sábado, 12 de marzo de 2016

LIBERTÉ, ÉGALITÉ, FRATERNITÉ


El Secretario General de la ONU hizo convocar a su Consejo a una Reunión de Urgencia.

Rara vez se hacía esto. Para que se hagan una idea de su carácter excepcional diré que desde la creación de la ONU, en octubre de 1945, apenas se habían convocado tres reuniones de este tipo. Es decir, que en 60 años de historia sólo se habían convocado tres Consejos de Urgencia. A saber:



PRIMERA REUNIÓN Octubre de 1962

En plena guerra fría entre EEUU y la URSS, el presidente Kennedy es informado de la existencia de bases de misiles soviéticos instaladas en Cuba. A partir de aquí se genera un conflicto diplomático entre EEUU, la URSS y Cuba. A este conflicto se le denominó Crisis de los misiles en Cuba.

Desde luego no puede decirse que se rompiesen la cabecita buscando un nombre al conflicto.



SEGUNDA REUNIÓN Septiembre de 2001

La red terrorista Al Qaeda consigue estrellar dos aviones comerciales con pasajeros contra el World Trade Center en Nueva York, derribando las Torres Gemelas. El entonces presidente George Bush es puntualmente informado del ataque mientras les contaba un cuento a un grupo de niños en una escuela. Horas más tarde se dirige por TV a toda la nación para contarles otro cuento a los mayores.



TERCERA REUNIÓN Febrero de 2008

Debido a una feroz huelga promovida por los productores de mantequilla y huevos de EEUU, el principal fabricante de donuts del país deja sin suministro de rosquillas al Cuerpo de Policía de Nueva York. Este hecho consiguió sembrar el caos y la histeria colectiva entre la población civil, que no dudó en calificar de «una seria amenaza» el ver a casi 35.000 agentes de policía armados, con cuadros de ansiedad, privados de su alimento favorito y deambulando como zombies por las calles de la ciudad.

En esta ocasión se hizo necesaria la intervención de la Guardia Nacional, quien desplegó cerca de 50.000 efectivos armados hasta los dientes con pretzels y pastelitos de crema.





Así pues, nos habíamos quedado en que el Secretario General de la ONU había convocado a sus más estrechos colaboradores a una Reunión de Urgencia.

La reunión se fijó a 96 horas vista, a fin de conceder a los convocados un margen razonable que les permitiese abandonar las distintas partidas de golf en las que estaban involucrados a lo largo y ancho del planeta, desprenderse de sus ridículos pantalones a cuadros y sus gorras y ocupar sus asientos en primera clase en los aviones que debían transportarles rumbo a la sede central de la ONU en Nueva York. A fin de cuentas estamos hablando de funcionarios públicos democráticamente elegidos a dedo, no de esclavos.

A fin de paliar en lo posible los temidos efectos del jet lag, también conocido como descompensación horaria, disritmia circadiana o síndrome de los husos horarios —si es que soy un as consultando la Wikipedia—, la Organización había resuelto fijar la hora de la reunión a las seis de la tarde hora local, es decir, justo para después de la segunda siesta.

Para la reunión se habilitó una de las salas de reuniones de menor aforo en toda la sede. Aquella sala apenas tenía capacidad para quince personas.

Los convocados sumaban un total de diez personas: cinco representantes continentales —uno por cada uno de los cinco continentes—, el Secretario General, un secretario para el Secretario General, un segundo secretario para el secretario del Secretario General, un tercer secretario para el segundo secretario del Secretario General y un taquígrafo.



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

18 comentarios:

  1. Te has vuelto a superar, Pedro. La manífica inoperancia de la que hace gala La ONU desde que se fundó "con las mejores intenciones" nunca me pareció tan clara.
    Un abrazo, genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Genio yo? ¡Qué va! :P Aunque gracias, Eva. Es usted un sol; un sol cálido, acogedor, mediterráneo. La hostia, vamos. ; )

      Un abrazo, eternal smile. : )

      Eliminar
  2. Siempre me arrancas sonrisas y carcajadas. El momento Aticus me ha encantado. Hay fragmentos que son insuperables, no por ti, por otros. Te quiero, Pedro..y me quedo corta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confesaré algo: tú también consigues siempre arrancarme a mí agradables sonrisas con tus comentarios, Clara. Eres increíble, HM. ; )

      Un beso, Clara. : )

      Eliminar
  3. Qué bueno, Pedro ... pajaritos, pájaros y pajarracos ¡vaya panda! Excelente crítica
    Gracias por las risas, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, Erika: estamos completamente rodeados de pajaritos, pájaros y pajarracos. Menuda panda. Menjos mal que aún tenemos una de las armas más poderosas para combatir el hastío que a diario nos provoca esa "fauna": el sentido del humor. ; )

      Gracias a ti por tu permanente receptividad, Erika. : )

      Por cierto, ayer me enteré casualmente vía Facebook que te habías presentado al PREMIO 20BLOGS y que habías quedado en primer lugar. ¡Enhorabuena, Supersecretarywoman! A por ellos, chiquilla. ; ) Un beso. : )

      Eliminar
  4. ¡Madre mía! Más de un estamento, sección, o consejo debería cerrar. Nos ahorraríamos millones de sueldos...
    Genial.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y tanto, María! Aunque, sinceramente, ¿crees que ellos no lo saben? Por eso se afanan tanto en buscar miles de argumentos falaces y torticeros con los que seguir viviendo a costa de nuestros impuestos. Y así nos va.

