jueves, 5 de enero de 2017

NI LISTA DE PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO NI LECHES



Hace una semana o así tenía intención de hacer una lista de propósitos de año nuevo. Y luego, para dejar constancia de ello la iba a subir al blog y compartirla con todos vosotros.
Pero entonces me dije: un momento, ¿a quién le importan realmente esas listas? ¿Le interesan a alguien más sin ser tú? «No creo», me dije a mí mismo. Y ahí, justo ahí, me di cuenta de que ya no me apetecía seguir con el plan.
Al final hice la lista, sí. Y la tengo anotada en una de mis libretas de apuntes. Y me esmeré en poner en ella todo aquello en lo que creo que debo mejorar, lo que debo corregir, lo que debo cambiar y lo que debo emprender si quiero avanzar; pero en lugar de subirla al blog decidí guardármela para mí, para revisarla cada cierto tiempo y ver si he ido cumpliendo mis objetivos.
En uno de los puntos de esa lista dejé anotado lo siguiente:

Eliminar de mi vida todo aquello que sobra.

Esta idea me vino mientras leía un libro en el que se mencionaba muy de pasada la teoría de la «Navaja de Ockham».
William Ockham fue un filósofo inglés que vivió en el siglo XIV. Su famosa «Teoría de la navaja de Ockham» se fundamenta en un sencillo principio: corta de tu vida todo aquello que sea innecesario. Es decir, simplifica tu vida, céntrate en lo verdaderamente importante y elimina todo aquello que te aparte de tus objetivos; no te compliques más de lo estrictamente necesario.
Coincidió que por aquellos días había recibido una advertencia de los señores de Google en el que me informaban que habían determinado que es posible que mis publicaciones infrinjan su Política de contenido y conducta de usuario. En su escrito me advertían que si continuaba infringiendo sus políticas, es posible que «no puedas seguir utilizando alguna o todas las funciones de Google+».
Obviamente les escribí solicitándome que me informasen de cuáles eran esas supuestas «faltas» que había cometido, ya que no estaba en mi ánimo saltarme ninguna norma de manera consciente.
Ha pasado casi un mes de aquello y aún no he recibido una respuesta.
Así y todo, decidí investigar un poco por mi cuenta las posibles razones que podrían haber llevado al equipo de Google+ a hacerme llegar su advertencia. Y para ello, ¿qué mejor que leer la lista de Actividades ilegales que Google considera merecedoras de sanción?
Entre las actividades merecedoras de sanción decidí centrarme en las siguientes:


FOMENTAR ACTOS ILÍCITOS Y PELIGROSOS, COMO EL TERRORISMO, LA VENTA DE DROGAS ILEGALES O EL TRÁFICO DE PERSONAS.
Viéndolo en perspectiva puede que sí, que haya incumplido esta norma, ya que según el criterio de algunas esferas de poder el humor absurdo, la ironía, el sarcasmo, la parodia y la sátira pueden ser considerados actos ilícitos y peligrosos.
También cabe la posibilidad de que mis libros sean considerados una droga ilegal por cuanto fomentan la risa y el buen humor; vamos, como un porro o un tiro de coca.
En lo que ya no estoy tan de acuerdo es en lo del tráfico de personas; a menos, claro está, que mis personajes sean considerados personas, en cuyo caso, mea culpa.

PROMOVER O DIFUNDIR CONTENIDO QUE INCITEN AL ODIO
Es posible —no lo descarto—, que algunos académicos de la lengua o críticos literarios hayan llegado a escandalizarse con algunas de las cosas que escribo y publico en el blog. Es muy posible. Como ya he dicho, a algunos literatos «serios» el humor les provoca urticaria. Aunque de ahí a que me odien...no sé.
De momento lo dejaré en «probables».

NO ENVÍES INVITACIONES, AÑADAS PERSONAS A TUS CÍRCULOS NI ENVÍES MENSAJES A PERSONAS QUE NO CONOZCAS DE FORMA AGRESIVA.
Yo no conozco a personas «de forma agresiva». Todas las personas que conozco, o las que no conozco pero me siguen o sigo, han llegado a mis círculos de manera pacífica y amistosa, nunca «de forma agresiva».

NO MANIPULES EL RANKING MEDIANTE TÉCNICAS COMO EL USO DE METADATOS O PALABRAS CLAVE REPETITIVAS.
Todavía no sé qué cojones es el SEO, ni cómo cojones funciona ni para qué cojones sirve, así que para manipular rankings estoy yo. ¡Manda cojones!
Mira, en lo de las palabras repetitivas igual sí que fallo. ¡Cojones!

