sábado, 16 de enero de 2016

EL VIEJO MAESTRO YUGUR (Parte 2)


Para leer la primera parte de este relato, pincha aquí

En otra ocasión, nos hallábamos el maestro y yo en una estancia del templo. El lugar estaba prácticamente a oscuras, pues en él únicamente entraba un hilillo de luz a través de una claraboya habilitada en lo alto del habitáculo.
El maestro y yo estábamos meditando en silencio. A punto de cumplirse la segunda hora de meditación, el maestro se hizo a un lado y dejó escapar un sonoro pedo. Un denso pestazo lo inundó todo en derredor.
¿Qué acabo de hacer? —preguntó el maestro Yugur Deli Mon.
Yo diría que acaba usted de echarse un cuesco, maestro —dije yo taponándome la nariz con los dedos.
Te equivocas —corrigió el maestro—. Lo que acabo de hacer es expulsar a los malos espíritus de mi cuerpo.
Pues hay que ver cómo apestan los malos espíritus.
Los malos espíritus siempre apestan, hijo.
¿Y siempre apestan a judías podridas?
Sólo los martes y los viernes. Los lunes y los jueves apestan a garbanzos, y los miércoles y sábados a lentejas. Los domingos a tortilla de cebolla con pimientos o a estofado de carne, depende.
Pues vaya...
Los malos espíritus adoptan múltiples formas, hijo mío. De ahí que siempre debamos estar en permanente alerta. Por cierto, ¿quieres hacer el favor de abrir la puerta y airear esto un poco? Creo que hay más malos espíritus en mi interior pugnando por salir.

(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

19 comentarios:

  1. ¡¡¡Que crack el maestro Yugur!!! Soltándose cuescos y tirándose a sus discípulas, no me extraña que lograra tal estado de relajación, ¡¡¡cojones!!! jajaja. Me alegra que tu protagonista haya encontrado respuestas, aunque hayan sido tan peculiares, jeje. Ni el mismísimo Woody Allen le hubiera dado mejores consejos.
    Me ha encantado, Pedro. Me he quedado con ganas de seguir leyendo. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari. Pues sí, el maestro Yugur es un crack. Y hablo con conocimiento de causa. Yo mismo he puesto en práctica su método y te puedo asegurar que funciona. Ahora, cada vez que noto que la vida me supera, cierro los ojos, dejo la mente en blanco y suelto un sonoro: ¡Cojones! Mano de santo, oyes. ; )

      Un beso, Chari. : )

      Eliminar
  2. ¡Así que era eso! ¡El sentido de la vida es el sexo! Ya lo venía sospechando yo... ¡Por eso mi vida solo tiene sentido los sábados! Jajajajajajaja.
    Muy bueno, Pedro. Mis respetos al maestro Yugur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva. ¿Y qué otra cosa puede darle sentido a la vida sino el sexo? Al final todo nos conduce a él. Y para que veas que tengo razón permíteme reproducir un viejo chiste que leí hace algunos años y que de tanto que me gustó acabé memorizando: "La vida es una enfermedad mortal de transmisión sexual". ; )

      Así que los sábados, ¿eh? Oye, pues si todos los días tienes puesta tu ya archifamosa "eternal smile", hoy debes estar eufórica. : ))

      Un beso, Eva. ; )

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepa Cruz. Y bienvenida. Celebro que te haya gustado la pieza.

      Un saludo. : )

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. No me lo digas: te ha gustado tanto mi relato que no has podido resistirte a comentarlo dos veces. Pues oye, yo encantado, ¿eh?

      Un abrazo. : )

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, Yayone. Celebro que te haya gustado. Gracias por pasarte a leer y comentar. Un saludo. : )

      Eliminar
  6. Yo pediría que me devolvieran el dinero pero, al fin y al cabo, si a él le sirvieron de algo las enseñanzas del maestro pues nada, a disfrutarlo.
    Y menos mal que al maestro Yugur no le iban los tíos, que si no...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, yo que he hablado con él (con Michael), me ha dicho que desde que asistió a las clases del maestro Yugur lo ve todo de otra manera, que ante cualquier problema o adversidad cierra los ojos, se concentra y suelta el mantra: ¡cojones!, y que aunque no le soluciona el problema al menos se descarga. Algo es algo. : )

      No, a Yugur no le iban los tíos. A quien sí le iban los tíos era al maestro Soigai. ; )

      Un abrazo, Josep. : )

      Eliminar
  7. ¡Qué bueno, Peter! XD Tu imaginación no tiene límites, y ni te imaginas el poder que tienes con tu coco. ;) Pues, ea, a seguir iluminándonos a tus discípulos y regalándonos más risas, maestro Fabelo. =)
    Un abrazo grande. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Soledad. Me siento hondamente agradecido por tus hermosas palabras dedicadas a mi persona. Son estimulantes, la verdad, y me animan a seguir ensanchando los límites de mi imaginación en busca de historias amenas y entretenidas. ; )

      Por cierto, ya me dirás qué tal te va con el mantra. Yo ya lo he probado unas cuantas veces y te confieso que conmigo al menos funciona. ¡Cojones! (Es que acabo de ver el recibo de la luz y ya he empezado a notar cómo la ira me subía por la tráquea).

      Un beso, chiquilla. : ))

      Eliminar
  8. Me he leído la historia de un tirón y me ha encantado :) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cris. Este ha sido mi regreso tras más de un mes sin publicar material nuevo. Celebro que te haya gustado. : )

      Biquiños, Cris ; )

      Eliminar
  9. Ya que has usado al gran maestro Yugur para hacernos reír y dejarnos caer algunas de tus ideas, que comparto totalmente, como la referida a los libros sagrados (esa me ha encantado)... Voy a darte una pequeña reseña de tu relato que me ha susurrado mi viejo maestro Plata Nofrito al oído... "Hay que desgranar la paja de la simiente y encontrar la aguja en el trigal, solo así, reirás con la sabiduría que envuelve lo absurdo de la vida... ¡Cojones! ¡Es bueno tu compañero de letras, Fabelo!"
    ¡Abrazo, Crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Edgar Skywalker. ; ) No tenía ni idea de que tuvieses hilo directo con el gran maestro Plata Nofrito. Uno de los grandes, sin duda, junto con el gran Yagofio Escal Dado. :P
      Me siento abrumado por tan sabias palabras. Tanto por las tuyas como por las de tu maestro. Os estoy hondamente agradecido a ambos. Vosotros sí que sois unos cracks. Sin vosotros al otro lado, esto sería muy aburrido. ; )

      Un abrazo, Edgar. Y gracias, amigo. : )

      Eliminar