sábado, 30 de enero de 2016

EL FUTURO DE LA MEDICINA


La medicina avanza que es una barbaridad. De hecho, la medicina avanza a tal velocidad que hasta a las propias enfermedades les cuesta seguir el ritmo. De seguir así llegará un día en que se dé la paradoja de que existan más remedios que enfermedades a tratar. Cuando ese momento llegue se podrán dar situaciones tan absurdas como la que voy a relatar a continuación.
La acción se desarrolla en un hipotético año 2178.
Un doctor, sumido en la desesperación, vaga perdido y desorientado por las solitarias calles de la periferia de una gran ciudad. Sabemos que es médico porque viste una larga bata blanca de cuyo bolsillo pende una tarjeta de identificación que le acredita como doctor en medicina general. Además, alrededor de su cuello exhibe un estetoscopio mientras con su diestra porta un maletín de médico de color negro donde guarda diversos utensilios propios de su profesión: como un tensiómetro, un termómetro, un otoscopio y un enano farmacéutico capaz de descifrar con una exactitud pasmosa la caligrafía de las recetas que el doctor extiende.
El doctor, como digo, deambula por las calles sin un rumbo prefijado, con el rostro desencajado. Busca algo que sólo él sabe, pues camina como en trance.
Todo cambia para él cuando atisba a lo lejos a un transeúnte que, en su misma acera, avanza en dirección opuesta a la suya. El doctor, al ver a aquel tipo, acelera el paso y sale a su encuentro. Su rostro desencajado deja paso a una expresión de júbilo contenido que deja traslucir un atisbo de esperanza.
Disculpe, señor. Disculpe —dice el doctor abordando al transeúnte en mitad de la calle.
El hombre detiene sus pasos y, con gesto contrariado, adopta una actitud claramente a la defensiva.
¿Qué quiere? —dice el transeúnte.
¿Puedo tratarle de alguna enfermedad? A ver, enséñeme la lengua.
¿Qué?
Tranquilo. Soy médico. Mire, aquí tiene mi acreditación.
El hombre lee la acreditación que el doctor se empeña en mostrarle, la misma que pende del bolsillo de su bata blanca de médico. En ella pone claramente: «Dr.Bowen. Medicina general».
¡No pienso sacarle la lengua! —protesta el hombre.
Está bien. Nada de lengua. ¿Qué tal un examen de pupilas? —propone el doctor al tiempo que acerca una linterna de bolsillo a los ojos de aquel tipo.
El tipo consigue zafarse con agilidad.
No. Mire, tengo prisa, ¿sabe usted?
Serán unos minutos. Se lo prometo —insiste el doctor.
No. Lo siento.
Puedo medirle la tensión arterial en un plis-plas.
No, gracias. De verdad que tengo muchísima prisa.
Pero hombre, no se vaya. No me deje usted así.


(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

martes, 26 de enero de 2016

PUESTA A PUNTO

NUEVO DISEÑO DEL BLOG
Los que seguís habitualmente el blog habréis notado cambios sustanciales en el diseño del mismo. Ya tocaba darle una manita de chapa y pintura.
Tras probar con diferentes diseños al final me he decantado por uno en plan minimalista, sencillo a la par que elegante.
Al ser el mío un blog fundamentalmente dedicado a la creación literaria he querido enfatizar la parte de los textos y reducir todo el tema de los complementos a la mínima expresión.
Considero que la navegación por el actual diseño es mucho más sencilla e intuitiva, y menos engorrosa.
Arriba del todo tenéis las páginas de CONTACTO, SOBRE MI, AMIGOS Y LECTORES, MI LIBRO, etc.
La cabecera ha cambiado. He sustituido la anterior por una nueva con una fotografía tomada de mi primer libro de relatos publicado.
Aún me falta aplicar algunos cambios que de momento están en fase de desarrollo.

MI NUEVO ARTÍCULO PARA MOON MAGAZINE

Éste no soy yo, aclaro. Por cierto, el dibujo es de mi amiga Rosa Prat.