NO DISTRIBUYAS MATERIAL SEXUALMENTE EXPLÍCITO O PORNOGRÁFICO.
Ni un pezón femenino. Ni un mísero pezón femenino he subido jamás al blog. ¡Con lo que me gustan a mí las tetas! Pero no. Mi blog no va de eso.
¿Cómo que no?
Me refiero a que nosotros no publicamos fotos de mujeres desnudas, ni yo publico cuentos eróticos o pornográficos.
Soso; que eres un soso.

NO SE PERMITE LA DISTRIBUCIÓN DE IMÁGENES DE VIOLENCIA GRATUITA.
Que yo sepa jamás he subido al blog ninguna imagen de violencia gratuita. Para eso ya están los periódicos generalistas. ¿Los sancionarán por ello? Lo dudo. 

NO CREES NI UTILICES VARIAS CUENTAS PARA EVADIR NUESTRAS POLÍTICAS, OMITIR BLOQUEOS O SUBVERTIR RESTRICCIONES IMPUESTAS EN TU CUENTA. POR EJEMPLO, SI OTRO USUARIO TE HA BLOQUEADO O SUSPENDIDO POR UN USO INADECUADO, NO CREES UNA CUENTA SUSTITUTIVA QUE SE DEDIQUE A UNA ACTIVIDAD SIMILAR.
Vale. Entendido. Lo único que espero y deseo es que si algún usuario de Google Plus tiene intención de bloquearme o denunciarme por un uso inadecuado de las normas de Google, que al menos tenga la decencia y el decoro de informarme a mí antes.
Yo, al menos, lo haría.
Bueno, en realidad yo jamás denunciaría a nadie. Ni siquiera por poner pezones femeninos en su blog. Es más, si a algún bloguero o bloguera le diese por poner fotos de pezones femeninos en sus respectivos blogs casi le agradecería que me pasase el enlace para echarle un vistazo. 
No me escandaliza el sexo. Considero que hay cosas mucho más ofensivas y aberrantes que veo a diario en Internet. De hecho, si hiciese una lista de cosas ofensivas y aberrantes que veo a diario en Internet mi lista sería casi tan larga como la de mis propósitos de año nuevo.


En fin, una vez dicho todo esto considero importante que sepáis que he tomado medidas para evitar que la advertencia del equipo de Google se convierta en una sanción.
Para empezar, he hecho una limpieza a fondo de Comunidades de Google Plus, dándome de baja en aquellas que considero que no eran aptas para mis publicaciones.
Otra de las medidas que he decidido adoptar es la de publicar mis posts en no más de cinco comunidades al día, siguiendo un riguroso orden alfabético.

Obviamente seguiré fomentando el humor absurdo, la ironía, el sarcasmo y la parodia en mis escritos. Una cosa es acatar unas normas subjetivamente razonables y otra muy distinta es plegarse a la censura. Eso nunca. Jamás.
Yo soy como soy y escribo lo que escribo y como lo escribo. Si te gusta lo que escribo, bien, y si no te gusta lo que escribo, no me leas. Así de sencillo.

Y para terminar, me gustaría desearos a todos un feliz 2017. Incluso a la buena gente del equipo de Google Plus.






15 comentarios:

  1. ¡Ay Pedro! ¡Mira que eres ingenuo! ¡La buena "gente" del equipo de Google plus! Ahí no hay gente, son bots. Las únicas personas que trabajan en Google plus son las que fabrican bots o las que limpian las oficinas... Espero que puedas cumplir tu lista de propósitos de año nuevo (con la ayuda de Ockmam) ;p Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Eva: ¡Cuánta sabiduría hay en tus palabras, buena mujer! Me plego ante vos.

      Y digo yo, ¿no será que a alguna de las mujeres de la limpieza que trabajan en las oficinas de Google Plus le habrá sentado mal alguno de mis posts y por eso ha decidido enviarme la advertencia por su cuenta? Tendré que revisar mis publicaciones del último año. ¡Hala, otra tarea más que añadir a mi lista! Mecachis. :(

      Muchas gracias por tus buenos deseos. Normalmente casi nunca suelo cumplir con mis propósitos de año nuevo; llevo intentando bajar de peso y parecerme a George Clooney como diez años o así, y a menos que George Clooney engorde treinta o cuarenta kilos me temo que aún estoy muy lejos de ver cumplido mi objetivo. Aún así, lo seguiré intentando. Igual a base de perseverancia...

