosa... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corre, corre, que se escapa. ; ) Allí te veo, Soledad. : )

      Eliminar
  10. Cuando me apetece leer algo que me haga reír, a este blog, oh maestro, debo venir. Yugur, su nombre me recordó al Yoda de Spaceballs, Lahostia, Deli Mon y Devai Nilla, nombres para lugares y personajes que pueblan este divertido relato, en el que, fíjate tú, he aprendido algo, por qué nunca huyó aquel pajarito de su prisión... Alpiste, luego existe.
    ¡Abrazo, Pedro! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eh! ¿Como se comparte en G+ desde este nu kid on the blog? ¡Cagüen! Pues no tendré que hacerlo desde tu perfil... ¡La hostia!

      Eliminar
    2. Saludos, joven Edgar Skywalker. ; ) Recuerdo esa peli. Aquí se tradujo como "La loca historia de las Galaxias". Era muy entretenida. En su día me reí bastante con ella, aunque con el tiempo ha perdido bastante encanto, al menos bajo mi criterio. Del maestro Brooks me quedo con "El jovencito Frankenstein" (obra maestra absoluta), y "La loca historia del mundo". También recuerdo con mucho cariño "Sillas de montar calientes". : )

      El maestro Yugur es todo un personaje. Es la antítesis de lo que debe ser un maestro budista. Es zafio, grosero, irritable, desdeñoso, mujeriego, y, a pesar de todo eso, entrañable. O a mí me lo parece. Aunque no debes hacerme mucho caso. Yo fui uno de los que se le murió el pajarito por no echarle alpiste. :P

      Un abrazo, Edgar. Y gracias por pasarte por aquí y comentar. : ))

      Eliminar
    3. Saludos joven Edgar Skywalker. : ) La verdad, no tengo ni idea de cómo se comparte una publicación desde G+. Soy un zote absoluto para todo lo que tenga que ver con el manejo de redes sociales. En serio. Soy peor que Yugur. ¡La hostia! : ))

      Un abrazo, amigo Edgar. ¡Cojones! ; )

      Eliminar