      Gracias por pasarte, María. Un beso. : )

      Eliminar
  5. Buenísimo, Pedro, pero lo de Atticus... genial, jajaja, aún me estoy riendo. Lo de Mister Finch y el momento de la paz en Oriente próximo me han hecho reír a carcajadas. Gracias por tan buenos momentos.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Chari. : ) Este relato es uno de esos perfectos ejemplos del don de la oportunidad. Te cuento. Hacía un par de años que tenía anotado en una de mis libretas de ideas un borrador con la idea general, pero siempre que lo leía notaba que le faltaba algo, que aún necesitaba una vuelta de tuerca que le diese ese "toque" absurdo tan personal y por el que se me distingue, por lo que siempre volvía al cajón de los futuribles. Todo cambió hace unas pocas semanas en que me enteré por la prensa del triste fallecimiento de Harper Lee, la autora de "Matar a un ruiseñor", y, a partir de aquí, mi cerebro empezó a darle vueltas a la recurrente idea de añadir a la pieza la figura de un pájaro llamado Atticus Finch en honor a la novela y su creadora. A partir de aquí todo empezó a encajar en mi cabeza y el texto prácticamente se escribió solo.
      No es la primera vez que me pasa algo parecido. Muchos cuentos o relatos breves míos los he tenido en "stand by" durante meses e incluso durante años esperando ese "algo" que los convierte, al menos ante mis ojos, en publicables.

      Por supuesto agradezco tus palabras, y aprovecho para hacerte llegar mi agradecimiento de vuelta por tu generosidad al leer siempre con tan buenos ojos mis piezas.

      Un beso, Chari. : )

      Eliminar
  6. Y con esa farsa en mente, estúpida pero jocosa, aunque contraproducente (¡lo tiene todo! jaja) la ONU se asegura unos buenos años más como institución supuestamente intachable e indispensable. Hermoso negocio.

    Igual no los critico tanto, que más allá de la caricatura, la ONU sí se mueve en pro de un mejor sistema: el problema es que carecen de autoridad y su ayuda para resolver conflictos deja mucho que desear. Da la impresión de que generalmente se limitan a criticar y a condenar los hechos abominables que sacuden al mundo y, quién sabe, quizás hasta participan en ellos. A fin de cuentas el que no hace nada, es también cómplice.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Julio David. Te aseguro que la frase de Boutros Boutros Ghali es rigurosamente cierta. O al menos así consta documentada en los artículos que consulté a la hora de escribir esta pieza. Tampoco tengo muy claro que el papel de la ONU en los conflictos bélicos surgidos en los últimos 40 años haya sido el más deseable. Al fin y al cabo son los mismos países que originan esos conflictos bélicos los que mayores contribuciones económicas aportan a la Organización. Con esto te quiero decir que hay demasiados intereses en juego como para ser obviados. En fin, la historia de siempre desde que el mundo es mundo.

      Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, Julio David. Un abrazo. : )

      Eliminar
  7. Una magnífica sátira, Pedro, perfectamente aplicable a otros muchos organismos nacionales e internacionales. Hay que justificar como sea su existencia pues de ello depende sus prebendas y sueldazos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Josep. Desgraciadamente es así. Y mucho me temo, amigo mío, que poco o nada cambiará en los próximos cien años. O sea, que a menos que la medicina avance tanto como para permitirnos vivir hasta los 150 años (crucemos los dedos), ni tú ni yo veremos con nuestros ojos si la raza humana podrá al fin dejar atrás definitivamente su legendaria estupidez.

      Un abrazo, Josep. : )

      Eliminar
  8. Sos un maestro, Fabelo. Sabés exactamente cómo enganchar al lector: tus aperturas son de ajedrez, magistrales. Y ciertamente sabés cómo llevarnos al clímax y despedirnos con una sonrisa a la vez que nos hacés reflexionar sobre esas enormes verdades escandalosas que nos pintan como género humano- o como "de-genero", bah. Sobresaliente. La ONU te está profundamente agradecida, ja, ja!!!

    Te mando un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, ¿lo de dirigirte a mí por mi apellido quiere decir que ya hemos dejado de ser amigos, Fer? Jajaja Es broma. :P

      Muchísimas gracias por tan generosas palabras, Fer. Me llenan de orgullo. Pero no en el mal sentido, es decir, en el hecho de inflar mi ego de escritor, sino en el buen sentido, en el mejor de todos, en el de sentir el aprecio y el afecto de quienes te leen proporcionándote un nuevo motivo a la lista para seguir intentándolo una vez más. Gracias, Fer.

      Yo también te mando un fuerte abrazo transoceánico. ; )

      P.D.: Te pido permiso formal para utilizar tus bonitas palabras como reclamo promocional. ¿Me dejas? : )

      Eliminar