      Un abrazo, querida Eva. Y feliz año, por cierto. : )

      Eliminar
  2. Ja ja ja... Aún recuerdo la amenaza de Gugle, no hace mucho de ello, por eso la recuerdo, porque tengo memoria de pez..., eh... ¡Ah, sí!, la amenaza de suprimir cualquier imagen que incluyera o incluyese cualquier tipo de desnudo, total o parcial, incluidas las imágenes artísticas, pinturas, estatuas, etc. El recochineo que tuvimos don José Juan Picos Freire y un servidor poniendo franjas negras tapando las vergüenzas de Nacimientos de Vénuses y otras obras susceptibles de herir la moral gugueliana. Afortunadamente, rectificaron, creo que mi amenaza de cerrar mi blog y todas las cuentas asociadas al emporio en cuestión.
    Cuando oigo, o leo, eso de "El futuro es de las máquinas", me pongo a temblar.
    Anda usted demasiado ligero sobre el filo de la navaja -y no, precisamente, la de ese tal Ockham-, no le extrañe luego que alguien le denuncie por conducta machista, porque estoy seguro que en Gúguel también hay hombres que limpian las oficinas y se dedican a trastear con los teclados, aunque, sinceramente y que quede entre nosostros, yo sospecho de mi gemelo Yos Cluni.
    Suerte con los propósitos y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Me he comido algunas palabras, pero es que ya me han puesto a dieta y... eso.

      Eliminar
  3. Saludos, Don José. ¿A usted también le llegaron a "advertir"? La verdad, no sé adónde vamos a llegar. Empiezo a creer que los robots supuestamente "inteligentes" son un poco misóginos también. Si este es el futuro que nos espera, un futuro naif y políticamente correcto, casi que yo me bajo en la próxima estación. ¡Si Bukowski levantara la cabeza! O John Fante o Raymond Carver; o Velázquez, Goya, Toulouse-Lautrec, Zuloaga o Delacroix; por no hablar de los escultores de la Grecia clásica o la Roma Imperial; o cineastas como Kubrick o Tinto Brass.

    Como digo en el post, personalmente encuentro más obsceno y aberrante cosas que veo, que leo y que escucho a diario en esa vasta red que es Internet, y así y todo jamás se me ocurriría censurarlas. ¡Para censuras estoy yo, mecachis!

    ¡Dieta! ¿Tú también, hijo mío? Yo empiezo pasado mañana. Miedo me da. : (

    Un abrazo, Don José. Y sigamos disfrutando de lo políticamente incorrecto, mientras nos dejen.

    ResponderEliminar
  4. Vaya tela con Google+, Pedro!! Al menos te avisaron que ya es algo jajaja
    Yo casi no publico ya en las comunidades porque me "desaparecen" misteriosamente todos los post... Ahora que lo pienso, quizás es porque mi vestido es demasiado ceñido jajaja

    ¡¡Feliz Año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Erika! Perdón. Empiezo de nuevo. ¡Hola, Supersecretarywoman! : )

      Si te soy sincero, me parece muy mal que puedan llegar a sancionarte por la denuncia de "alguien" del que no sabes ni quién es ni qué razones ha esgrimido para tal sanción, por lo que la indefensión es total. Además, como no sabes "quién" ni "porqué" también te arrebatan la posibilidad de disculparte (o no) ante esa persona. O sea, un despropósito.

      Pero, en fin, como solemos decir por aquí cuando algo no tiene solución: "Es lo que hay". Habrá que apechugar con ello.

      Y hablando de tu caso concreto; sinceramente, me pareces una de las blogueras más elegantes que conozco. Lo digo en serio. Siempre que te leo tengo la sensación de estar leyendo a alguien dotada de una gran clase, en todos los sentidos. Utilizas el humor y la fina ironía para denunciar aquellos aspectos de tu profesión que merecen ser denunciados, y encima lo haces con buen gusto y estilo. No se me ocurre ni un solo motivo por el que censurarte, la verdad, a menos que seas el objetivo de algún envidioso o envidiosa que, celoso o celosa de tu popularidad, haya querido restarte visitas al blog. Que de todo hay en la viña de Internet. Y uno, a estas alturas, ya casi se lo cree todo.

      En fin, veamos en qué deriva todo esto. Igual es como dice mi amiga Eva y todo ha sido producto del criterio de un sistema robotizado que se ha limitado a seguir las directrices marcadas por determinados algoritmos. O igual es que los robots carecen de sentido del humor, que también puede ser.

