miércoles, 23 de noviembre de 2016

RUIDO INSOPORTABLE (A Rock Band Story) Parte 1



La ciudad de Bostezo (Baltimore. EEUU), está considerada por muchos como «la ciudad más aburrida del mundo». Además de ostentar tan dudoso honor, Bostezo es la ciudad de origen de Insupportable Noize (Ruido insoportable, en español), una banda de hard rock y heavy metal folk.
En su único año de existencia (1990) Insupportable Noize llegaron a publicar 72 discos, de los cuales se llegaron a vender un total de 175 copias sólo en EEUU y más de 387 (exactamente 388) en el resto del mundo. Con estas cifras no es extraño que Insupportable Noize esté considerada una de las bandas menos influyentes de su generación, e incluso de generaciones anteriores y posteriores a la suya.
En su extensa discografía podemos encontrar auténticos clásicos como «Sex & Rock and roll», «Girls & Rock and roll», «Drugs & Rock and roll», y su gran hit «Rock and roll & Rock and roll».
Los Insupportable Noize tampoco fueron ajenos a la polémica, ya que en su tema de corte satánico «Satan & Rock and roll» —incluido en su tercer LP— se puede escuchar el siguiente mensaje oculto: «Satán el maldito, qué malo es el jodío».
Sobre este asunto existe una enconada controversia, pues mientras unos sostienen que, en efecto, el mensaje dice claramente: «Satán el maldito, qué malo es el jodío», otros opinan que, en realidad, lo que dice el mensaje es «Satán el maldito, qué malo es el judío». La polémica alcanzó tal magnitud que hizo intervenir a la mismísima Liga Antidifamación de Asuntos Judíos Chorras (LAAJCH).
Pero mejor empecemos por el principio.

Insupportable Noize fue formada en sus inicios por el bajista Devan Miles, el batería Devin Melos, el guitarrista Deven Milos y el vocalista Devon Moles. Los cuatro (Devan, Devin, Deven y Devon, o Miles, Melos, Milos y Moles como se les conoce coloquialmente) se conocieron en el instituto, donde permanecieron juntos desde 1983 hasta 1985, ya que ninguno de ellos lograba dar con la dichosa salida, hasta que un día a uno de ellos se le ocurrió la brillante idea de mezclarse con la ropa sucia procedente del gimnasio. Después de eso permanecieron encerrados en la lavandería de Joe Laundry por otros tres años.
A mediados de 1989 los cuatro amigos, fanáticos del hard rock y el heavy metal, decidieron formar su propio grupo de rock al estilo Ratt, Mötley Crüe o Poison.
Si algo tuvieron claro desde el principio fue que querían ir a por todas en el negocio de la música. Para ello, uno de sus primeros movimientos fue el de contratar a un mánager profesional. El elegido fue Stephan Crouch, un reconocido representante de gominolas de la zona.
Contagiado por el espíritu triunfador de los chicos, además de por el virus de la gripe, Crouch empleó toda su influencia y cinco cajas de bolsitas de ositos de goma de contrabando para conseguir meter a sus pupilos en el cartel de uno de los festivales de rock más importantes que se recuerdan. Si no se recuerdan otros festivales de la época es porque la mayor parte de los asistentes a este tipo de eventos iban hasta el culo de alcohol y drogas.
Aquella noche, el 24 de noviembre de 1989...¿o fue el 14 de agosto de 1989? No, creo que fue en noviembre. Sí. En noviembre. Casi seguro. ¿O quizás fue en octubre? Bah, da igual.
El día del concierto, los Insupportable Noize iban a ofrecer su primera actuación importante ante una audiencia estimada de unos quince mil enfervorizados —y algo drogados— fans.
Crouch, sabedor de la importancia de aquel concierto para la futura carrera de sus chicos, no dudó en arengarlos en el camerino minutos antes de salir a escena.
Bueno, chicos. Estáis a punto de hacer realidad el sueño de millones de jóvenes en todo el mundo —dijo Crouch.
A lo que Devin Melos, el batería, contestó con pasmosa candidez:
¿Quiere eso decir que nos vamos a convertir en duendecillos con poderes mágicos?
La cara de Crouch era de: «¡Tierra, trágame!».

Sorprendentemente el concierto salió mucho mejor de lo esperado, hasta el punto de acabar firmando un contrato de grabación con un importante sello discográfico.
El 2 de diciembre de 1989, Devan, Devin, Deven y Devon entraron en el estudio de grabación para registrar su primer larga duración.
Justo dos meses más tarde, el 2 de febrero de 1990, salía a la venta el primer disco de Insupportable Noize.
El disco fue genéricamente titulado Rock & Roll.
Fue grabado en los Rock Studios.
Producido y mezclado por Bob Rock.
Dedicado a la memoria de Rock Hudson.
En el disco hay un dueto con Kid Rock.
Y en la portada sale Dwayne Johnson, “The Rock”.