Aprovecho para anunciaros que hace unos días entregué mi último artículo en la revista donde colaboro: MOON MAGAZINE.
Si os apetece echarle un vistazo, aquí tenéis el enlace:


NOTA ACLARATORIA: Lo de “ano nuevo” es cosa del WordPress, que no permite la letra “ñ”, no vayáis a pensar que me acabo de hacer un trasplante de culo.


NUEVOS PROYECTOS
Pues sí. Los hay. Y muy interesantes, además. Pero, citando a los geniales Tip y Coll: «de eso hablaré la próxima semana».

Un abrazo. ; )




miércoles, 20 de enero de 2016

GRACIAS, CLARA SERRANO

Clara Serrano es una artista con una sensibilidad a flor de piel. Tiene alma de poeta y de sus ojos emana una luz cálida y reconfortante.
Clara posee una voz seductora, que evoca a una de aquellas sirenas de canto irresistible que consiguieron seducir al bravo Ulises y sus hombres en su regreso a su amada Ítaca. Y esto no lo digo por decir. Al contrario, lo digo con conocimiento de causa. Y para que veáis que no os miento, aquí tenéis una foto mía posando con sus discos:

Yo con mis discos de Clara Serrano. Maravillosa voz (me refiero a la suya, no a la mía)

A Clara la podéis leer y escuchar en su blog:


Sé que a veces da la sensación de que vivimos en un mundo excesivamente mercantilizado, donde todo el mundo parece querer vender algo. Por cierto, ¿os he dicho ya que mi libro está a la venta en Amazon? Y muy bien de precio, la verdad. Por menos de lo que te piensas —sí amigos, sé lo que pensáis. Mi blog os tiene controlados. Muhahaha—, podéis haceros con un ejemplar de esa maravilla del humor absurdo titulada ABSURDAMENTE Antología del absurdo Vol.I.
Y si no me creéis —desconfiados, que sois unos desconfiados—, al menos creedla a ella, a Clara Serrano, que ya os digo yo que es muy buena gente. Leed lo que ella piensa de mi libro:

Recuerdo con una sonrisa la primera vez que me encontré con un relato de Pedro Fabelo en su blog ABSURDAMENTE. Me acababa de hacer un esguince de tobillo que me tenía postrada. Mis risotadas levantaron las miradas de los presentes en la habitación. Su texto de "Noche de Reyes", inteligente, irónico y tan divertido, me hizo sentir la necesidad de seguir leyéndole en ésa y el resto de entradas.
Ha sido una verdadera satisfacción ver publicado su libro que espero sea el inicio de una serie.
Os animo a leerlo y disfrutar como yo lo he hecho de un escritor apasionante que sin duda le queda mucho por contarnos en clave de humor y en otras. De todas ellas seguro que es y será merecedor de reconocimiento. ¡Que así sea!

¿Qué? ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? A que mola que hablen de uno así de bien. ¡Ya te digo! Y es que tengo unos lectores impresionantes. Tan impresionantes que hasta son capaces de recomendar mi libro entre sus amistades.
A Clara le gustó tanto mi libro que decidió comprar dos ejemplares, además del suyo, para poder regalarlo a personas de su entorno. Y aquí os dejo esta foto que ella misma me hizo llegar, posando con los dos ejemplares en papel de ABSURDAMENTE:

Clara muestra feliz sus ejemplares en papel de ABSURDAMENTE

Gracias, Clara. : )

Y gracias, una vez más, a todos los que habéis contribuido y seguís contribuyendo a que este sueño siga vivo y creciendo.