      Feliz año para ti también, Erika. Y, por favor, no te plegues jamás a la censura, y continúa exhibiendo esos vestidos demasiado ceñidos que tanto te gustan. ¡Y que yo lo vea, jajajaja! Un beso, Supersecretarywoman. : )

      Eliminar
  5. No sólo es absurdo (lo cual sería una burda imitación de tu blog) sino ridículo. Yo no creo que tengas por ahí a un enemigo del humor, que se dedique a la caza de brujas, y sea capaz de denunciarte por terrorista de la risa. Aunque, claro, hay mucho loco suelto, o envidioso.
    Así que, adelante, no te dejes amilanar. Bueno, a milanar ni a nadie más (qué chiste más malo para empezar el año!).
    Yo ya hace tiempo que dejé de confeccionar una lista de buenos propósitos, entre otros motivos porque era tan corta que podía memorizarla sin necesidad de apuntarlos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos, amigo Josep!

      Lo cierto es que yo fui el primer sorprendido por la advertencia. Al principio me desconcertó, hasta el punto de escribirles solicitando más detalles acerca de los motivos de la misma. Luego, al no recibir respuesta, me indignó. Y, al final, fiel a mi carácter de acabar tomándomelo todo (o casi todo) con humor, decidí hacer chistes sobre ello.

      ¿Enemigos yo? ¿Tú crees? ¿A quién podría haber ofendido yo con mis escritos? Aunque, ahora que lo pienso...¿y si el foco no está en mí sino en mi blog? Ya sabes lo deslenguado que es. Igual ha causado ofensa a alguien con sus cosas. ¡Qué cruz! Disculpa, Josep. ¡¡Blog!! ¡¡Blog!!
      -¿Qué quieres?
      Oye, ¿has tenido algún encontronazo con alguien en los últimos meses?
      -¿Quién? ¿yo?
      Sí. Tú.
      -Ni idea. Y, sinceramente, me importa un carajo.
      ¡La madre que te parió!

      En fin, Josep, como le acabo de decir a Erika en mi respuesta anterior: "es lo que hay", y no hay que darle más vueltas. Ya veremos si esto va a más o se queda en simple anécdota.

      Un abrazo, amigo. Y feliz Día de Reyes.

      Eliminar
  6. pero ¿que sería Platón sin barba? jejeje... Feliz año 2017

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Anabel, debo decir que me has dejado realmente impresionado con tu comentario. Muy pocas personas en el mundo saben que efectivamente la sabiduría de Platón residía en su barba, del mismo modo que la fuerza de Sansón residía en su larga cabellera. Así que, ante un comentario como el tuyo, tan sólo puedo decir: ¡Wow! ; )

      Un abrazo, Anabel. Y gracias por leer y comentar. Ah, y Feliz 2017 para ti también. Que el humor nos acompañe. : )

      Eliminar
  7. Tienes razón, es mejor las listas de objetivos cumplidos que las de los propósitos, y más cuando nadie va pedirnos rendir cuentas, más que nosotros mismos. Y respecto a esa advertencia casi mejor es tomársela como una medalla más que como un castigo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, David Rubio.

      Pues sí, mejor tomarnos las cosas con calma y no meternos más presión de la estrictamente necesaria, que bastante presionados estamos por todo lo que nos rodea. Y encima, como tú bien dices, ¿a quién vamos a rendir cuentas más que a nosotros mismos?

      Como ves, lo de la advertencia al final me la he tomado con humor. Aunque joder, jode un poco. Sobre todo cuando no sabes qué o quién la ha motivado. En fin, confío en que al final se quede en una simple anécdota.

      Gracias por pasarte y comentar. Un abrazo. : )

      Eliminar
  8. Es de lo más raro lo que te pasó, considerando que tu blog es más ingenuo que una moza de 15 años (o no? jaja). Feliz 2017!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julio David.

      Pues sí que es raro, sí. Aunque yo no diría que mi blog es ingenuo. Más bien todo lo contrario. Admito que en ocasiones se sale un poco de madre, pero de ahí a que sea sancionable...no sé yo.

      Bien mirado igual hasta me va a venir bien todo esto. Decía George Bernard Shaw: "El secreto del éxito consiste en ofender al mayor número de personas", así que...

      Feliz 2017 para ti también, Julio David. Un abrazo desde el otro lado del charco.

      Eliminar