La lista de temas definitiva fue la siguiente:

Cara A
Sex & Rock and roll
Drugs & Rock and roll
Girls & Rock and roll
Motorcycles & Rock and roll
Tears & Rock and roll (la típica balada heavy molona)

Cara B
Highway & Rock and roll
Motels & Rock and roll
Money & Rock and roll
Religion & Rock and roll
Rock and roll & Rock and roll

(Continuará...)





12 comentarios:

  1. jajajajajjajaa ¡Me parto! Esto da para una antología completa, Pedro. "Satán maldito, qué malo es el jOdío". Un abrazo!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Evitaaaaaaa! ; ) No te partas, mujer, que estás mejor entera, como la leche. :P

      No sé si para una antología, pero habrá una segunda parte seguro. La próxima semana.

      Un abrazo, Eternal Smile. : ))

      Eliminar
  2. jajajaj!!!! Buenísimo y divertido relato. A la espera de saber cómo acabó la historia. Saludos cordiales Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marina. Agradecido por tu comentario. Reconforta saber que lo que escribes con tanto esfuerzo y dedicación consigue hacer pasar un buen rato a quien decide leerte.

      La segunda parte estará disponible a mediados de la próxima semana.

      Un abrazo. : )

      Eliminar
  3. Eres un crack! Decididamente, me encantas!
    Besos and rockandroll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Clarita! No me digas esas cosas que luego me las creo y acaba uno con el pavo subido. Y claro, en estas fechas, con las Navidades a la vuelta de la esquina, ir con un pavo sobre la cabeza puede ser algo tremendamente peligroso. Que hay mucho loco por ahí suelto. :P

      Besos y rock and roll, querida. : )

      Eliminar
  4. Eres un crack! Decididamente, me encantas!
    Besos and rockandroll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm, juraría que ya he contestado a este comentario. No sé. No estoy seguro. Últimamente estoy fatal de la memoria. ¡Dichosas drogas! :P

      Un beso, Clarita. ; )

      Eliminar
  5. No puedo imaginarme el titulo de los temas de los siguientes 71 discos. Supongo que debieron ser insoportablemente repetitivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos chicos sí que llevaban el rock en la sangre, Josep. Lo sé porque ellos mismos así lo reconocen en su canción "Blood & Rock and roll", incluido en su disco número 32, genéricamente titulado "Rockers Rocking Rock" (también conocido como el RRR Álbum). :P

      Un abrazo. : )

      Eliminar
  6. Agradezco que la comercialización del grunge, en 1991, haya sepultado a todas esas bandas de rock ridículamente ostentosas y glamorosas. A todos esos divos.

    El texto está buenisimo. Se burla de manera justa del espíritu musical de esa época.

    Solo una consulta: vas a publicar 72 entradas por cada disco? Es solo para irme preparando jaja

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento disentir, amigo Julio David. Yo amo esa música. Crecí con ella. Y lamenté en su día el que el surgimiento del movimiento "grunge" acabase con todo aquello. Estoy de acuerdo contigo en la ostentosidad y la pretenciosidad de la mayoría de aquellas bandas, con clichés trillados sobre sexo, drogas y rock and roll, por no hablar de sus pelos cardados, su exceso de maquillaje y sus poses sexistas; pero era eso, simple rock and roll, algo lúdico que te hacía abstraerte de la realidad que tanto nos agobiaba (y nos sigue agobiando).

      Con mi relato he querido homenajear todo aquello. Puede sonar contradictorio, pero no lo es. Hace tiempo leí que no hay mejor homenaje hacia algo o hacia alguien que hacer humor sobre ello. Y créeme, yo aún sigo disfrutando igual o más que entonces con algunas de las bandas que menciono en el post, sin olvidar que en aquellos años (mediados de los ochenta y finales) viví el nacimiento y auge del movimiento "trash", con Metallica, Anthrax, Megadeth o Exodus a la cabeza, y aún sigo escuchando aquellos primeros discos con la misma pasión que entonces.

      Y para que veas que no todo va a ser negativo: te tranquilizaré diciendo que sólo habrá una segunda parte que espero publicar en unos días. Una más y se acabó. : ))

      Un abrazo, Julio David. ¡Y larga vida al rock and roll!, sea cual sea el género. Lo importante es que te haga vibrar y consiga llevarte a tu particular "nirvana" ; )

      Eliminar