Un abrazo.





sábado, 16 de enero de 2016

EL VIEJO MAESTRO YUGUR (Parte 2)


Para leer la primera parte de este relato, pincha aquí

En otra ocasión, nos hallábamos el maestro y yo en una estancia del templo. El lugar estaba prácticamente a oscuras, pues en él únicamente entraba un hilillo de luz a través de una claraboya habilitada en lo alto del habitáculo.
El maestro y yo estábamos meditando en silencio. A punto de cumplirse la segunda hora de meditación, el maestro se hizo a un lado y dejó escapar un sonoro pedo. Un denso pestazo lo inundó todo en derredor.
¿Qué acabo de hacer? —preguntó el maestro Yugur Deli Mon.
Yo diría que acaba usted de echarse un cuesco, maestro —dije yo taponándome la nariz con los dedos.
Te equivocas —corrigió el maestro—. Lo que acabo de hacer es expulsar a los malos espíritus de mi cuerpo.
Pues hay que ver cómo apestan los malos espíritus.
Los malos espíritus siempre apestan, hijo.
¿Y siempre apestan a judías podridas?
Sólo los martes y los viernes. Los lunes y los jueves apestan a garbanzos, y los miércoles y sábados a lentejas. Los domingos a tortilla de cebolla con pimientos o a estofado de carne, depende.
Pues vaya...
Los malos espíritus adoptan múltiples formas, hijo mío. De ahí que siempre debamos estar en permanente alerta. Por cierto, ¿quieres hacer el favor de abrir la puerta y airear esto un poco? Creo que hay más malos espíritus en mi interior pugnando por salir.

(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).

sábado, 9 de enero de 2016

EL VIEJO MAESTRO YUGUR (Parte 1)


Lo confieso, yo antes me enfadaba por todo. Era muy fácil sacarme de mis casillas. Saltaba por cualquier cosa, y en cuestión de segundos pasaba de ser una persona normal a convertirme en un animal dominado por mis más bajos instintos. Vivía en un estado de irritación permanente.

Pero eso ha cambiado. Ya no soy así. Ahora soy otra persona, más calmada, más equilibrada, con un dominio casi absoluto de mis emociones.

Todo comenzó el día en que le eché a mi jefe café hirviendo a la cara después de criticar abiertamente mi nuevo corte de pelo.

Mi jefe, con quemaduras de primer grado y una bolsa de hielo aplicada sobre el rostro, me citó en su despacho. Allí me contó que su esposa había pasado exactamente por lo mismo que yo, es decir, que ella también le había echado café hirviendo a la cara después de que él hubiese criticado abiertamente su nuevo corte de pelo. A raíz de aquel incidente consultaron a un asesor matrimonial y éste les habló de unas jornadas de meditación trascendental con los que «volver a recuperar el equilibro mental y emocional».

¿Y funciona? —pregunté, escéptico.

Que te lo cuente ella misma —dijo mi jefe, marcando el número de teléfono de su mujer y activando el manos libres.

¿Sí? —contestó la esposa de mi jefe al otro lado del hilo telefónico.

Cariño, estoy reunido en mi despacho con Michael Giaputto, uno de nuestros empleados. Necesita ayuda.

¿Qué clase de ayuda?

Verás, esta mañana he hecho un comentario supuestamente gracioso relativo a su nuevo corte de pelo y me ha echado café hirviendo a la cara.

Entiendo.

He pensado que podrías recomendarle ese curso de meditación trascendental que tan buenos resultados tuvo contigo.

Está bien. Pásamelo. Quiero hablar con él en privado.

Mi jefe desactivó el manos libres y me pasó el auricular del teléfono.

Lo primero que noté en aquella mujer era el respeto casi reverencial que profesaba hacia el líder del movimiento: el maestro Yugur Deli Mon.

La mujer me habló de lo listo y lo sabio que era aquel hombre, y de lo amable y cercano que se mostraba con sus discípulos a pesar de su condición casi de divinidad en la Tierra. También me habló de su miembro viril, el cual podía llegar a medir en torno a los 21 centímetros en erección, además de un montón de posturas sexuales que el maestro dominaba como nadie.

Total, que al final decidí inscribirme a unas jornadas de meditación trascendental impartidas por el maestro Yugur Deli Mon en su templo del Nepal.



(El resto de la entrada estará próximamente disponible a la venta en un nuevo libro recopilatorio de la colección ABSURDAMENTE).