viernes, 9 de diciembre de 2016

MIS LIBROS, A LA VENTA


Soy un escritor autopublicado. Esto quiere decir que no dispongo del respaldo de una gran editorial —ni siquiera de una pequeña editorial—, por lo que yo me lo tengo que currar todo solo.
El escritor autopublicado cuenta con una serie de desventajas con respecto al autor que publica bajo el paraguas de una editorial.
Entre las desventajas que más me afectan a mí personalmente se encuentran dos que considero cruciales.
La primera de ellas tiene que ver con mi presencia en las redes sociales, ya que de mí depende única y exclusivamente que mis libros gocen de una cierta presencia.
No es ningún secreto —porque ya lo he confesado en más de una ocasión— que a mí las redes sociales se me dan francamente mal. Me quitan mucho tiempo y energía que podría emplear en idear nuevas historias y en escribirlas. Además de eso, me agobia sobremanera el hecho de estar constantemente dando la vara con lo bueno que son mis libros (que lo son), e invitar al personal a que compre alguno de ellos.
La otra gran desventaja con la que cuenta un escritor autopublicado es tener que lidiar con la idea generalizada de que autopublicación es sinónimo de baja calidad en el producto ofertado.
Existe una cierta mala fama en torno al escritor autopublicado, y me temo que en algunos casos con razón.
El tener la posibilidad de poder publicar sin pasar por ningún filtro de calidad es un arma de doble filo. Escribir no es juntar letras. Tampoco es contar una historia más o menos coherente sin más, ni llenar folios con ideas, pensamientos u opiniones. Escribir es algo más.
Escribir es darlo todo en cada texto que decidas hacer público; escribir es seducir al lector, intrigarlo, enamorarlo, invitarlo a entrar en tu pequeño universo con intención de retenerlo allí el tiempo suficiente como para que se sienta liberado de la realidad que a muchos tanto nos agobia.
Si consigues hacer eso habrás hecho un buen trabajo.
¿Y cómo se consigue eso? Trabajando tus textos, trabajando de manera compulsiva, obsesiva, casi enfermiza; llevándote tus historias a la cama, dándole vueltas mientras duermes, o mientras comes, o mientras caminas, o mientras escuchas música o ves la tele. Y leyendo. Leyendo a los grandes, y también a los pequeños, leyendo buenos y malos libros; los buenos, para aprender lo que hay que hacer, y los malos para evitar cometer sus mismos errores.
Un escritor lo es las veinticuatro horas del día los siete días de la semana. Un escritor no deja de escribir nunca.
La diferencia entre un buen escritor y un mal escritor no la marcan ni los editores, ni la crítica especializada, ni los eruditos ni académicos de turno; la diferencia entre un buen escritor y un mal escritor la marcan sus lectores.
Ahora bien, todo depende del grado de exigencia que tú, como lector, poseas.
Si eres un lector exigente —como yo— estoy convencido de que no te conformarás con cualquier cosa. Y menos aún si tienes que pagar por ello.
Obviamente no puedo garantizarte que mis libros te vayan a gustar, ni que vayan a cumplir todas tus expectativas. Ningún escritor puede garantizarte eso. Ninguno. Ni siquiera el escritor más vendido del mundo puede garantizar que sus libros puedan gustarle a todos los lectores que decidan acercarse a ellos. Y no pueden porque es imposible gustar a todo el mundo.
Lo que sí puedo garantizarte es que mis libros han sido escritos siguiendo un riguroso y exhaustivo proceso de selección, corrección y maquetación. No hay en ellos nada de lo que pueda avergonzarme.
Por ello, y a fin de disipar cualquier posible duda que podáis tener en torno a la calidad tanto de diseño y maquetación como de ortografía y sintaxis de mi obra, he decidido por primera vez poner a vuestra entera disposición un adelanto totalmente gratuito de unas 30 páginas de cada uno de mis dos libros publicados hasta el momento.
Ambos adelantos están en formato pdf, el cual podréis leer en cualquier dispositivo electrónico, Ipod, Tablet, PC o portátil.
Podéis bajar los archivos a través de los siguientes enlaces:


Las versiones completas de ambos libros están disponibles en las tiendas Amazon tanto en versión impresa como en versión digital, con los siguientes precios dentro del territorio español (para otros países ver la web de Amazon en el país más próximo al tuyo):

Versión en papel 9,00 €
Versión digital      1,99 €


Fotos: Muestras del interior de la edición impresa. 

¿Cómo comprar mis libros?
Muy sencillo: accediendo a la web de Amazon y tecleando en el buscador mi nombre o el de alguno de mis libros.
También puedes acceder directamente mediante el enlace que tienes en el margen derecho de mi blog. Arriba, a la derecha, tienes un botón con la imagen de mis libros. Sitúa el cursor y pincha en la foto; al hacerlo te llevará directamente a la web de Amazon España.


Foto: Mis libros y la máquina de escribir que usaba para escribir mis primeros relatos.

Ahora, si me lo permites, te voy a dar algunas razones por las que comprar alguno de mis libros es una buena opción.

RAZONES POR LAS QUE ES BUENA IDEA COMPRAR CUALQUIERA DE LOS VOLÚMENES DE ABSURDAMENTE Antología del absurdo.

Porque son muy divertidos (si te gusta el humor absurdo, la ironía y la sátira).
Porque su precio es asequible a todos los bolsillos.
Porque te harán pasar horas de agradable lectura y relecturas.
Porque pueden ser un regalo perfecto para estas navidades (para ti o para alguien a quien creas que podría gustarle leer algo como lo que yo escribo).
Porque si eres un habitual de mi blog, o has leído algunas de las historias que he ido publicando regularmente en él, y has disfrutado leyendo, te garantizo que en mis libros encontrarás todo mucho más trabajado y estructurado.
Porque en ambos libros hay historias y piezas nunca antes publicadas en ningún otro lugar (ni siquiera en mi blog), y que nunca lo estarán.
Porque pretendo hacerme multimillonario antes de cumplir los 50, y la mejor manera de hacerlo sin recurrir a la política es vendiendo mis propios libros.
Porque intenté venderle mi alma al diablo, pero tras una exhaustiva evaluación sólo me daba cincuenta pavos por ella, y claro, para eso me la quedo yo.
Porque, parodiando a mis grandes maestros Faemino y Cansado, «para artistas como nosotros, que todo esto lo hacemos por la pasta» es muy importante que nos compréis los libros que escribimos para seguir malviviendo.
Porque sois geniales.
Porque sois espléndidos.
Porque sois cojonudos.
Porque sois grandiosos.
Porque sois maravillosos.
Porque sois generosos.
Porque sí.

En fin, confío en que los avances gratuitos consigan despertar vuestro interés hasta el punto de animaros a adquirir cualquiera de los volúmenes de la colección (o los dos. Total, por pedir que no quede).

Y si por lo que sea no consideráis oportuno comprar ninguno de mis libros, pues oye, no pasa nada, lo importante es tener salud. Así que...